Archivos para mayo, 2017

crónica Tres bandas y un destino Planta Baja

Suelo decir que no tengo una canción favorita, sino muchas canciones, de muchos estilos. Pero, realmente, siempre hay un tema concreto que te toca más por dentro y eso lo sabes cuando lo escuchas de nuevo.

A mí me pasó el viernes con la tremenda interpretación que hicieron Cosmotrío de “De haberlo sabido”, tema de Quique González con el que acudieron a su cita con el destino.

Un destino a tres bandas que nos dejaría grandes momentos en la noche a través de un viaje por los recuerdos de tantos y tantos temas que componen la banda sonora de cualquier nacido entre los ochenta y nuestros días.

crónica Tres bandas y un destino Planta Baja

Cosmotrío son precisamente eso, un trío, de cuerda (violín, viola y violoncelo), con enorme formación y mejor gusto y, sobre todo, la capacidad de llevarse a su terreno –el de la música clásica- los temas más actuales y hacer que suenen como si hubieran estado ahí desde siempre.

Ella fueron, además, artífices de esta original reunión de artistas en clave de sol, las encargadas de ejercer de nexo de unión entre las bandas.

Musicazos todos ellos, si por separado nos han ganado a todos, juntos conformaron una experiencia musical amena, distendida y muy divertida.

Tan divertida como la propia Lorena Álvarez, una asturiana simpática que ha ahondado en el folklore de su tierra natal, lo ha interiorizado, lo ha asimilado y le ha dado una vuelta de tuerca al basar su música en esos sones de siempre con los que compone sus canciones, actuales y llenas de una gracia especial que aquí, concretamente, gusta mucho.

Ella sube al escenario entre risas, como si su actuación no fuese algo demasiado serio, sino una fiesta entre amigos y con esa actitud desenfadada nos hace sentirnos a todos así, como en una fiesta.

crónica Tres bandas y un destino Planta Baja

La conjunción Lorena-Cosmotrío sencillamente increíble, con lo más tradicional de sus cantos y los sonidos más clásicos de los instrumentos de cuerda pero con una comunicación entre las cuatro que nos hizo disfrutar de cada uno de los temas compartidos que, aunque no fueron todos, sí fueron la mayor parte del repertorio que nos tenía preparado Lorena Álvarez.

Los terceros en unirse a la fiesta, nuestros granadinos, de nacimiento unos, de adopción los otros, Napoleón Solo. Un grupo que se ganó la simpatía del público desde que irrumpieran en los escenarios con “Napoleón Solo en la ópera” (2009), evolución del germen de “El mito de Sísifo”, con el que Alonso Díaz comenzó su andadura musical unos años antes.

crónica Tres bandas y un destino Planta Baja

De aquellas tierras, estos lodos, un proyecto que evolucionó muy favorablemente y se hizo un hueco, casi inmediato, en esta Granada donde la fama cuesta, y aquí es donde empiezas a pagarla. Con un repertorio bien elegido, festivo y elegante, compatible con el elenco musical desplegado sobre el escenario para la ocasión, pasando por toda su discografía y aderezándola con comentarios simpáticos (Alonso también se ha caracterizado siempre por eso) que les llevaron incluso a una ‘pelea’ verbal entre Lorena y Alonso provocando que entre el público un asistente resolviera gritando “Viva Pimpinela”.

Anécdotas y mucha simpatía entre todos ellos, en un encuentro que fue más allá de lo musical y se perfiló como un momento único de reunión músicos-público porque, quién más quien menos, tras el deleite inicial en que nos sumergió Cosmotrío, se dejó llevar por las pegadizas letras deLorena Álvarez y Napoleón Solo y entró en ‘modo karaoke’ para cantarse tantas y tantas canciones que nos han acompañado en los últimos años llegando, como no, hasta el inevitable punto final de manos de la Lolaila más querida en Granada “Lolaila Carmona” mientras ‘las novias’ (del ejército napoleónico –Alonso no tuvo problema en declarar que Lorena es la suya-) tomaran el escenario como improvisado cuerpo de baile.

Crónica y fotos: María Villa

los labios monkeyweek planta baja granada
Fotos J.J. García

Bajo Monkey Week presenta nos encontramos, durante esta temporada, las propuestas más dispares y originales que, habitualmente, no suelen pasar por las salas granadinas con lo cual, la oportunidad para verles es más que interesante.

En esta ocasión, Los Labios, anunciados con el aliciente añadido de que el cantante es el hijo de Silvio (el gran rockero sevillano), precedidos por muy buenas críticas.

Con una puesta en escena que ya de por sí justificaba todo, Los Labios, herederos directos de The New York Dolls, Mötley Crüe, Mick Jagger, Iggy Pop y los mismísimos Ramones, en una mezcla estética y sonora que juega un papel más que importante en un show que nos trasladó de lleno a los setenta más rebeldes y desenfadados.

los labios monkeyweek planta baja granada
Fotos J.J. García

Liderados por un carismático Sammy Taylor (hijo de Silvio), la banda, sevillano-británica, cuenta con los guitarristas Charlie Cepeda y Álvaro Suite co-liderando una formación que se completa magníficamente con el bajista Ricky Candela y el batería Fernando Reina, un grupo que si bien no se enmarcan a sí mismos como banda homenaje a los Stones está claro que tienen mucho en común con ellos.

Planta Baja llegaron, con una discreta afluencia (lástima que el público en general no sepa cuando un cartel merece mucho la pena) para festejar un “Birthday” –título de su primer disco- que llegaba realmente con aire festivo y rockero tras haber publicado un ep homónimo en 2013. Después, una gira que les llevó por Madrid, Sevilla, Cádiz, México, Colombia y Estados Unidos ponía al mundo sobre aviso de lo que nos esperaba con esta banda que nacía ya de una solidez propia de quienes ya llevan muchas horas de vuelo encima.

los labios monkeyweek planta baja granada
Fotos J.J. García

Rock’n’roll en estado puro con sonidos potentes que te pueden traslada al sonido de los Sex Pistols más intensos y enérgicos y para ello, la lengua natal del cantante, que aún no domina demasiado el español, le viene como anillo al dedo a las composiciones. Otro punto fuerte, su puesta en escena, llena de guiños y matices, mucho movimiento y unas ganas tremendas de ganarse al público de todas las salas por donde van pasando, especialmente al que más se decanta por este tipo de música pero sin defraudar a quienes van a verlos más llevados por la curiosidad y los buenos comentarios que se han hecho sobre ellos.

los labios monkeyweek planta baja granada
Fotos J.J. García

Si os los habéis perdido id apuntando, en agosto visitan Sierra Nevada por todo lo alto y puede ser vuestra oportunidad de ver un directo de los que no dejan indiferente.

Crónica: María Villa

cronica festival en orbita granada 2017

Un festival, en cualquier ciudad, es siempre motivo de movilización masiva de indies dispuestos a cualquier cosa por ver a sus grupos favoritos y es que, a pesar de las muchas críticas que reciben los carteles festivaleros, acusados sobre todo de ser un corta pega unos de otros, seis mil personas no pueden estar equivocadas y, si lo están, está claro que les da lo mismo. Al fin y al cabo en esto, como en todo, rige la ley de la oferta y la demanda y son muchos los empresarios que se arriesgan con carteles distintos sin ver recompensado su esfuerzo, es más, teniendo que cancelar incluso dicha programación. Tal vez es el propio público el que debe analizar por qué se decanta por estos festivales que luego critica, y no por los que arriesgan más.

En Granada son dos las fechas festivaleras que se han consolidado o están en vías de hacerlo y algún otro que entra como novedad en el próximo mes, por lo que habrá que esperar resultados, que se prevén más que buenos, para evaluar si tres festivales son muchos, pocos o suficientes para llenar las fechas estivales en Granada.

En Órbita celebraba el sábado su segunda edición, tras una primera en la que el recinto Plaza de Toros se quedaba pequeño para acoger al público, la segunda, en Ifema (Armilla), ha congregado una gran cantidad de público con un ambiente propio de este tipo de eventos, festivo, colorido y veraniego. Con una apuesta por los grupos emergentes granadinos, por la que siento, a la hora de comentar, sensaciones encontradas (algunos grupos emergentes coinciden en horario con grupos grandes y te los pierdes o corres de un escenario a otro como un poseso). Aún así, la oportunidad se aprecia y en vista del público que se da cita junto al escenario “Satélite” se agradece y aprovecha bien por los fans de las bandas actuantes.

cronica festival en orbita granada 2017

Punto y aparte las críticas leídas en las RRSS del festival que, constructivamente, animan a mejorar algunos detalles para la próxima edición, son muchas horas (más de doce esta vez) dentro del recinto, y el tema de comida e higiene debe estar bien resuelto. Puntos positivos, que la cerveza de la barra sea una marca granadina. Sonido excesivo en los primeros grupos, lo que hizo que el público, que empezaba a agruparse a pie de escenario, se viese obligado a tomar cierta distancia para disfrutar mejor de la música. Afortunadamente, poco a poco los volúmenes se adecuaron al recinto y la escucha fue mejorando paulatinamente, según avanzaba la tarde.

El comienzo, veinte minutos más tarde de la hora anunciada, hizo que todos los grupos se fueran retrasando, que las últimas bandas subieran a escena algo más de una hora después del horario en que estaban anunciadas y el festival terminara bastante más tarde de lo previsto, pero esto, señores, son cosas del directo, comprensibles y habituales en este tipo de eventos. Lo importante, Sold out en taquilla y muchas ganas de pasarlo bien.

cronica festival en orbita granada 2017

Los grupos, dando lo mejor de sí, Toulouse abriendo la tarde con valentía y poniendo en órbita su  último trabajo, “Montemarte”. Los granadinos (es genial que el festival lo abra una banda local) fueron los encargados de recibir a los más tempraneros del festival. El grupo, que ha presentado el que quizás es su mejor álbum hasta ahora, tuvo una puesta en escena a la altura del mismo y demostró cómo con tesón y trabajo se pueden sacar adelante buenos proyectos. Más que justificado el “madrugón festivalero” para los que les seguimos hace tiempo y vamos viendo lo positivo de su evolución.

cronica festival en orbita granada 2017

Tras ellos, los murcianos Viva Suecia hicieron lo propio a unas horas aún intempestivas para los que no son auténticos forofos entregados al ambiente festivaleros desde sus primeras horas. Magnífica interpretación de su último trabajo, a pesar de que el sonido a esa hora seguía siendo demasiado alto e inclusión de temas anteriores, tal como esperábamos escuchar en su directo. Mención del grupo a Víctor Cabezuelo, que compartió tema con ellos hace unos días.

cronica festival en orbita granada 2017

A partir de ahí, momento pista de baile con Amatria, animadísimos, con esos temas que nos ponen a dar saltos desde el principio y un buen rollo que hacía olvidar el calor para meterse de lleno en la fiesta y bailar con ellos esos hits como “Chinches” o “El golpe” que, por supuesto, no podían faltar. Para seguir bailando y dándolo todo, nada mejor que escuchar a Varry Brava, siempre espectaculares, un grupo con el que el baile y la fiesta están siempre aseguradas, no sin pasar antes por el escenario Satélite y disfrutar con los granadinos Satélite Virginiaunos ‘chaneros’ que dejaron el listón bien alto con su “Armonía de las esferas”, que sonó allí casi mejor que nunca.

cronica festival en orbita granada 2017

Momentos de gran disfrute, esperadísimos y muy apreciados, con cantantes como Quique González, magníficamente acompañado por Los Detectives, la banda con la que comparte escenarios esta última gira. Lástima que fuese aún media tarde cuando le tocó su turno porque la escenografía callejera que llevaba preparada, a base de farolas y carteles colgantes (curioso cartel el de “Asturiana de minas 1,5 km”), hubiera dado mucho juego en plena noche. Se agradecieron especialmente sus miradas atrás en su ya amplísima discografía y que no faltaran su “Pequeño Rock and roll”, “Salitre”, “Vidas cruzadas” o la más actual “Charo” magníficamente cantada junto a Carolina de Juan (Nina – Morgan) que ha entrado en la banda como anillo al dedo. Concierto intimista, que invitaba a dejarse llevar de guitarras y melodías, como pequeño descanso a la marcha anterior y previa euforia de lo que quedaba por venir.

cronica festival en orbita granada 2017

Mientras tanto, Rey Chico, Harakiri Beach y Koel animaban el otro escenario sin que faltase gente en este “Satélite” en todo el festival.  Se nota que, a pesar de la coincidencia en el tiempo algunos fans están deseando ver a estos grupos en festivales y lo demuestran apoyando esta propuesta a pie de escenario.

cronica festival en orbita granada 2017

Concluida la actuación de Quique González, un viaje hasta ‘Detroit’ con Miss Caffeina nos llevaba nuevamente a cantar y corear voz en grito los temas de este álbum y por supuesto de los anteriores entre los que no faltaron “Hielo T” o “Capitán”, imprescindibles en su repertorio, ni “Gladiador”, “Lobos”, “Oh, sana” y “Mira como vuelo” para poner punto final a su intervención. Mucha interactuación con el público, buena puesta en escena y ese buen rollo que transmiten a sus cada vez más números y entregados fans que, por supuesto, se saben todas las letras. Lástima que se nos hizo corto, no hubieran sobrado un par de temas más pero el tiempo en estos festivales es un artículo de lujo.

cronica festival en orbita granada 2017

De ‘Diez’ la actuación de Niños Mutantes, que presentaban su último trabajo y por supuesto nos volvían a traer sus temas imprescindibles. Niños Mutantes son el grupo que ejercía de nexo de unión entre ambos escenarios, granadinos y consagrados, entre los grandes y junto a los que emergen. Estupendo ver a Alonso (Napoleón Solo) incorporado a esta banda aportando su destreza a la guitarra y unos estupendos coros que dan un toque distinto a la puesta en escena de este último trabajo, del que hay que decir que tiene una magnífica producción, a la altura de los veinte años de experiencia de Niños Mutantes en los escenarios. Será, quizás, el disco que nos ponga sobre lo que va a ser esta etapa actual del grupo. Estupenda actuación también de Apartamentos Acapulco en el otro escenario, antes de que Mordisco pusieran el fin de fiesta en esa zona del recinto para hacer bailar un rato a los que se decantaron por esa opción.

cronica festival en orbita granada 2017

Mientras tanto, Love of Lesbian se adueñaban del escenario “Planetario Vipsual” con una puesta en escena redonda, llena de temazos, hits, cometas que sobrevolaban la Órbita en la que estábamos girando desde el comienzo. Quizás uno de los mejores show que he visto de la banda, interactuando en todo momento, invitando al público a hacer coros, a disfrutar, a besarse, a sentir cada canción dentro del cuerpo. Mágicos, como sólo ellos saben hacer cuando llenan la música de poesía, ver a Santi Balmes y el resto de la banda en acción es imprescindible para entender todo lo que puede dar de sí su música.Entre sus temas no faltaron, por supuesto, “Allí donde solíamos gritar”, “Bajo el volcán”, “Cuando no me ves”, “Club de fans de John Boy”, “Psiconautas” o “El yin y el yen”, teniendo en cuenta que algunos se echaron de menos en su última visita a Granada se agradeció doblemente escucharlos en esta ocasión.

cronica festival en orbita granada 2017

Cierre de noche, con bastante retraso acumulado ya, de manos de Fangoria y ahí, como el misterio de la santísima trinidad, te lo crees o no te lo crees. Vamos, cuestión de fe. Icónica y magnífica interpretándose a sí misma, Alaska ofreció un show (y ahí podría terminar la frase) porque cuando vas a ver a Fangoria sabes lo que hay, luces, cámara, acción… puesta en escena, cuerpo (cuerpazos más bien) de baile, glamour, purpurina y ambiente discotequero. Y es que Alaska hizo lo que mejor sabe hacer, dar espectáculo y contentar a las generaciones ochenteras que se deshacían coreando sus canciones. Más, no se  puede pedir.

Crónica: María Villa
Fotos: FOL Contreras

Más fotos en FOL CONTRERAS 

[crónica] Havalina muerde fuerte en BoogaClub (05/05/2017)

Si a veces echamos en falta conciertos en los que algo se remueva por dentro, sin dudas, uno de Havalina produce ese efecto en el público.

Presentando su último trabajo, “Muerdesombra” es un mordisco real, en plena yugular, desangrado inmediato. El lugar, un BoogaClub que exhibió todas sus posibilidades de sonido (lástima que no las de luces, por poner un pero –muy granaíno esto último- al concierto).

Sin sorpresas, porque la calidad indiscutible de los discos y la producción e este grupo, liderado por un Manuel Cabezalí que parece haberse fundido con su instrumento hasta el punto de ser una especie de centauro mitad hombre, mitad guitarra.

[crónica] Havalina muerde fuerte en BoogaClub (05/05/2017)

Pocas veces se disfrutan puestas en escena de una calidad tan alta en la que poder disfrutar de la escucha equilibrada y placentera de un tipo de música que, a veces, llevada al directo, se encuentra con las dificultades propias del formato y resulta estridente.

No fue este el caso, sino todo lo contrario, una exhibición de poderío musical que fue desde las atmósferas más progresivas de “Abismoide” a los tormentosos y riff de “Alta tormenta I” y “Alta tormenta II”.

Se notó, y así lo expresó Cabezalí, que la última vez que pasaron por Granada se quedaron con ganas de más, en formato festival, y sin tiempo para completar el setlist que ellos hubieran deseado, Havalina pudo resarcirse de esa ‘espinita’ con dos horas de interpretación intensa y bien desarrollada para ir en un ‘crescendo’ que para ellos es el estado natural de su música.

[crónica] Havalina muerde fuerte en BoogaClub (05/05/2017)

Un paseo por sus “Islas de cemento” un disco que ya dejó el listón muy alto y visita también a su “Imperfección” del que no faltó el tema homónimo ni tampoco “Incursiones”, para ir tocando un poco de aquí y otro de allá, un total de veinte temazos, bises incluidos, en los que escuchamos “Norte”, “Sueños de esquimal” y finalmente, “El estruendo”, con el que terminaron un concierto que no tuvo momentos de bajada y se mantuvo todo el tiempo en todo lo alto.

Impecable y precisa línea de bajo que, con su presencia permanente a la vez que sutil iba remarcando unas percusiones que redondean los temas. Ambos, ponen el énfasis imprescindible para poder permitirse que ser un ‘power trío’ que suena como si hubiese más músicos sobre el escenario, permitiendo a sus fans, no masivos pero sí cada vez más numerosos, disfrutar del espectáculo que uno quiere ver cuándo va a escuchar a Havalina.

[crónica] Havalina muerde fuerte en BoogaClub (05/05/2017)

Antes que ellos, Lázaro, teloneros vinculados con fuertes lazos a Havalina, abrieron una noche en la que fueron una agradable sorpresa para quienes no les habíamos escuchado aún.

La banda, producida por Cabezalí (que interpretó con ellos uno de los temas), presentaba “Soles y pingüinos” (2016 -La Cúpula Music), un trabajo con el que demostraron que una buena estructura musical y una instrumentación variada funcionan de lujo cuando los temas se han trabajado a conciencia y se llevan a escena con seguridad y un material a la altura.

La banda, formada por Juan Manuel Padilla, Rafael Revelles, Iris Banegas y Nieves Lázaro se perfila como una de las bandas con proyección que no debemos perder de vista, sobre todo sabiendo quién está tras la producción y los estándares de calidad que imprime Cabezalí a sus producciones.

Crónica y fotos: María Villa