El altar del Holocausto en BoogaClub (Granada) 17/02/2018

Publicado: febrero 18, 2018 en Uncategorized

Como penitentes en procesión, con BoogaClub sumergida en la oscuridad y el Réquiem de Mozart sonando con fuerza, la apoteósica salida de El Altar del Holocausto debe haber copado las redes sociales a juzgar por la cantidad de móviles que recogieron el litúrgico momento que sirvió de intro a esta banda de post metal-doom-experimental que se auto adscribe a Jerusalén como ciudad de origen (aunque son salmantinos), se describen como católicos  y portaban una maltrecha cruz de guía desde camerinos hasta el propio escenario.

Así comienzan, al menos en Granada, los espectáculos de una banda que ha encontrado en su peculiar atuendo que no, no se parece en nada al del Ku Kux Klan, aunque parte de los asistentes al concierto lo afirmaran. Lo que está claro es que saben explotar el rollo penitente, la simbología pseudo cristiana y la contundencia de un doom metal que alterna momentos desgarradores con silencios incómodos para crear en el público un desasosiego muy propio de la propia liturgia.

De manos de Tras la Cortina, promotora que no se ciñe a un estilo musical, sino que sorprende con apuestas arriesgadas siempre originales y llamativas, El Altar del Holocausto llegó con sus atmósferas pesadas y oscuras en la que los silencios sepulcrales contrastaban fuertemente con la contundencia de unos temas donde las distorsiones reinan en la ceremonia que presenciamos sobre el escenario.

Un punto fuerte del grupo, la credibilidad que dan a toda la parafernalia escénica en la que siguen su propio argumento a pesar de que el público rompía algunos interesantes silencios con vivas a Fray Leopoldo o a la Blanca Paloma (esto último sí podía venir a cuento para los seguidores que hubieran leído su post en el evento creado para publicitar el concierto). Entre medias, gritos de “Hermanos” y la firme intención de expandir su credo a través de unos temas instrumentales con capacidad de crear el ambiente adecuado a todo lo que estaba sucediendo sobre el escenario.

Atentos a sus próximas estaciones de penitencia, al grupo hay que escucharlo en directo para entender que “algo tendrá el agua cuando la bendicen” porque, este tipo de conciertos, a veces es difícil de contar después de haberse vivido con intensidad y haber pecado, junto a ellos, “de pensamiento, palabra, obra y omisión”. Tremendos.

Crónica: María Villa
Fotos: PerseFone

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s