Archivos de la categoría ‘CONCIERTOS’

18518_656925011101052_6371781096343414239_n

MÁS FOTOS EN: CARRAÑACAS01 (FOL CONTRERAS) y CARRAÑACAS02 (PERSEFONE)

 

Sniper Alley Quilombo 17

Son un grupo escurridizo, que no se prodiga en las salas granadinas y que elige cada fecha meticulosamente, para medir sus apariciones en su justa medida. Pero ahora, con un disco nuevo bajo el brazo, “Sick, Sad, World” (2015) Sniper Alley vuelven a los escenarios locales, a la Sala Quilombo (antigua Sala Príncipe) esta vez, para demostrar que son uno de los grupos con más proyección de la escena rock granadina.

Vuelven precisamente con eso, mucho rock, árido, desnudo, descarnado. Rock disparado por francotiradores profesionales que, a estas alturas de la película, saben que ha llegado el momento de hacer el disco que de verdad les apetecía.

Salían a escena sorprendiendo con el primer tema del disco que venían presentando, un “Amazing Grace” que coquetea con ritmos más surferos, más fronterizos, de lo que habían presentado hasta ahora. Ahí, la influencia del productor, Fernando Pardo (Los Coronas, Sex Museum, Corizonas) se nota, y las trompetas, que en directo causan el mismo impacto que cuando escuchamos la pista correspondiente, dejan claro que es de ley hacer un homenaje, siempre que se pueda, a quienes van trazando nuestro pentagrama vital a lo largo de los años.

Contundencia en la batería, que el viernes estaba especialmente presente aportando una rítmica brutal al concierto con la exigencia personal de Esteban, uno de los baterías más potentes y perfeccionistas que se mueven en el rock granadino y que controla cada golpe, cada impacto y cada pausa milimétricamente para que cada tema suene con la mayor precisión.

También preciso, con un sonido que ponía los pelos como escarpias, la fuerza en la línea de bajo de Miguel, centrado, sobrio, pero acentuando cada nota de guitarra. Da gusto cuando un bajo suena con esa nitidez y te permite apreciar los muchos matices que aporta este instrumento a los temas.

Y, en este grupo, un punto y aparte para el apartado guitarras, porque su vocalista, el carismático Redd Lao, es el “clásico” guitarra que se desenvuelve igual de bien entre los momentos de virtuosismo en las cuerdas, la irreverencia, la rabia y los gestos más gamberros que pueden combinarse con sentido del humor (y hacerse un bailecito popero para quitarle “dramatismo” al asunto) podríamos decir que “sin despeinarse”.

Impresionante presentación de un disco que merecía esa puesta de largo porque la rabia, la potencia y la actitud que demostraron el viernes Sniper Alley son los ingredientes perfectos que avalan a esta banda y su particular forma de vivir esa “rock actitud” cuando cogen carretera y manta y se marcan una gira en la que abanderan otra forma de hacer música en Granada, la que ellos viven en su día a día, la más cruda, la más árida, la más rockera.

Antes de que ellos subieran al escenario, teloneros de lujo, a pesar de amigos. Una banda que ya ha compartido escenario con estos francotiradores y que, en estos momentos, de reestructuración y puesta en marcha, fueron capaces de salir al escenario para demostrar que no han perdido un ápice de fuerza y que siguen siendo los Young que nos sorprendieran hace un año con una actitud distinta y la intención de devolvernos un poco de los noventa cargado en pequeñas dosis de rock cantadas con todo el desgarro y toda la rabia vital de una generación castigada y a veces olvidada.

Lo hacían como se esperaba de ellos, haciéndose polvo en el escenario, estrenando vocalista, Adrián, dándole la oportunidad a una amiga del grupo, Marcia, de compartir ese momento de gloria. Junto a él, el siempre sorprendente Iván a la batería, a pecho descubierto, dándolo todo en cada tema y Pablo, un bajista al que hemos visto poco en los escenarios pero lo suficiente para saber que cuando se tienen las cosas claras hacer música es algo que te sale con esa naturalidad.

Lo hacían estrenando temas y dejando claro que la juventud es un momento de la vida que sólo se vive una vez y hay que saber vivirla a tope, como se hace música, como se enfoca cada momento cuando de verdad quieres entender el sabor de la vida y del rock ‘n’ roll. Como ambos grupos saben, al máximo de revoluciones. A muerte.

Crónica: María Villa

Fotos: FOL Contreras

{AG}cronicas/sniperalleyquilombo{/AG}

LORE01

Que los “neofolk” se están poniendo de moda de unos años a esta parte es indudable. De hecho, ahora, lo más mainstream y hipster ya sabéis que son las Bodegas Castañeda y ser fans incondicionales de Los Hermanos Cubero o Lorena Álvarez. Así son estas cosas, cantes de ida y vuelta y modas de ida y vuelta. Pero además, en el caso de ambos, acumular seguidores es algo más que merecido viendo el trabajo que están realizando en el campo de las músicas tradicionales y populares.

Y es que, sin dudas, ver a Lorena Álvarez, mola. No sólo porque llega con un original repertorio con el que explota esa parte más hogareña que nos transporta a las fiestas de los pueblos, a los carnavales y las celebraciones más arraigadas sino porque lo hace modernizando, dando una vuelta de tuerca a esos sonidos que nos llevan a la niñez y al regazo de las abuelas pero nos sacude con letras actuales que nos descolocan.

Lorena Álvarez sabe aprovechar el género a la perfección, con músicas sencillas, pegadizas, “coplillas” cantables y bailables con las que introduce nuevas costumbres como si hubiesen estado ahí toda la vida.

LEER MÁS 

VIVASUECIA01

Se esperaban sonidos fríos y bajas temperaturas y Granada, el viernes, sorprendía con una subida de las mismas y cálidos sonidos provenientes de levante de manos de Viva Suecia y Modelo de respuesta polar. Los artífices de esto nuevamente Fuzzy Chain, una promotora que ha empezado fuerte con dos conciertos en un mes, ambos en Planta Baja (Granada).

Los primeros en subir al escenario, los murcianos Viva Suecia que, al contar con un alcalaíno entre sus filas hicieron que el público se diera cita desde el primer momento en la sala para escuchar lo nuevo de estos chicos que últimamente están pegando fuerte. En el grupo escuchamos a Rafa Val (voz y guitarra), Alberto Cantúa (guitarra), Jess Fabric (bajo) y Fernando Campillo (batería) con un indie que recoge la tendencia de sonidos eléctricos y profundos de la zona desde la que nos traen el EP homónimo que presentan en estos momentos.

En este EP, “Los años” el tema más escuchado, que fue adelanto de su trabajo sonó junto al resto del mismo pero entre medias no faltaron otros tan nuevos que ni siquiera tienen nombre, como indicaba el propio cantante al presentar los mismos. Estos serán los que en breve formarán parte de su segundo trabajo, suponemos que otro EP aunque el grupo está más que preparado para afrontar un larga duración.

LEER MÁS

furia01

Si tú, que estás leyendo esto ahora, eres de los que baila con la música del telediario y todavía guardas en el “almario” el recuerdo de las tardes de sábado viendo western con tus padres, y se te ponen los pelos de punta “Por un puñado de dólares”. El de anoche, en Polaroid Club, era tu concierto. Y digo era porque, habiendo visto otras veces la sala abarrotada, el lleno discreto de anoche me hizo pensar que más de uno no se había enterado de que Furia venían a Granada. Aún así, se ve que estábamos “los mejores” porque el ambiente fue inmejorable.

Furia es un grupo que entra levantando polvo, a golpe de Fender y tacón, con la fuerza de una diligencia a toda velocidad por el desierto de Arizona. Un caballo al galope que ha perdido a su jinete en plena carrera mientras le persiguen los indios y, al final de la escena, un garito londinense donde el mejor noise suena entre unas buenas pintas. Alucinante.

Es, el típico grupo sin etiquetas que se siente más cómodo si lo dejan cabalgar sin bocado ni montura. Llegan en plena gira presentación de “Listen to Phenomenal Western Rock Combo” (2013) y como flamantes ganadores del Desencaja’14, así que espero que vuelvan por ese motivo a Granada, porque esta visita me ha sabido a poco y porque, sinceramente, los que no habéis ido os habéis perdido un conciertazo tremendo.

LEER MÁS

Julián Maeso en Planta Baja 14/02/2015

Publicado: febrero 16, 2015 en CONCIERTOS

maeso

Hay veces en las que la música se convierte en una experiencia sublime y un concierto va mucho más allá de la propia música para convertirse casi en un acto de culto y, como en otros actos de culto, la presencia de un órgano, Hammond en este caso, en el escenario de Planta Baja, hace presagiar que algo grande se está cociendo en la sala. Nos esperaba una noche muy especial con Julián Maeso y su banda, en la que escuchamos a Pere Mallén (guitarra y coros), Paco Cerezo (bajo y coros) y Mario Carrión (batería) como protagonistas.

No se trata de un artista cualquiera, sino de alguien que ya ocupó un lugar significativo con “The Sunday Drivers” y que ha formado parte de bandas tan importantes como la de M-Clan o Quique González.  Imponía, al llegar, encontrar tan tremendo instrumento acompañado de su Leslie correspondiente (amplificador con unas “bocinas” que giran lentamente, y que, al hacerlo girar a más velocidad produce un efecto de trémolo que caracteriza el sonido de estos órganos), algo que ya no se ve normalmente por los escenarios. Así es Julián Maeso, espectacular incluso antes de empezar su actuación.

maeso2

LEER MÁS 

WALLAS03En una ciudad donde los proyectos nacen, se reproducen y algunos, desgraciadamente, mueren, como fue el caso de “Serpiente Negra” o “Asociación Metalmancho” el pasado año, los que han debido de pensar que algo grande se empieza a lo grande han sido Fuzzy Chain, nuevos agitadores de la escena musical granadina que traían a Los Wallas y Los Nastys a Planta Baja Granada para su fiesta presentación.

A los responsables de este proyecto les preguntábamos sobre el mismo y nos contaban que: “Fuzzy Chain nace con el objetivo de dinamizar la escena independiente con propuestas underground de verdad, tanto de aquí como de allí: todos esos grupos que dejan España de lado en sus giras o que nadie apuesta por ellos porque son demasiado nuevos ya tienen una figura a la que abrazarse.

Con epicentros en Granada y Madrid y con ondas transversales dirigidas hacia otras ciudades españolas, pretenden apostar por nuevos talentos y artistas consagrados de diversos estilo que van del garage al new soul pasando por la electrónica de culto, el pop más luminoso y la

psicodelia más densa. Para empezar, ya hay fecha para la presentación de Fuzzy Chain, apunten: 7 de febrero de 2015 en la sala Planta Baja de Granada con post fiesta en Polaroid Club.

Algo se mueve en Granada y tiene nombre y apellido: Fuzzy Chain. Esta productora de nuevo cuño ha elegido “la ciudad mágica” como centro de operaciones para sus planes y qué mejor que un fiestón de este calibre para presentarse en sociedad. Agárrense que vienen pogos.”

LEER MÁS