02second

Se echaba de menos el luminoso de Industrial Copera presidiendo un escenario y en esta ciudad, han tenido que venir Second para que la que suscribe se acerque hasta su nueva ubicación para comprobar, de primera mano, que la esencia y la filosofía de la Copera siguen intactas. Cuando uno llega a un concierto de los murcianos lo hace sabiendo que va a ser teletransportado. Y, como lo mejor es empezar los conciertos con fuerza, el tema que abría anoche este bolo era precisamente ese, un “2502” que enganchó, indiscutiblemente, a un público que parecía competir en darlo todo con la propia banda.

Está claro que a Second, en Granada, se les quiere. Un lleno, discreto (en esta ciudad siempre coinciden varios conciertos a los que uno quiere ir y el público se divide), que dejaba espacio para saltar y bailar e incluso hacía más cómoda la estancia de quienes estábamos en las primeras filas.

Buen sonido, buena iluminación (demasiado humo para mi gusto pero a mí siempre me estorba el humo) y buen ambiente en una sala que demuestra ser muy apropiada para este tipo de eventos. Y en ese buen ambiente, temazo tras temazo, Second sacó desde el principio su artillería pesada para no dejar atrás casi ningún tema de su último disco y dejarnos pasear a todos en esa “Montaña rusa” que parece haberles llevado sólo en ascensión.

LEER MÁS 

_DSC0026

Elena es, como otros grandes artistas, una persona difícil de alagar. En su sencillez y cercanía al mundo, los pies siempre en la tierra, Elena Laura parece, a veces, no ser consciente de la magnitud de su obra y su propia persona. Granadina, afincada en Vegas del Genil, observa el mundo desde este pequeño municipio balcón de la vega y, aunque desde allí no ve la Alhambra, el perfil alhambreño subyace en la mente de cada granadino y permanece siempre en su retina.

La Alhambra, mil veces pintada, contada, imaginada y por supuesto, fotografiada, parece a veces una obviedad de la que querríamos poder escapar. A veces, en esa escapada, visitamos el Albayzín y desde allí, al mirar al horizonte, observamos, majestuosa, la Alhambra.

_DSC0032Elena, en una acción poética que nace desde sus pinceles, decide no huir de esa obviedad, de esa presencia roja que tanto marca la vida de los granadinos y deja también una huella en quienes la visitan. Le otorga, a esa Alhambra vista por tantos ojos, una nueva mirada, propia, personal, casi onírica y llena de recuerdos y sensaciones. Hace, de la pintura, como tantas veces ha hecho ya Elena, poesía.

Ahora tenemos, en la Casa de los Tiros, inaugurada el día 7, la exposición que recoge todos sus “Alhambramientos”. La inauguración, acompañada por los poetas que prologan el catálogo de las obra, daba el martes la oportunidad a Elena de expresar el agradecimiento desde esa humildad y sencillez que la caracteriza para dejarnos, hasta el 29 de este mes, con todas esas imágenes que los pinceles y las manos de Elena Laura han trazado para dar otra vida.

_DSC0028

Esa vida es sobre todo otra visión, una muy personal de ese perfil que cada granadino ya podría dibujar de memoria; a las fuentes, que a veces parecen dejar escuchar el agua mientras observas los cuad_DSC0036ros, el bullicio de los turistas, las dos hermanas que, traviesas, recorren las estancias, las cascadas, el silencio de las escaleras. Todo, cobra una nueva vida en los inquietos y poéticos pinceles de Elena.

Impresionista, de trazos gruesos y vivos, como los propios azulejos de la Alhambra, cada imagen rememora un momento que no sólo ha vivido en la mente de la artista sino que subyace en los recuerdos de cada uno de nosotros y observando, una parece retroceder a la primeras visitas al monumento, a las carreras sobre sus baldosas de mármol, paradas, sólo por el rumor de las cascadas que detenían a la chavalería junto al agua para intentar mojar las manos en cada una de las fuentes.

Técnica mixta en alguna de sus obras, no sólo pictóricas, como las tardes que cada uno de nosotros ha pasado, con su propio libro, leyendo en los bosques, pulmón, camino verde, de esa Alhambra que no se conforma con ser “la roja”, sino que bebe del verde que la enmarca y la hace parecer más viva.

Elena Laura, como quienes la construyeron, sabe deleitarse en cada rincón, incluso en los que menos reparamos cuando recorremos sus pasillos y así, entre óleos, nos ofrece un recorrido diferente en un parto en el que ha alumbrado mucho más que una exposición, esa nueva visión de la que os hablaba, la de sus “Alhambramientos”.

festi03Se nota que el hardcore/metalcore está en un buen momento en Granada. Los dos últimos eventos de este tipo a los que hemos asistido así lo demuestran. Primero el llenazo y éxito rotundos del primer Osario Fest y ahora un concierto, en una sala que acoge por primera vez este tipo de eventos más alternativos, la Funky Soul (antigua Bhuda) con otro lleno y muy buen ambiente.

Los grupos en cartel eran una apuesta segura y, eso, también influye. Los cordobeses Viva Belgrado, que siguen recorriendo salas con su “Flores, carne”, los granadinos La Parade y los madrileños The Blackjaw, que llegaban con una fuerza arrolladora que se dejó sentir como un terremoto en la sala.

La sala, a la que se podía sacar mucho más partido con un buen sonido y una buena iluminación, cumplió solamente los mínimos para acoger este tipo de conciertos aunque, objetivamente, se puede mejorar mucho. Eso sí, el sitio promete.

LEER MÁS

Más fotos en: PERSEFONE

harry

Le denominan “misterioso”, quizás porque no es uno de los habituales de las revistas o porque el circuito indie aún no ha absorbido aún su figura para incorporarla a los “habituales” pero de misterioso nada. Henry Lee Schmidt venía de un proyecto, The False Friends, donde ya había esbozado una línea musical que ahora, en solitario (aunque casi siempre con banda) explota y desarrolla a sus anchas.

A Granada llegaba anoche de manos de Fuzzy Chain, esa promotora que se ha empeñado en que, de vez en cuando, dejemos de ir a ver los mismos grupos a los mismos sitios, y empecemos a conocer otros grupos, otras músicas. Ayer la apuesta era arriesgada y la respuesta del público escasa a pesar de que tener en Granada “personajes” de este tipo no es algo que ocurra todos los viernes.

Porque al fin y al cabo, Henry Lee Sschmidt es eso, un personaje al que algunos medios han llamado “ese extravagante tipo del sombrero”. Un sombrero bajo el que se esconde una personalidad peculiar y una gran voz que no sólo es eso, sino que es la encargada de dar fuerza y congruencia a un trabajo que cumple todos los requisitos de calidad para situarle, en cuanto empiece a sonar más habitualmente por las salas, en uno de esos raros autores “de culto” que finalmente se convierten en moda.

LEER MÁS

18518_656925011101052_6371781096343414239_n

MÁS FOTOS EN: CARRAÑACAS01 (FOL CONTRERAS) y CARRAÑACAS02 (PERSEFONE)

Sniper_Alley_Quilombo_17

Son un grupo escurridizo, que no se prodiga en las salas granadinas y que elige cada fecha meticulosamente, para medir sus apariciones en su justa medida. Pero ahora, con un disco nuevo bajo el brazo, “Sick, Sad, World” (2015) Sniper Alley vuelven a los escenarios locales, a la Sala Quilombo (antigua Sala Príncipe) esta vez, para demostrar que son uno de los grupos con más proyección de la escena rock granadina.

Vuelven precisamente con eso, mucho rock, árido, desnudo, descarnado. Rock disparado por francotiradores profesionales que, a estas alturas de la película, saben que ha llegado el momento de hacer el disco que de verdad les apetecía.

Salían a escena sorprendiendo con el primer tema del disco que venían presentando, un “Amazing Grace” que coquetea con ritmos más surferos, más fronterizos, de lo que habían presentado hasta ahora. Ahí, la influencia del productor, Fernando Pardo (Los Coronas, Sex Museum, Corizonas) se nota, y las trompetas, que en directo causan el mismo impacto que cuando escuchamos la pista correspondiente, dejan claro que es de ley hacer un homenaje, siempre que se pueda, a quienes van trazando nuestro pentagrama vital a lo largo de los años.

LEER MÁS

IZAL01

Van de “Sold Out” a “Sold Out”. Desde hace meses no se podían conseguir entradas en Granada. Se pusieron a la venta incluso las localidades traseras al escenario, un sitio en el que nadie querría estar normalmente, a no ser que las entradas estén ya agotadas y no haya otra forma de verlos. Y ellos lo saben, y saben agradecerlo con un concierto de más de dos horas de duración donde disfrutar de lo que podría definirse como toda la historia musical del grupo, con sus grandes éxitos y sus canciones más intimistas, tanto de su primer EP “Teletransporte”, como de los dos LPs posteriores “Magia y efectos especiales” y “Agujeros de gusano”.

Son Izal. El fenómeno musical de los dos últimos años. Un grupo que ha podido permitirse el lujo de tener gira presentación, festivales “nudo” y despedidas de gira “desenlace”. Esta vez, en Granada, era en el Manuel de Falla, un auditorio que en principio no tenía las simpatías de quienes pensaban asistir (desplazarse hasta allí es una verdadera odisea) pero que tenía un lado bueno, la posibilidad de que entre el público hubiese menores que son, al fin y al cabo, la afición del mañana.

LEER MÁS