Archivos para mayo, 2016

9788408138341

TÍTULO: Hotel Mediterráneo

AUTOR: Alejandro Pedregosa

EDITORIAL: Planeta (2015) 184 pag.

Hotel Mediterráneo no es la historia de un hotel, es la historia de las historias de las personas que habitan ese hotel. Es la historia del pasado que arrastran y la convivencia de los que “ya han elegido”.

Alejandro Pedregosa se sumerge de lleno en las cálidas aguas de la novela con tintes psicológicos y nos hace ver, en primera persona, desde el inocente punto de vista de Francesc, un pianista que ameniza las noches con canciones de Serrat, que la vida da muchas vueltas, que cada uno tiene sus miedos y sus anhelos y que todo ello tiene cabida en el corazón de las personas que han elegido ayudar, incondicionalmente, a los demás. Una novela que os trasladará a un bosque donde todo es posible y la vida, sin dudas, merece siempre una segunda oportunidad.

MUY RECOMENDABLE

 

 

A estas alturas ya no sorprende, aunque sí ilusiona, ver que los músicos que suelen acompañar a Lapido sigan una productiva carrera musical paralela. En muchos casos incluso anterior a su etapa con el poeta eléctrico. Ahora es el turno de S.U.E., la banda de Paco Solana, que llegó a Sala Princepresentando “Actores de reparto”.

El fútbol, como suele ocurrir, hizo mella en la asistencia de público. Bueno, el fútbol y la feria, que además, en Granada, era sábado de feria. A pesar de ello, si más de un centenar de “fieles” acompañaron a S.U.E. en la presentación de su último trabajo, algo tendrá el agua cuando la bendicen.

Antes que ellos, nos dejábamos sorprender, en una sala prácticamente vacía (en plena emoción de la final futbolística) por unos L84 venidos desde Motril con una buena tanda de buen surf rock para empezar la noche dándole movimiento al cuerpo. Encantados por lo que pudimos escuchar nos apuntamos a seguir a esta banda de la costa granadina.

LEER MÁS

_DSC0271

Claire tiene los ojos claros y luminosos del mediterráneo y la voz, profunda, llena de estrías y cicatrices. Llegó a Granada, desde Malta, hace siete meses. Tiempo suficiente para una cura espiritual, la que la artista nos cuenta que necesitaba en un momento en el que su mediterráneo se había vuelto oscuro.

Desde el escenario de La Tertulia nos cuenta que esa noche está cerrando un círculo. Se va de Granada, cree que volverá, pero no sabe cuándo, pero nos relata, emocionada, que llegó aquí en un momento en el que todo había dejado de tener sentido y se va plena, de experiencias, de nuevas canciones, de luz, de nieve, de amigos.

Aquí, en La Tertulia, dio su primer concierto tras llegar a la ciudad y aquí, rodeada otra vez de viejos y nuevos amigos, quiere despedirse. Y lo hace con esa profundidad melancólica, ese sentimiento a flor de piel. Una piel que se ha ido dejando en el camino quizás, porque lo que de verdad necesitaba era una piel nueva.

LEER MÁS

 

_DSC0002

Son jóvenes, llegan con ganas e ilusión al mundo de la música y lo hacen, también, desde la mirada casi “naif” que pueden proyectar en sus canciones un grupo de chavales, entre         16 y 17 años Se han propuesto poner una voz propia, cantada, a las preocupaciones e ideas que rondan en la cabeza de unos chavales de su edad y se declaran insomnes de por vida, quizás para que la falta de sueño les dé la clave de unas letras sencillas y pegadizas llenas de vivencias de juventud.

Para hacerlo adoptan una estética y un tono general de corte indie pero no renuncian a unos solos rockeros que son el contrapunto perfecto al sonido del ukelele. Pero sobre todo, un puñado de letras frescas y llenas de su corta experiencia. Mérito tiene, sin dudas, empezar en esto de la música haciéndolo con letras propias. Ellos son Fernando Cuesta (voz, acústica y ukeleke), Victor Alonso (guitarra eléctrica), Darío R. Muñoz (batería) y Alberto Vega (bajo).

_DSC0028

El viernes, a pesar de ser corpus e intuirse que la gente andaría de fiesta en Granada, Vita Insomne llegaron a Discos Bora Bora para sorprendernos con la gran afluencia de público, muy joven y con muchas ganas de música, que llegó hasta la popular tienda de discos para escuchar las canciones sobre las que están trabajando y asistir al estreno, en directo, del último tema que aún no habían tocado en público.

_DSC0065Un público que se sabía una buena parte de las letras, o al menos de los estribillos y que recibió con muchas ganas la única versión que la banda mete aún entre su setlist, un “Qué electricidad” de Carlos Sadness que nos trasladaba al calor pasado hace unos días frente al artista en el último festival que tuvimos en Granada y que contó con su asistencia.

Tras ella un “Quizás” que precedió a “Desamor” que, como bien dice su letra “Esta no es… /la típica canción de desamor”. Porque realmente, típicas no son sus letras a pesar de beber de situaciones comunes entre los chavales de su edad. En eso, el toque de originalidad no les falta. Venía después “Despedida”, metida en el principio del repertorio precisamente para que a los asistentes no les suene el tema a despedida porque después quedaba otro puñado de temas por tocar.

Entre tanto, Elena Ti, una dibujante que se ha dado a conocer en el ambiente musical por su pasión por ilustrar y plasmar conciertos dibujados en directo mientras escucha a los grupos, dejaba constancia del evento a todo color, con esa soltura que la caracteriza y la ilusión por aportar algo nuevo al panorama musical desde el sitio donde ella sabe hacerlo, desde un cuaderno de dibujo que, hoy por hoy, guarda verdaderos tesoros.

_DSC0063

Llegaba el turno de “Insomne” y tras éste “La canción más moñas jamás escrita en la historia del universo”, tema que el grupo colgó el youtube sin pretensión alguna y que ha dado lugar a que los asistentes la canten con el grupo cuando están sobre el escenario.

_DSC0186

Otra que ya han tocado varias veces en directo y que tiene muy buena acogida, “Tirafichas” empezaba a poner el punto final a su concierto en formato showcase para terminar con un tema tan nuevo que aún no tiene título y que quiso ser, de alguna manera, la forma de agradecer a la gente que fuese hasta Bora Bora a pesar del calor de la tarde y de ser día de feria.

Parecía imposible unos días antes, pero el sábado, el En Órbita en su primera edición, el festival que esperábamos como agua de mayo para comenzar la temporada festivalera con la entrada del buen tiempo, colgaba el “sold out”. En el día más caluroso de lo que llevamos de año, con un sol de justicia que no pudo con las ganas de fiesta de los granadinos, el coso granadino se llenaba de color y calor para darnos diez horas de música, con momentos de alta intensidad a cargo de los nueve grupos que llenaban un cartel de calidad indiscutible.

Entrabamos al recinto pasadas las dos del la tarde, algo más tarde de lo previsto, por motivos ajenos a la organización, como supimos después, cuando los granadinos Éter ya habían ocupado su lugar en el escenario y recibían, ya en plena actuación, a los primeros asistentes que ocupaban las filas delanteras con verdadera ansiedad festivalera. Se nota que en Granada una iniciativa de este tipo es de necesidad y que, en vista del resultado, también la ciudad sabe responder como debe a una convocatoria como esta.

Éter actuaron con algunos cambios en su formación, como la presencia de Alberto Valero a la batería y Carlos Marqués al bajo, a quienes, personalmente, no había tenido oportunidad de ver aún con la banda. Con un recién sacado al mercado “Ondas de calor”, el grupo debió encontrarse en su salsa bajo las mencionadas ondas y así lo hicieron notar al público en los cuarenta minutos que dedicaron a presentar ese trabajo en el festival.

LEER MÁS 

Creo que la primera frase que dije cuando Pájaro empezó a tocar el viernes noche en Granada fue “a mí es que esto me emociona”. Sonaba en ese momento “Apocalipsis” la intro que abre también el último trabajo del de Parque Alcosa “He matado al ángel”, con el sonido de la trompeta marcando, acentuando, haciéndose con el espacio que dejaban las guitarras en el aire. Y de pronto esa sensación de que algo te sobrecoge, te produce una emoción difícil de explicar y que ya, desde ese momento se adueña del ánimo colectivo.

Así son los comienzos en un concierto de Pájaro, apoteósicos. Los comienzos, los finales y todo lo que sucede entre medias. Venía presentando este esperadísimo trabajo, cuatro años desde que publicase “Santa Leone” son muchos años para los muchos incondicionales que se han ido adhiriendo a su causa. La de los rockeros de verdad. Junto a él, una escudería de lujo, Raúl Fernández (guitarra), Paco Lamato (guitarra), Pepe Frías (bajo), Roque Torralva (batería) y el mencionado Ángel Sánchez (trompeta) con la que comparte protagonismo y lo cede generosamente en los muchos momentos en los que la banda acapara la atención del público.

LEER MÁS

ANIVROCKON05

Viernes trece, oscuro y pesado como el doom metal a la par que con una gran capacidad de recuperación frente a lo adverso, lo difícil, a base de recursos latentes, porque así es “Resilience” el último trabajo de Santa Marta Golden y el que justifica, en gran parte, la celebración de este festival donde se dieron cita cuatro bandas que son, o apuntan maneras para ser, pesos pesados de la escena más alternativa. Si a ello le unimos que Rock On soplaba velas (tres para ser más exactos) la noche prometía, y por supuesto cumplía, ser de celebración permanente.

ANIVROCKON01

Con bastante puntualidad, Ceacucescu abrieron una noche que arrancó con fuerza a pesar de ser el debut de la banda o quizás gracias a ello porque si bien el sonido está por encima del de una banda novata, el hecho es que era la primera vez que esta formación se subía a un escenario.

Para saber de ellos hemos tenido que remitirnos a su propia descripción, donde nos dicen que “procede de los residuos de Pedrito non grato, banda underground de la inexistente escena rockero periférica granadina. Se mueven entre el lirismo de Mogwai y el guitarreo siderúrgico”. Poco que añadir a esto cuando un grupo te sorprende, gratamente, desde los primeros e intensos guitarreos, ácidos, afilados, contundentes. Prometemos seguir a esta banda de la que estamos seguros se escuchará bastante en breve.

ANIVROCKON02

Tras ellos, con la firme intención de dejarnos con la boca abierta durante un buen rato, Mutant Sperm Quartet tomaban, prácticamente al asalto, el escenario. Ahí es donde una suerte de Freddie Mercury metalero, excéntrico, poseído, descontrolado que, sin embargo, consigue enganchar al público a base de buena música, contundente y de guitarras pesadas, duras, intensas. Un espectáculo que podríamos denominar como esperpéntico de no ser porque vemos claramente que el grupo lleva su norte, que no hay azar en el ir y venir, dar vueltas, revolcarse y convulsionar o provocar de su cantante, sino que todo obedece a una especie de conspiración paranoica para que salgas de allí diciendo “joder! esto mola!”

ANIVROCKON03

Tras ellos, momento de apertura solemne, trágica e intensa de Santa Marta Golden. Nos presentaban, como un regalo que esperábamos con verdadera impaciencia, ese “Resilience” al que incluso asistimos en su gestación y cuyo parto compartimos con el grupo a través de nuestra página con la emoción que eso supone para quienes pensamos que la escena emergente es la que le da un gran valor a la escena general de una ciudad.

Santa Marta Golden no resucitaban, han estado muy vivos últimamente y volvían de una etapa de introversión que ha dado lugar a este nuevo trabajo, que no es más que un adelanto de todo lo que aún va a darnos este grupo. Ante una serie de proyecciones que daba un aire místico y una Mel que volvía a demostrar que su capacidad vocal y su fuerza interpretativa son el armamento pesado que sustenta un sonido contundente, experimental, claro exponente de un avant garde tan radical y vanguardista como lo son los temas incluidos en este EP.

Impresionante puesta en escena para acompañar esta presentación, revestida de la intensidad necesaria para transmitir todo ese torrente de sentimientos encontrados que encontramos entre los temas. Dejando, nuevamente, muy alto el listón de la innovación y la solvencia de un grupo que está llamado a ocupar un lugar privilegiado en el panorama musical y que, sin dudas, no han hecho más que empezar a producir lo que se intuye, un largo y productivo trabajo en una carrera de fondo, la de un grupo que no se mueve por las modas ni el mercado de consumo rápido que desecha con la misma rapidez lo consumido, sino por una trayectoria meditada, que produce a medida de la propia banda, casi con cuentagotas, sabiéndose hacer esperar entre un trabajo y el siguiente y sacándole el máximo partido a lo que ya han afianzado. No en vano su actuación fue el momento de mayor ocupación de la SalaTren, acompañando a una banda que en su trayectoria ha ido añadiendo fieles (más que fans) a cada una de sus actuaciones.

rockonaniversario

Foto:Paskone

Llegaba, tras ellos, el momento sorpresa de soplar esas velas, tercer aniversario de un proyecto, el de esta página, Rock On, que nació para apoyar, en la medida de sus posibilidades, a los grupos que empiezan a moverse en el difícil mundo de la música. Apenas unos minutos de “protagonismo” más que suficientes para resumir la ilusión y las ganas con las que se ha trabajado y se sigue trabajando para salir adelante con este proyecto que esperamos siga acompañando a las bandas y los eventos que se producen en la provincia y otras ciudades hasta donde hemos ido llevando nuestro pequeño granito de arena en pro de la buena música.

ANIVROCKON04

Momento de cierre con Orthodox, un grupo que llegaba desde Sevilla, con una propuesta contundente y desafiante a base de bajo y batería. Un doom metal de armonía oscura, distorsiones llenas de angustia, ritmos pesados y lentos que, acompañados de la escasa luz que les ilumina durante su actuación, dan lugar a un ambiente lúgubre, oscuro pero a la vez con capacidad de sumergirte y engancharte en esa atmósfera opresiva que crean para sacar toda esa explosión de graves que distorsionan y crean interés a partes iguales. Se les notan las tablas, la seguridad y la experiencia a la hora de defender esta opresiva y oscura faceta con la que se mueven en el mundo del metal más alternativo.

Nos quedábamos así, con la sensación de haber celebrado por todo lo alto, gracias a la enorme labor y la generosidad de Santa Marta Golden, un aniversario que amenazaba con pasar completamente desapercibido y que tuvo, en esta ocasión, el honor de unir su nombre y el de Rock On en un cartel que para nosotros ha sido memorable.

Fotos: FOL Contreras

VER MÁS FOTOS