Parecía imposible unos días antes, pero el sábado, el En Órbita en su primera edición, el festival que esperábamos como agua de mayo para comenzar la temporada festivalera con la entrada del buen tiempo, colgaba el “sold out”. En el día más caluroso de lo que llevamos de año, con un sol de justicia que no pudo con las ganas de fiesta de los granadinos, el coso granadino se llenaba de color y calor para darnos diez horas de música, con momentos de alta intensidad a cargo de los nueve grupos que llenaban un cartel de calidad indiscutible.

Entrabamos al recinto pasadas las dos del la tarde, algo más tarde de lo previsto, por motivos ajenos a la organización, como supimos después, cuando los granadinos Éter ya habían ocupado su lugar en el escenario y recibían, ya en plena actuación, a los primeros asistentes que ocupaban las filas delanteras con verdadera ansiedad festivalera. Se nota que en Granada una iniciativa de este tipo es de necesidad y que, en vista del resultado, también la ciudad sabe responder como debe a una convocatoria como esta.

Éter actuaron con algunos cambios en su formación, como la presencia de Alberto Valero a la batería y Carlos Marqués al bajo, a quienes, personalmente, no había tenido oportunidad de ver aún con la banda. Con un recién sacado al mercado “Ondas de calor”, el grupo debió encontrarse en su salsa bajo las mencionadas ondas y así lo hicieron notar al público en los cuarenta minutos que dedicaron a presentar ese trabajo en el festival.

LEER MÁS 

Creo que la primera frase que dije cuando Pájaro empezó a tocar el viernes noche en Granada fue “a mí es que esto me emociona”. Sonaba en ese momento “Apocalipsis” la intro que abre también el último trabajo del de Parque Alcosa “He matado al ángel”, con el sonido de la trompeta marcando, acentuando, haciéndose con el espacio que dejaban las guitarras en el aire. Y de pronto esa sensación de que algo te sobrecoge, te produce una emoción difícil de explicar y que ya, desde ese momento se adueña del ánimo colectivo.

Así son los comienzos en un concierto de Pájaro, apoteósicos. Los comienzos, los finales y todo lo que sucede entre medias. Venía presentando este esperadísimo trabajo, cuatro años desde que publicase “Santa Leone” son muchos años para los muchos incondicionales que se han ido adhiriendo a su causa. La de los rockeros de verdad. Junto a él, una escudería de lujo, Raúl Fernández (guitarra), Paco Lamato (guitarra), Pepe Frías (bajo), Roque Torralva (batería) y el mencionado Ángel Sánchez (trompeta) con la que comparte protagonismo y lo cede generosamente en los muchos momentos en los que la banda acapara la atención del público.

LEER MÁS

cero02

Fue la noche en la que la luna no salió tarde, esperó, tempranera la aparición de los grupos sobre el coso granadino para que tuviera lugar el comienzo de un concierto memorable. La noche, segunda noche, en la que los sueños de muchos granadinos, que llevaban pidiendo hace años “que vuelvan los cero”, se hacían realidad.cero05

Veinte años fuera de los escenarios, muchas emociones por parte de sus seguidores y una sensación general de que esta vuelta era necesaria para unir, en un mismo sitio, a las distintas generaciones que fueron fans de los cero en su momento, con los que se han hecho seguidores de ellos en los últimos años. Padres e hijos junto a un mismo escenario, histórico, enorme, acorde con el reconocimiento que no les hizo toda la justicia en su momento, como grupo imprescindible para entender la historia del rock granadino.

Se anunció como una maniobra de resurrección y como tal, nos ha traído de vuelta a unos 091 por los que, si han pasado los años, ha sido para bien, para afianzarlos, templarlos y darles, por separado, con proyectos a la altura de sus miembros, la merecida fama que les ha situado un lugar privilegiado en el corazón de los granadinos.

Un grupo que también ha dado hijos, o sobrinos, en forma de bandas que siguen con firmeza la estela dejada por los cero, como es el caso de El hombre garabato, con quienes José Antonio García incluso grabó un disco en este interludio que han sido todos los proyectos que han llenado esta larga espera.

cero0

Por eso, por esperarles veinte años y llenar la plaza de toros de Granada durante dos días consecutivos, José Antonio García expresó su agradecimiento a la fidelidad del público que no les había olvidado ni un solo día durante todo este tiempo. Con humildad y cercanía, como lo ha hecho durante el tiempo en el que los cero dormitaban, porque nunca habían muerto para Granada.

cero01

A partir de ahí, un concierto de dos horas y media suponía un repaso a la historia musical de este grupo emblema que, favorecido por las tecnologías actuales, sonaba mejor que nunca si cabe. Una historia llena de himnos generacionales, de canciones imprescindibles ligadas a recuerdos de juventud, a recuerdos de un tiempo en el que la música fue el salvavidas de una generación castigada que, sin embargo, salió adelante a base de tesón y trabajo duro.

cero04

Por supuesto que no faltaron sus “Tormentas imaginarias”, ni “La noche que la luna salió tarde”, “La torre de la Vela”, “Espantapájaros”, ni “Nada es real”, ni “Mi sombra y yo”, ni “Qué fue del siglo XX”, estas últimas reservadas para unos generosos bises pero la trayectoria del grupo había sido tan larga y fructífera, y la espera tan larga, que todos y cada uno de los títulos incluidos en el completísimo setlist de la noche eran imprescindibles, de una forma u otra para las miles de almas que sintonizaron en la misma frecuencia de la banda durante esas intensas horas, eléctricas, de comunión grupo-público.

cero06

Horas en las que resarcirse de la ausencia, recordar lo que pudo ser y no fue, lo que ahora es y ya nadie les va a quitar de las manos. Dicen (incluso repiten) que “De Cero al Infinito” pero para los que lo hemos vivido a pie de escenario es mucho más que infinito, es el saberse parte de algo histórico en la ciudad, de poderlo contar a nuestros nietos a boca llena. La noche que la luna (no) salió tarde, yo estaba en la plaza, una plaza abarrotada y agradecida que vibró y esperó saltando, con el corazón en un puño, ese final apoteósico con el que 091 se despidieron recordándonos, por supuesto, que “La vida, qué mala es”. Aunque allí, con ellos, durante ese tiempo, fue menos mala.

Crónica: María Villa

Fotos: FOL CONTRERAS y MARÍA VILLA

MÁS FOTOS EN: VUELVENLOSCERO

VEGA06

Hace ya mucho que nos dimos cuenta de que las reivindicaciones, sean del tipo que sean, si van con música calan mucho más en la gente. Por ese motivo, y con el apoyo de un puñado de artistas de primera fila, como Miguel Ríos, Los Planetas, Lagartija Nick, Niños Mutantes o Napoleón Solo que hace cuatro años se puso en marcha un festival, impulsado por la plataforma “Salvemos la Vega” del proyecto “Vega Educa”, en el que los colegios e institutos de la Vega y alrededores conciencian a los estudiantes de la necesidad de salvar ese patrimonio tan importante y tan amenazado en la actualidad.

En esta edición (VII de Vega Educa, pero IV festival de música “Viva la Vega”) el festival se dividía en dos partes, una diurna, con stand en los que podíamos ver no sólo productos de la vega, sino proyectos, iniciativas y reivindicaciones como la de “Ave soterrado” que se amenizaron con actividades de muchos tipos y música a cargo de Snails Bounce, Koel, Los 300 (que ocuparon el lugar de Fausto Taranto, cuyo bajista estaba siendo operado) y Sonido Vegetal en el recinto de Ifema.

LEER MÁS 

L.A. en Sala Prince 06/05/2016

Publicado: mayo 7, 2016 en Uncategorized

LA01

Como suele decirse en muchas ocasiones, frase ideal para los que destacan por su tesón, a la tercera va la vencida. Y así fue el viernes en Granada, tras dos aplazamientos en la fecha (no imputables a la Sala Prince ni al grupo) los fans de L.A. por fin pudieron reunirse con ellos en una noche realmente memorable.

La apertura, a cargo de los granadinos S.U.E. (noche de grupos con siglas) ya dejaba ver que el concierto iba a centrarse en sonidos poco convencionales, porque si de algo pueden presumir también estos artistas locales, es de su búsqueda de otras posibilidades sonoras en las que este grupo, cuando actúa al completo, se ha especializado y que el viernes, en acústico, demostraban que también pueden lucirse en un formato más intimista.

LEER MÁS

Mértola

Imagen  —  Publicado: mayo 1, 2016 en Uncategorized

carrañacas

Imagen  —  Publicado: abril 30, 2016 en Uncategorized