dylancillo

Si eres de los que se sabe todas las canciones clásicas de Bob Dylan, tu tema favorito está entre “Like a Rolling”, “Blowin’ in the wind” y “Hurricane”, ha llegado el momento de buscar una de esas bandas “tributo” que lo hacen estupendamente bien, vamos que lo clavan. Porque, lo que es Dylan, auténtico y personal donde los haya, pasea por Europa con un repertorio que en el que, estoy segura, ninguno va a encontrar su canción favorita.

01 Dec 2014, New York City, New York State, USA --- The Bob Dylan Never Ending Tour at The Beacon Theatre, NYC --- Image by © Derek Storm/Splash News/CorbisUn setlist lleno de canciones intimistas, llenas de blues, rock’n’roll y folk en las que el artista demuestra que lo de reinventarse es postureo, lo que realmente impacta es autoversionarse, dar la vuelta a las canciones propias, enmarañarlas y descolocar al personal que, de Dylan, sólo llega a reconocer su actitud y su poderío sobre el escenario sacándole el máximo partido a la sorprendente escasez de decibelios en el recinto.

Beacon-Dylan-Hand-on-Hip-Orlandi-51-480

Un escenario parco en decoración y rico en luces y juegos lumínicos con los que concierto se convierte en un espectáculo que te traslada desde la grandilocuencia de un teatro en New York a la intimidad de algún garito al que sólo le faltó una ingente cantidad de humo para trasladarnos a otra época y otro espacio. Entre estrellas, luces de teatro, estética “burlesque” comedida y bosques de sombras, la música de una banda de primera llenó el espacio con un estilo inconfundible que hace de sus espectáculos toda una experiencia que comienza en el momento en el que el Sr. Zimmerman sale al escenario impecablemente vestido de traje y sombrero en colores crudos.

Así, si Dylan pareció no querer complacer anoche a nadie salvo a sí mismo, los amantes de la música disfrutamos de la intensidad de un repertorio que hubiera lucido mucho mejor en un espacio más recogido y que, aún así, sorprendía y acogía a los más de cinco mil espectadores que asistíamos boquiabiertos anoche al espectáculo de este “dandy” americano que ha ganado en profundidad y elegancia vocal en los últimos diez años de su carrera.

Un comienzo suave y marcado con “Things Have Changed” abría una primera parte más pausada que llegaba a su punto más personal con “Workingman’s Blues #2” y que demostraba que su timbre de voz y su forma de interpretar no sólo han evolucionado con el paso del tiempo, sino que ha sabido adaptarse al inevitable cambio de registro que dan los años y, ahora, en una madurez dorada puede interpretar temas como “Duquesne Whistle” haciéndonos mover los pies sobre la pista.

Moviéndose entre el micrófono y el piano, con momentos de adornos a base de armónica que eran recogidos con enorme alboroto entre el público, especialmente femenino, que los vivió casi con una sensualidad inusitada. Brillante, tan personal que, hacer en estos momentos lo que le apetece de verdad se convierte en una obligación más que en una decisión porque para artistas de su talla, cuando el talento hace mucho que no se le cuestiona, llega el momento de volverse hacia dentro y explorar la parte más profunda de sí mismo y estos temas, con seguridad, son los más apropiados para esa auto inmersión a profundidades abisales.

maxresdefault

Veinte interminables minutos de descanso para retomar el concierto con temas algo más movidos, dentro de la línea que traía ayer Dylan y que está siendo la tónica general en los conciertos que está dando por la península. Ahí, escucharle blusear con temas como “Early Roman Kings” justificaba la espera, el calor y cualquier otra incomodidad que se hubiese podido sentir durante el concierto.

dylancillo1

Mágico y maravilloso en sonido de una banda de lujo donde destacaban los graves precisos de un contrabajo que acentuaba los temas mientras la batería realzaba las notas a base de ritmos medidos, milimetrados con los que se lucieron especialmente en temas como “Spirit On The Water”, “Soon After Midnight” hasta llegar, casi hora y media después del comienzo de su actuación, a un “Autumn Leaves” que nos hacía pensar en la suavidad de Prevert y con la que, tengo que reconocer, que incluso he soñado cuando he logrado conciliar el sueño tras la emoción de mi primer encuentro dylaniano y con la que el artista y la banda se despedían para dejar al público reclamar insistentemente unos bises que llegaron para poner un lujosísimo punto final en los bises que, esta vez, sí eran el cierre de telón definitivo con un “Love Sick” ante un público entusiasmado que se resistía a dejar el recinto y volvió a pedir más bises que, esta vez, no llegaron.

Antes que ellos, abriendo la calurosísima tarde en horario aún tempranero para un concierto en verano en Granada, Los Evangelistas abusaron de decibelios (en comparación con lo comedido del espectáculo posterior) para traer su alfa, con “La ciudad de los gitanos”, adelanto del primer disco en solitario de la pequeña de las Morente y su Omega con “La estrella” además de mucha alma en “Donde Pones El Alma”, también de Enrique Morente. Entre medias, un repertorio entre el flamenco y la psicodelia, entre el rock y los tarantos a tres voces, las de Soleá, J. (Planetas) y Antonio Arias que defendieron junto a las afiladas guitarras de Migueline y Florent y el piano de JJ Machucha, lo mejor que pudieron, dado el pésimo sonido que nos consta no fue imputable a la banda, su tiempo como teloneros del estadounidense.

En Granada ayer, precisamente, no hacía falta romper el hielo pero, comenzar el concierto entre ‘granaínos’ siempre da sensación de cercanía y, cuando el Sr. Zimmerman salió por fin a escena, literalmente, Granada, ardía.

(Fotos sacadas de internet (1 y 5 de B.D. de “El Independiente de Granada”. 2, 3 y 4  no se corresponden con el concierto de ayer)

Comienza el Emergentes’15

Publicado: mayo 5, 2015 en Uncategorized

EMERGENTES

FESTI01

FESTI02

FESTI03

FESTI05

FESTI06


UNITY02

UNITY03

UNITY04

UNITY05

UNITY06

CRUDO 01Llegamos al cruce de caminos. Cogemos la primera bifurcación a la derecha. Al fondo, esperamos escuchar el blues rasgado de Robert Jhonson pero no. Aguzamos la vista y el oído y nos sorprende, con un puñetazo en la boca, Juanito Valderrama y los primeros acordes de “La hija de Juan Simón”. Después, la noche dará blues para rato pero comenzar así, a pulmón pelado, te predispone para cruzar el último umbral del infierno acompañado de una cigar box distorsionada, cargada de fuzz y de mala ostia.

Crudos y directos, impactantes, originales. Se nos quedan cortos los adjetivos para describir a una pareja en la que monta un show a partir de los instrumentos más insólitos y que, incluso cuando tocan instrumentos “normales” lo hace de forma original. ¿O es que habéis visto antes tocar el bajo, a modo de violoncelo, con una baqueta?

CRUDO02Así son Crudo Pimento, un grupo que bajo el sello “Miel de moscas” está dejándose ver por los escenarios con despliegue de rock’n’blues experimental y descabellado. Áridos pero potentes. Autosuficientes. Con capacidad para sorprender a base de una experimentación que va más allá de los propios sonidos y se traslada a los instrumentos, a las actitudes y a los resultados.

LEER MÁS

Más fotos en: PERSEFONE 

FERIALIBRO01

Alex Cooper

FERIALIBR02

Antonio Luque (Sr. Chinarro)

Capitulaciones 2015

Publicado: abril 19, 2015 en Uncategorized

capitulaciones01

capitulaciones02

capitulaciones03

capitulaciones04capitulaciones05