34º Zaidín Rock

Publicado: septiembre 14, 2014 en CONCIERTOS, FESTIVALES

ZAIDÍN ROCK 01

 

Zaidín Rock es más que un festival. Es el festival de un barrio, el festival de una ciudad y una referencia a nivel nacional. Es el festival por el que los vecinos han apostado siempre en firme. Un festival que nació pequeño, humilde, pero lleno de ilusión. la misma que mantienen intacta quienes aún se preocupan para que, treinta y cuatro años después, las fiestas de su barrio sean conocidas por tener el festival gratuito más antiguo de Europa.

No han sido años fáciles, sino más bien todo lo contrario, rodeado de polémicas y problemas burocráticos. Cuando no era el ayuntamiento era la SGAE, la falta de apoyo económico y cuando no, la expresión de un descontento que confirma que, se cierre el cartel que se cierre, nunca será a gusto de todos. Pero ahí siguen, buscándose la vida para salvar todos los impedimentos y volver, cada septiembre, con la mejor música y la presencia, desde el recuerdo y el corazón de los vecinos del Zaidín, del siempre recordado Isidro Olgoso.

LEER MÁS 

Carbónico14. Corral del Carbón.

Publicado: septiembre 8, 2014 en CONCIERTOS, FESTIVALES

carbonico01

Granada es, una de esas ciudades de calles llenas de estudiantes durante el curso y salas de conciertos cerradas. Se traslada así, la música local, a los festivales de mayor o menor entidad y fiestas de algunos pueblos que aún apuestan por la oferta cultural de calidad. Y Granada, llena de turistas japoneses en su mayoría, se queda sin uno de sus motores culturales. Para cubrir ese vacío, y hacerlo en un contexto distinto, aprovechando pasajes más pintorescos, como puede ser elCorral del Carbón, la Corrala de Santiago y otros lugares de interés donde la música hace buen maridaje, el pasado año Open Cultura ponía en marcha un nuevo ciclo musical, corto pero intenso, el Carbónico que este año se ha denominado Carbónico14 fomentando quizás algo más de química con el entorno.

La oferta, este año, ha traído así al Corral del Carbón cuatro grupos y un intérprete, en acústico, para llenar dos noches de música en un entorno privilegiado. Satélite Virginia, Charlotte (en formato reducido), Red Passenger, S.U.E. y D.R. Montañés, granadinos de nacimiento o adopción todos ellos y muy presentes en la escena musical local con sus propios grupos o como integrantes de otras formaciones.

carbonico02A pesar de que el viernes no pudimos acompañarles en este evento, el sábado teníamos claro que el Corral era visita obligada para disfrutar de buena música en un sitio fresco que invita a la tranquilidad y el sosiego y que además, durante el verano, suele tener una buena programación cultural a base de teatro y otros eventos culturales donde la música la ha puesto, por segundo año consecutivo, este ciclo que esperamos perdure y se afiance en sucesivas ediciones.

LEER MÁS 

Hogaza Rock 2014

Publicado: septiembre 7, 2014 en CONCIERTOS, FESTIVALES

HOGAZA1402

Un año más, anunciando, como siempre, el final de la temporada de festivales veraniegos, el Hogaza Rock se ha vuelto a celebrar este año con nuevos cambios en su organización. Cambios en la ubicación, que ha pasado de la Discoteca Los Pinos al Polideportivo y de allí a la Plaza de la Iglesia recobrando su carácter gratuito.

Con un cartel mucho más rockanrolero/garagero que en ediciones anteriores, la apertura, como viene siendo habitual estuvo a cargo del grupo que ganó el concurso de maquetas, los linarenses Proyecto H08 que traían un sonido algo flojo, a nuestro parecer, teniendo en cuenta la amplia participación que suele tener este concurso, y completamente distinto a lo que estaba por venir con el resto del cartel.

A partir de ahí, la fiesta y el baile se desataron en la plaza con un primer plato ofrecido por Las Aspiradoras, un combo volcado a sonidos sesenteros y rock’n’roll traído desde Toledo para bailar ritmos frenéticos, un garaje-fuzz donde el punk actitud se adueña de una puesta en escena en la que juegan a su favor una frescura a la que da mucha personalidad la voz de Chicho, Rafa un guitarra solista más que solvente, Julia, una teclista con protagonismo musical dentro de los temas, el bajo de Juanjo y Oscar a la batería.

HOGAZA1401

Con los cuerpos ya cogiendo calor, el siguiente grupo en el escenario Mad Martin Trío se encontró con un público receptivo que pedía más baile y si de baile se trata, estos gallegos que recogen las cenizas de Doctor Gringo y con ellas bien calentitas crean un monstruo escénico del rockabilly con un vocalista/guitarrista que sabe bien cómo devolver el espíritu de los 50’ a los escenarios y un contrabajista que da espectáculo desde que sale a escena, hablar del grupo se hace difícil ya que, su verdadero fuerte es un directo demoledor y complejo de describir.

LEER MÁS 

HOGAZA14

Imagen  —  Publicado: septiembre 1, 2014 en CONCIERTOS, FESTIVALES

_DSC0161

Se acerca el final del verano, de los festivales de tinte estival y, el preludio de la temporada otoño/invierno, acostumbrándonos ya un poco al frío, lo pone un festival que se celebra “por todo lo alto”. En la plaza de Pradollano, a más de 2.000 metros de altura. Por quinto año consecutivo y con bastante buena acogida, el festival es la parte musical de la oferta de ocio que cada verano ofrece la estación de esquí para compensar que, a estas alturas de verano, apenas queda nieve en unos cuantos neveros.

Calentando el ambiente con un enorme brasero que sienta estupendamente con la bajada de temperaturas de la noche, en un entorno magnífico, con buen sonido y bien organizado a pesar de que el apartado luces y efectos no se cuida mucho en el festival, este verano nos ha traído a las cumbres nada menos que aPlastic Frostick Machine, Fila India y Corizonas en su primera jornada y a Pájaro Jack, Los hermanos Dalton y Grupo de Expertos Solynieve para la segunda velada.

Festival familiar donde los haya, la presencia de jóvenes e incluso niños suponía una gran oportunidad para disfrutar en directo de grupos que, normalmente, tienen su campo de actuación en salas impidiendo éstas, por normativa, el acceso a la cultura musical a los menores.

Sin demasiado retraso en ambas noches, algo más la primera ya que la carretera principal de acceso a la Sierra estuvo cortada por un incendio, el festival lo abrieron los Plastic Frostick Machine con mucho juego y nos ponían a bailar e incluso pasar calor a ritmo de su “Playful”. Con un espectáculo en la línea del grupo, sacando partido a los ritmos más bailables del disco y a la personalidad en la voz de Ángel Hernández, un vocalista bastante peculiar sobre los escenarios que se hace, como los buenos grupos, con tantos admiradores como detractores sabiendo que, si bien el grupo no puede llegar a todos los públicos sus cada vez más numerosos seguidores lo hacen con fidelidad y mucha admiración por la banda.

Con un setlist donde no faltaron temas estrella como “Smile”, “Stand it out”, “Tonight”, “Bye-Bye” o la versión con la que ponen punto final a una gran parte de sus actuaciones “What is Love”. Buen sonido a pesar de que el teclado de Daniel Molina apenas era apreciable y muy positivo que, por fin, un técnico de sonido pusiera la voz de Ángel en el punto justo para escucharle a él y al resto de instrumentos después de que, en alguno de sus últimos conciertos, el público tuviera que sufrir el desatino técnico que supone ver a Ángel hacerse polvo cantando sin que se le escuchase fuera.  Está claro que este disco, estrenado en mayo de este año, tiene que dar aún mucho de sí y para ello la banda aprovecha cada oportunidad para defender un trabajo que ya lo está diciendo todo por sí mismo.

Tras ellos, los malagueños Fila India, juntos tras una interrupción que no se sabía si iba a ser un punto final o sólo un punto y aparte en su trayectoria. De manos de Wild Punk vuelven a los escenarios con su música surf-pop/power pop sin dejar atrás, como carta de re-presentación, la versión del tema de Rubi y los Casinos “Yo tenía un novio que tocaba en un conjunto beat” que tan buena acogida tiene entre el público.

Para cerrar la noche, demostrando lo que es eficiencia y eficacia a la hora de cambiar instrumentos, sin dilatar el tiempo entre grupos y haciendo gala de su gran profesionalidad, Corizonas entraban en escena tras una intro muy acorde con la filosofía del grupo. Terminanda ésta, Rubén Marrón ocupaba su lugar para empezar a tocar su acústica dando entrada al resto de componentes del grupo, que se metía de lleno en el tema que abre también el disco “Hey, hey, hey (The news Today)”. A partir de ahí, un repertorio con capacidad para no bajar el listón en ningún momento, temas bailables, cantables, con el buen humor y el dinamismo que le imprime Javier Vielba y una puesta en escena donde no faltan, guiños, coreografías y risas entre unos componentes a los que se ve disfrutar del momento y bromear entre ellos y con el público acerca de los propios temas y la relación entre los propios músicos e incluso sobre el proceso creativo (en el que aún no dejan componer sólo a Loza para que no acaben como Génesis).

CORIZONAS

Con no uno, sino varios puntos álgidos en su actuación con temas como “Run to the River”, “I wanna Believe”, “Hotel Room” o cuando la gente coreaba versiones (sí, con ellos también se cumple aquello de que la gente puede asistir impasible a escuchar un complejo disco que la banda ha tardado meses en sacar a la luz y luego se hacen pedazos en las versiones) como “Hiedra venenosa”, “Piangi con me”, “Supernaut” de Black Sabbath o la conocidísima “Wish you were here” de Pink Floid que ya formó parte del repertorio de la gira Dos bandas y un destino y una versión un poco peculiar de “Shiralee”  (Arizona Baby) que provocó miradas cómplices y algunas risas en escena. Un punto de locura muy interesante siempre de manos de un artista con una capacidad de creación fuera de lo común, como es Javier Vielba, dando siempre ese extra de show a cada concierto.

_DSC0430

Momentos para bailar sobre el escenario, para compartir la batería en un binomio Vielba-Loza, para elevarse a las alturas, rezar rodilla a tierra y dar mucho espectáculo por parte de todos los integrantes de este “experimento” que tan buenos resultados le ha dado al coctel Coronas/Arizona Baby unos Corizonasen los que escuchamos junto a Javier Vielba (voz, guitarra, maracas  su integral show), y Rubén Marrón (acústica) a Fernando Pardo (guitarra y chistes), David Krahe (guitarra), Roberto Lozano (batería), Javier Vacas (bajo y contrabajo), y Yehven Riechkalov a la trompeta. Como siempre, impecables.

El segundo día, más frío que el anterior si cabe, abría la noche con suavidad, de menos a más rítmicamente hablando, con unos Pájaro Jack que siguen trayendo ese bien que va y viene y, que con ellos, siempre vuelve de manos de un grupo que empezó moviéndose en sonidos más folk y ha evolucionado manteniendo la esencia del mismo. Con “Un frente polar” que venía muy bien para la ocasión y un “Árbol gris” al que siempre sacan mucho partido en directo traían una actuación cálida, con matices y la buena interpretación, siempre correcta y adecuada de una banda que tiene muy buenos intérpretes entre sus filas.

_DSC0022

Y, como de este “Vuelve el bien” sólo se ha estrenado la primera parte esperemos a escuchar la segunda para ver qué giro toman en próximos trabajos el grupo formado por Jaime Beltrán (voz y guitarra), Mario Fernández (batería), Mario Rodríguez (bajo), Arturo Muñoz (guitarra), Daniel Guirado (percusiones).

Ocupando la parte central del cartel de la noche, Los hermanos Dalton un grupo de powerpop con trazas punk-rock que llegó a la escena musical en 1988, llegaban a las alturas con la ausencia de Carlos Dalton al bajo y coros lo cual, dicho sea de paso, tenía sus efectos sobre el sonido final que se percibía desde abajo. Tras dejar atrás su reciente etapa acústica y recuperando temas históricos del grupo que está a punto de sacar a la luz su último trabajo “Revolución”, del que ya adelantaban algunos temas en Sierra Nevada. Con invitado especial para la ocasión un Pepe Salas que salió con mucho ímpetu para acompañar a los Dalton en uno de los temas.

Los últimos en la noche y en el propio festival, los Granadinos (con mayúsculas por el granadinísmo intrínseco que contienen todos los trabajos de este Grupo de Expertos Sonynieve, quienes se subían al escenario a pocos días de anunciar que Raúl Bernal (teclados) deja el grupo que queda ahora compuesto por J. –Planetas- (voz y guitarra), Manu Ferrón (voz y guitarra), Víctor Lapido (guitarra), Miguel López (bajo) y Antonio Lomas (batería).

La banda, que se encuentra en un buen momento tras sacar su último disco, hizo un repaso “Claro y meridiano” a su Alegato Meridional (me hicieron inmensamente feliz tocando “Déjame vivir con alegría“,de Vainica Doble), El eje de la tierra y el reciente Colinas Bermejas. Compartiendo escenario con Pájaro Jack y con alguna colaboración extra en “El 11 (once)”, que hoy ya es historia con la puesta en marcha del LAC, e incluso la breve intervención de un espontáneo al que bajaron con rapidez del escenario dejándonos sin saber cuánto arte (o desastre) podía aportar al grupo.

Así, con ese recorrido musical por la línea circular que ya no recorre las calles de la ciudad, el Grupo de Expertos Solynieve ponía el cierre más que cálido y animado a una noche ya muy fría a esas horas, pero llena del calor de toda la gente que, año tras año, se da cita en las cumbres para escuchar buena música.

_DSC0305

Hay festivales, que por la distancia del lugar en que se celebran hasta la capital pueden pasar desapercibidos o tener menos repercusión de la que merecen. Es el caso de Orcefolk, un festival al que podemos considerar superviviente de un circuito que festivales de verano en la provincia de Granada entre los que siguen celebrándose ya pocos.

En un lugar también desconocido para la mayoría de granadinos como es Orce, que sorprende en cuanto te cuelas por sus callejuelas o te detienes al pie del castillo, estos días con un escenario preparado para acoger eventos como el Troglodita Folk, el Orcefolk y un encuentro de cuadrillas, cuando llegas allí tomas conciencia de cuanta historia y cuanta oferta turística puede encontrarse en un sitio así.

Este año, el de su 7ª edición, con un cartel que une puntos tan distantes como La Alcarria, con Los Hermanos Cubero y Jeréz de la Frontera, con La Banda Morisca, el Orcefolk volvía a demostrar que el folk está muy vivo y que sigue habiendo una fuerte demanda sobre el género.

_DSC0036

Con una buena presencia de público, un sonido y una iluminación excelentes los primeros en el escenario, La Banda Morisca, llevaron hasta Orce una fusión cultural donde la música andalusí, el flamenco y una gran voz, se pasean de un lado a otro del Estrecho con músicas de las dos orillas en una fusión por la que ya han paseado otros grupos pero a la que ellos saben darle toda la personalidad de un grupo cuyos integrantes tienen procedencias tan distintas como son La Jambre ( José Cabral – oud, buzuki, banjo) o Radio Tarifa (Vicent Molino -vientos) a los que se unen, en una mezcla más que interesante, José María Cala (voz), Antonio Torres (dulzaina, saxo), Juanmi Cabral “Coyote” (bajo), Wafir Sheikheldin (percusiones, acordeón, rbab) y Andrés Rodríguez a la batería.

_DSC0077Con un repertorio en el que conviven farrucas moriscas, romances y alboreás con tradiciones recogidas en ambas orillas el grupo tuvo una actuación con momentos realmente emotivos que culminaron en unos bises que ponían un alegre fin de actuación tras un intenso recorrido por la propuesta musical con la que están recorriendo los escenarios presentando su disco homónimo.

Terminado ese recorrido por las músicas moriscas, un rápido viaje a la Alcarria de mano de dos músicos que están teniendo presencia este año en festivales como el Monkey Week, Etnosur o Sonorama entre muchas otras actuaciones que les tienen recorriendo la península por todos sus puntos, Los Hermanos Cubero.

_DSC0142

Con un neo-folk perfectamente asimilable a la música más tradicional de la zona, recogiendo el testigo de grandes personajes como Agapito Marazuela a quien homenajean abiertamente tocando su “Entradilla”, pero dándole una vuelta de tuerca al unir esas tradiciones locales al sonido bluegrass de Kentucky y la referencia en la sonoridad de la mandolina a Bill Monroe, estos cordaineros, Roberto y Enrique Ruíz Cubero, alternaron temas de su álbum “Flor de Canciones” con composiciones que se encuentran en su anterior trabajo “Cordaineros de la Alcarria” y del EP de Carajillo Record del que tocaron temas tan emotivos como el “Paloteo de otoño para Abril”.

_DSC0225Con un peculiar sentido del humor con el que iban explicando algunas cuestiones relativas a los temas que estaban tocando y anécdotas varias, los hermanos entraron haciendo algo de ruido y tuvieron una actuación a la altura de la calidad que les caracteriza, usando recursos tan sencillos como el propio movimiento de los músicos para acercarse-alejarse del único micro que utilizan en el escenario consiguiendo dar énfasis al instrumento que en cada momento debe escucharse más, porque, hasta en eso, Los Hermanos Cubero son particulares y consiguen una originalidad que se percibe desde el comienzo de su actuación hasta despedidas como la que utilizaron para cerrar su intervención “Cordaineros de la Alcarria”, una canción que resume muy bien su música, su filosofía musical y su forma de interpretar los temas.

Finalizaba así una jornada de gran riqueza musical, variada, de calidad y llena de momentos de buen humor y simpatía a cargo de dos grupos con propuestas muy distintas y a la vez tan cercanas en cuanto al interés por recuperar y actualizar tradiciones y sonidos que son de todos y que perviven en la mente de todos, sean cuales sean sus gustos musicales.

_DSC0281

Y, dentro de la variada oferta cultural que tiene Orce para la temporada estival, el Encuentro de Cuadrillas celebrado en la noche del domingo dedicaba la jornada a la música del pueblo hecha por el para el pueblo. Con un lleno absoluto en una plaza en cuyo centro incluso los más atrevidos salieron a bailar para acompañar a las distintas cuadrillas que pasaron por el escenario.

Procedentes de lugares como Huebras de Nerpio, Loja, Venta Micena y Orce y trayendo toda la riqueza de la tradición de sus lugares de origen, el encuentro supuso una demostración de lo arraigados que siguen estos cantes, de la transmisión a generaciones cada vez más jóvenes, como demostraron los trovadores de Loja y de la integración que siguen teniendo dentro de las fiestas de los pueblos.

_DSC0338
Acompañados, en el caso de la Cuadrilla de ánimas de Orce, por un cuerpo de baile que también demostró que la tradición puede mantenerse viva y, sobre todo, que el folklore andaluz es mucho más rico de lo que se conoce desde fuera y este tipo de encuentros suponen, sobre todo, una oportunidad para acercarse a todo lo que suponen desde donde se ha hecho siempre, las plazas de los pueblos.

PARAPANDA14

Hace apenas cuatro años escuché decir, en el 20º Parapanda Folk, que 20 años, no es nada. Era aquel un cartel delicado, bordado a punto de cruz y con encaje de bolillos, inocente, tradicional, inocuo. Fue el año en el que Enrique Morente nos puso los pelos como escarpias y compartían cartel, aunque no escenario, Mª del Mar Bonet, Coetus con Eliseo Parra, Lombarda y Carlos Nuñez. Por allí también pasó Ismael Peña. Ahí es nada. Le deseábamos entonces a este festival una larga vida sin presagiar que, unos años después, un cartel más reivindicativo diese lugar a que, por desgracia, haya sido el festival que más repercusión ha tenido en los medios a lo largo de su historia. Lástima que cuando se bordan pañuelos no despierte en la prensa, en general, el mismo seguimiento a pesar de ser un festival que este año ha conseguido programar nada menos que 25 conciertos dentro de su variada oferta. Un festival en el que algunos, tengo que decirlo, echamos de menos a una persona que en los últimos años acompañó su celebración desde abajo, cámara en mano, el ya fallecido Antonio Fajardo. Se convertía así, este 24º Parapanda Folk en el más reivindicativo y controvertido de su trayectoria con un cartel de lujo que ofrecía, en el escenario principal, la presencia de Kepa Junkera, Melech Mechaya, Aulaga Folk y La Jambre, un grupo que volvía a unirse en los escenarios tras algo más de cuatro años sin actuar juntos.

PARAPANDA1401

La primera jornada, con el patio del antiguo IES Diego de Siloé a rebosar y una gran cantidad de público bailando a pie de escenario, unas mil quinientas personas se dieron cita para escuchar a uno de nuestros mejores intérpretes con la trikitixa o acordeón diatónico italiano con el que es un verdadero maestro. Presentando su nuevo disco “Galiza” con el que acerca, acordeón en mano, las tierras vascas a las gallegas y acompañado de magníficos percusionistas y txalapartaris que no sólo le acompañan sino que enriquecen y dan vida a unos temas que se convierten en un viaje de 700 km., los que separan, por ejemplo, Bilbao de Finisterre, en un paseo a veces apacible, a veces divertido pero siempre intenso y refrescante pero siempre lleno de ese misterio de la sonoridad de las tierras vascas.

PARAPANDA1402

Un verdadero lujo tener a Kepa Junkera en este escenario que tanto cariño despierta entre los que apreciamos el buen folk y la gran variedad a la que da lugar a lo largo de todo el mundo. Impresionante, dentro de su actuación, verle tocar una especie de tubiogh (tubos de PVC), que produce un sonido muy similar al de la Txalaparta aunque más “hueco”, junto a uno de los txalapartaris que le acompaña. Impresionante también como dejó en el aire los sonidos de “Galiza”, un trabajo que merece la pena escuchar y comprender dentro de la dilatada trayectoria de este músico.

PARAPANDA1403

Tras él, trayendo un ambiente tan festivo que su propio nombre significa “el rey de la fiesta”, los portugueses Melech Mechaya supieron mantener en pie, bailando, cantando y participando al numeroso público que seguía a pie de escenario. Con sonidos de aquí y de allá, recogiendo sonidos de las mejores fiestas, los gypsy rhythm más frenéticos y una marcha envidiable que tuvo la capacidad de sumergir a la gente en su particular forma de interpretar la música y participar de todo lo que trasmiten los lisboetas sobre el escenario.

PARAPANDA1404

En la segunda jornada (referido siempre al escenario principal ya que el festival ha agrupado otras muchas actividades no sólo en Íllora sino también en los pueblos cercanos), el folk más tradicional de los extremeños Aulaga Folk (que ya estuvieron en este festival en 2006) abrían la noche “A menos cuarto”, como el nombre de su último disco (2011) para pasear por las tierras de Las Urdes, pastorear y viajar hasta Badajoz entre músicas sefardíes, celtas, castellanas y de procedencias más insólitas. Con una buena interpretación de los temas, especialmente en lo que al apartado musical se refería, Aulaga Folk campa a sus anchas entre el folk más tradicional y el más progresivo. Si bien la noche, con menos público que el día anterior, no terminaba de levantar los ánimos, hay que reconocer que los extremeños hicieron todo lo posible por caldear el ambiente.

PARAPANDA1405

Los que sí levantaron los ánimos, tanto musicalmente como por sus comentarios entre canciones, en referencia al polémico cartel y sus consecuencias así como a la respuesta desproporcionada de la derecha más intransigente y, en referencia también a los crueles y absurdos bombardeos sobre Palestina, fueron los jerezanos La Jambre. Sin haber tocado juntos desde enero de 2010, el grupo se reunía ex profeso para un festival al que, nos consta, tienen un cariño especial, para traer nuevamente de manos de José Cabral, Antonio de Magdalena, Hendo, Ismael Colón, Jesús Cabral, Pepe Torres y David Guillén un folk andaluz donde le dieron cabida a todo tipo de innovaciones y experimentaciones en los dos discos que llegaron a grabar, el conocidísimo “Saltalindes” con el que ya estuvieron en el Parapanda el 2007 y “Las lunas de Astarté”, disco que grabaron en el año siguiente.

PARAPANDA1406

Con la colaboración de Manuel Mateo (Lombarda, Supervivientes, Atroj) que llevaba, además, cosas de la nostalgia, la camiseta de ese año 2007 en el que La Jambre actuaban por primera vez en Íllora y de Manuel Naranjo en “La Micaela” y en unas sevillanas corraleras improvisadas al final para darle un aire festivo a la despedida. Sin que faltasen en su repertorio las que, al menos para mí, son las canciones que más han calado en la gente, como el “Terebol”, “La mal casada”, la instrumental “Saltalindes” o “La Molinera” y por supuesto, en unos bises donde ya la gente no pudo aguantarse la ganas de bailar junto al escenario, “El río de Cartuja” y su popular “Jeringonza” temas con los que cerraron una noche de muchos y grandes recuerdos para los que fuimos, y somos, seguidores y admiradores de un grupo con mucha personalidad y que hizo mucho por acercar el folk a todo tipo de público, como fueron La Jambre.

PARAPANDA1408

Nuevamente, no sólo un éxito de festival, sino una demostración de que el pueblo tiene su voz y su música. De que el pueblo tiene ideas, le dejen o no expresarlas y de que el folk, lo “popular”, lo de siempre y de nuestra tierra sigue arraigado, extendiéndose, heredándose de padres a hijos, de festival en festival. Una demostración de que merece la pena seguir luchando por un festival que es prácticamente único en Andalucía y que, el próximo año, cumplirá 25 años que, tampoco son nada, pero para el Parapanda, para sus seguidores y para los amantes del folk, es mucho. Enhorabuena, nuevamente, a la persona que da forma a esta realidad, Antonio Caba. Y para los que aún estáis con ganas de Parapanda, recordad que queda aún por delante la noche del flamenco. Una noche que, sin dudas, promete.