Machine Head en Industrial Copera 10/02/2016

Publicado: febrero 11, 2016 en Uncategorized

12743491_10153506409768823_4576858197829673393_n

Con un lleno impresionante, hasta el punto de que alguna gente se agolpaba en la propia entrada de la sala sin conseguir adentrarse más en ella. En una sala de lo más adecuada para acoger este tipo de conciertos multitudinarios, como es Industrial Copera, anoche no asistíamos a un concierto de metal cualquiera, sino al de uno de los estandartes del metal pesado -thrash, groove y progressive- en la actualidad, Machine Head, máximos exponentes del New Wave of American Heavy Metal.

Se notaba que esta es la única fecha del grupo en Andalucía. Lástima que no se pudieran tomar fotos en la sala porque en cuanto entrabas en ella lo primero que captabas era una escenografía propia y significativa de la banda, llena de toda esa simbología propia que identifica a los californianos liderados por Robb Flynn, único miembro en activo de la banda original, formada en 1991.

Con una extensísima discografía y un último trabajo, “Bloodstone & Diamonds” (Nuclear Blast, 2014), que aún está dando fuertes coletazos, se hacía necesaria una gira donde el grupo dedicara más de dos horas a demostrar por qué son una de las bandas más potentes de la escena metal, temas desde luego no les faltan.

Quedó claro también que tras la grabación de este álbum y la incorporación en el bajo de Jared MacEachern, tras el abandono de Adam Duce en 2013, la banda ha ganado una contundencia que le viene como anillo al dedo para sacar lo mejor de sus composiciones, no sólo por lo que a la línea de bajo se refiere, sino porque Jared aporta a la banda algo de lo que carecían anteriormente, unos coros y segundas voces que le dan profundidad y sonoridad a los temas y todo eso, mientras mueve la melena frenéticamente, sin despeinarse.

Muy acertado el comienzo de su actuación con la grandilocuente intro de “Diary of a Madman” de Ozzy Osbourne mientras la bajada de luces simultánea conseguía meter al público en situación antes de empezar a soltar toda la tralla a golpe de contundentes guitarras y una potente batería que marca cada momento del show imprimiéndole una fuerza que el público sabe agradecer con el puño en alto, tanto como el pedazo de solo que se marcó Dave McClain a mitad de la actuación entre luces que resaltaban cada golpe de baqueta.

Apoteósico momento el de su apertura con un clásico “Imperium”, que da lugar a Phil Demmel a empezar a acariciar el mástil y buscar la complicidad de unos fans que no se hacen de rogar, a pesar de que anoche se le veía un poco retraído, serio y poco comunicativo con el público. Sí tuvo, sin embargo, su momento estelar en un solo hiper distorsionado con el que sacó sonidos casi imposibles a su guitarra.

La banda, sabe sacar partido a la capacidad de Robb Flynn para ganarse el favor del público desde el comienzo de la actuación y poner la sala boca abajo al grito de “fuck you all” en una maniobra sin retroceso ni marcha atrás, a partir de ahí, todo locura colectiva. El cantante, en algunos momentos, a falta de guitarra de doble mástil se adentró en el escenario con dos guitarras superpuestas (una de ellas electro acústica) alternándolas en los temas y poniendo al público a entonar colectivamente un estribillo mientras hacían palmas o animándoles a dividirse y hacer pogos salvajemente.

Sonido decente para la entidad de la banda, aunque personalmente creo que se les podía haber sacado mucho más partido, y conexión permanente con el público durante toda la noche en la que pudimos disfrutar los distintos momentos por los que ha pasado Machine Head, desde su debut con “Burn My Eyes” (Roadrunner Records, 1994), con clásicos como “Ten Ton Hammer” o de uno de los discos más significativos en la historia de la banda, “The Blackening” del que tocaron temas como “Beautiful Mourning”, “Now I Lay Thee Down” o “Aesthethics of Hate”, que obviamente no podían faltar en un setlist tan completo.

No faltaron tampoco temas como “Davidian”. Muy bien elegido el tema que ponía punto final a la noche “Halo”, en el que nos dejamos el cuello mientras disfrutamos del esperado duelo de guitarras entre Robb Flynn y Phil Demmel. Cerraban así un espectacular concierto que bajo el lema de “An evening whith Machine Head” nos dejaba una noche de lo más cañero que se ha vivido por aquí últimamente.

Crónica: María Villa
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s