Archivos para febrero, 2017

Luar na Lubre traen una lluvia de música desde Santiago a Atarfe

Hace treinta años, la formación galego/celta encabezada por Beito Romero empezaba a dejar su impronta dentro y fuera de Galicia. El grupo, que se formó en 1986 ha grabado desde entonces nada menos que doce álbumes y un recopilatorio, que presentan en estos momentos, con lo más representativo de su longeva carrera.

En aquel entonces, fue Ana Espinosa quien puso la voz a los temas no instrumentales y la formación, que ha tenido bastantes cambios en estos años, comenzó su andadura con gran éxito desde sus comienzos. Posteriormente, fue la carismática Rosa Cedrón la que se hizo cargo de poner voces a las canciones de Luar na Lubre.

Tras esa fructífera y exitosa etapa, las voces corrieron a cargo de la lisboeta Sara Vidal, otra de las grandes cantantes que han dado personalidad a la banda. Sin embargo, han sido precisamente las voces, las que menos continuidad han tenido dentro de la formación y tras Sara vino la etapa de Paula Rey, otra mujer de gran personalidad artística que también aportó su granito de arena al sonido de Luar na Lubre.

Ayer, en el Centro Cultural Medina Elvira, que vuelve a apostar con fuerza por los conciertos y la vida cultural, donde el teatro siempre tiene un importante papel a la par que el de la música, Luar na Lubre presentaban a la jovencísima Belem Tajes que, en esta ocasión, no procede de tierras nacionales, sino de Buenos Aires, aunque criada en Galicia, lo cual no es problema para interpretar estupendamente los complejos temas del repertorio galego.

Repertorio que habla de la “ardora” que se ilumina en las rías en noches de luna, que nos deleita con la fina lluvia de “Xove en Santiago” (del poema de Federico García Lorca), vuelve a ese “O son do ar” que hizo saltar a la fama internacional a la banda (tras la versión que hizo del tema Mike Oldfield), pasea por canciones que recorren el “Camiño do norte” con la ayuda de las voces del público, o llenan de alegría el recinto con “A salla da Carolina” que recoge la melodía de la Schiazula Marazula (o Schiarazula Marazula) del compositor renacentista Giorgio Mainerio.

 

No faltó tampoco su visita a la “Fonte do Araño”, enlazada con unas paracorredoiras que hicieron mover manos y pies a un recinto que estuvo a punto de colgar el cartel del completo. Un repertorio que discurre entre fragas y mariñeiros, como no podía ser de otra forma y que encuentra, en la forma de mantener los finales de Belem Tajes, una nueva cadencia musical dentro de lo clásico de los temas de Luar na Lubre.

Y, llegado el momento del final, los bises no podían faltar para despedirse del público tras “cinco horas de concierto” (guiño, guiño), aderezados por las interesantes explicaciones y el humor gallego de Beito Romero y ese momento, que ninguno queríamos que llegase, se hizo menos triste escuchando dos de los temas más emblemáticos de los gallegos, la alegría de “Camariñas” y el mensaje, más necesario ahora que nunca, del poema de Víctor Jara y la hermosa canción que nos recuerda “El derecho de vivir en PAZ”.

Un magnífico concierto, como siempre, como estamos acostumbrados los que les hemos visto casi desde sus comienzos y sabemos que cada vez que vuelvan será algo especial, como lo fue ayer, como lo será siempre, ojalá que durante otros treinta años en los escenarios disfrutando del buen hacer de Bieito Romero (Gaita, zanfona y acordeón diatónico), Antía Ameixeiras (Violin), Patxi Bermudez (Bodhran, tambor galego y djimbek), Belem Tajes (Voz), Pedro Valero (Guitarra acústica, bouzouki y baixo pedal), Xan Cerqueiro (Flauta travesera, whistles y teclado) y Xavier Ferreiro (percusiones y efectos).

Crónica y fotos: María Villa

Octava Avenida + Radio Focaccia + Fancy Vodka en La Sala

Las nuevas generaciones musicales vienen empujando fuerte. Tanto como para justificar casi un “mini festival” que es lo que pudimos disfrutar el pasado viernes en La Sala con la actuación de los jienenses Octava Avenida y Radio Focaccia y los granadinos Fancy Vodka, todos ellos grupos formados por músicos jovencísimos que ya tienen claro qué tipo de música quieren hacer.

Abriendo la noche Octava Avenida fue una sorpresa para nosotros ya que no habíamos escuchado hablar de estos jienenses y al entrar nos encontramos con unos temas frescos y dinámicos muy bien interpretados con sonidos que nos remiten a un rock de los noventa, con los que nos hicieron disfrutar un buen rato. Desgranaron su primer trabajo discográfico “Paradigmas” (Púa Music – 2016) recientemente presentado. Un álbum producido por Javi Valverde (Estudios La Viña –Supersubmarina, Lücky Dükes, Caballito de Mar Man).

En el grupo escuchamos a Fran Delgado (Guitarra y Voz), Javier Vidal (Batería), Carlos Mariscal (Guitarra), Miguel Collado (teclados, coros) y David Cárdenas (Bajo) y recomendamos no perder de vista a esta formación procedente de Jaén, tienen mucho que decir.

Tras ellos, los también jienenses Radio Focaccia, que comparte algunos miembros con la anterior, de hecho ellos son Mery Espinosa (voz), Nicko bustamante (bajo), Estéfano Serrano (guitarra), Fran Delgado (batería) y Miguel Collado (teclados, coros) y, a pesar de ellos suenan completamente diferentes.

La banda, que está promocionando ahora el crowdfunding con el que quieren financiar la grabación de su próximo trabajo (podéis verlo en http://www.lanzanos.com/proyectos/proximo-trabajo-radio-focaccia/) tiene listos para grabar en Estudio Uno – Madrid (Miss Caffeina, Dinero, Fito y Fitipaldis), con la ayuda de Luis Criado y Pablo Pulido. Los temas, que sonaron el viernes en directo, suponen una nueva etapa de madurez en una banda muy joven pero con las ideas muy claras y que demostraron, en directo, que se puede hacer indie de otra manera y para ello, la voz y la frescura de Mery tienen un papel muy importante.

Para cerrar, los granadinos Fancy Vodka subieron al escenario en formato trío con el indiscutible protagonismo del piano y la voz de Manuel Nazario Guerrero y la batería de Álvaro Gutiérrez. Con un cambio de registro con respecto a los grupos anteriores, si bien dentro de la tónica general de ‘jóvenes aunque sobradamente preparados’ que caracterizó la noche, un tono mucho más melódico y suave fue el cierre perfecto para la jornada.

Fancy Vodka hacen música salida del corazón, nutrida de experiencias personales y compartidas, letras llenas de preocupaciones juveniles y vivencias cargadas de intensidad y todo ello con las complejas y bien interpretadas melodías de un piano que lleva toda la carga de las composiciones pero que convive estupendamente con la suave base rítmica y una línea de bajo que marca y subraya buscando resaltar los diversos movimientos por los que pasan las canciones.

Gusta ver que la joven cantera sigue nutriéndose de grupos de calidad y gusta, sobre todo, ver que demuestran además la capacidad de auto gestionar sus eventos por sí mismo y que salgan tan bien como el del viernes. Así da gusto. Esperemos volver a disfrutar de estos grupos próximamente, el listón lo dejaron alto.

Crónica y fotos: María Villa