Archivos para enero, 2016

TACHENKO

Efectivamente, la melodía perfecta no existe. O sí pero la búsqueda permanente de una que pueda llevarse ese galardón mantiene en plena forma a grupos de todos los estilos, entre ellos, a los zaragozanos Tachenko, un grupo zaragozano que no carece precisamente de tablas y que tiene entre sus filas algunos de los mejores músicos nacionales.

Venían presentando “El comportamiento privado” (Limbo Starr 2015), su último trabajo y también el más maduro de los ocho grabados hasta ahora. Con letras “más allá de lo cotidiano” y un pop casi canónico cargado de melodías pegadizas y letras que invitan a cantar con el grupo, Sebas Puente, Sergio Vinadé, Alfonso Luna, David García y Rafael Domínguez vuelven a la carga con las cosas muy claras.

Algo más de media sala arropando a los grupos y las primeras filas copadas por los asiduos a los conciertos granadinos, un sonido que no terminó de cuajar ni con los maños ni con sus predecesoras en el escenario y una iluminación que dificultaba mucho plasmar en fotografías lo que estaba sucediendo y aún así, la sensación de que el grupo estaba dando mucho de sí y el espectáculo estaba mereciendo la pena.

LEER MÁS 

_DSC0333

Dicen de Jacco Gardner que es un artesano, un orfebre del dream pop y la psicodelia. Realmente es un músico dotadísimo que rebusca en sonidos ya experimentados pero tiene el buen gusto de imprimirles un sello personal que viene a refrescar una industria saturada de fórmulas repetidas hasta la saciedad. Con esos antecedentes, no es difícil entender que al Teatro CajaGranada llegasen ayer más asistentes de los que se están viendo últimamente en sus conciertos y que entre ellos se encontrase, además, la flor y nada de los grupos emergentes y emergidos granadinos.
Llegaba con banda, a pesar de haber demostrados que la filosofía DIY le viene como anillo al dedo a un compositor y productor con capacidad para montarse un disco de la nada, y luego inventarse una puesta en escena creíble, con tintes oníricos y la misma psicodelia que forma parte de su música, trasladada al plano visual. Una banda donde escuchamos a Ben Rider (guitarra), Frank Maston (teclados), Jasper Verhulst (bajo), Nic Niggebrugge (batería) y él mismo (guitarra, sampler y voces), todos ellos tan  virtuosos como el holandés.
Si llamó poderosamente la atención con su primer trabajo, plagado de pop vintage “Cabinets Of Curiosities” (2013) con doce temas grabados en su estudio casero tocando él mismo todos los instrumentos excepto la batería y produciendo el trabajo de forma artesanal, con su último LP“Hypnophobia” (2015) se ha consolidado como uno de los artistas actuales a tener más en cuenta en ambientes donde el “pop barroco” tienen sus adeptos.

27012016-IMG_8887

Hay noches en esta ciudad en las que aún se puede recuperar la fe en la respuesta de un público siempre perezoso a la hora de asomarse por las salas en mitad de la semana. Sabemos que al día siguiente hay que madrugar pero, en Granada, cada vez más conciertos antes del fin de semana dan fe de que cuando la oferta es sugerente la respuesta es positiva.

Así ocurría anoche en La Sala, uno de los locales recientemente incorporados al circuito de las noches granadinas que está teniendo muy buena acogida gracias a los buenos resultados que está dando en sus conciertos, buen sonido y buen ambiente, que es lo que al final buscamos todos a la hora de escuchar música en directo.

El cartel, variado, nos traía a los suecos The Baboom Show y a los locales Yetiblack para abrir la noche. Yetiblack se encargaban de calentar un poco el ambiente y como aún siguen calientes de la pequeña gira que les llevó a finales del pasado año por gran parte de Andalucía y otras comunidades lo tuvieron fácil y se les vio cómodos en el escenario.

27012016-IMG_887627012016-IMG_8872

Con una puesta en escena cada vez más elaborada y el rodaje que llevan con “Lifeboats” (2015), su segundo EP, tras haber debutado en la escena con “Agency” (2014) a estos chicos se les nota que trabajan duro no sólo a nivel de sonido, sino en la totalidad de un espectáculo que tuvo una línea argumental de principio a fin y que les permitió desarrollar su setlist con seguridad y el buen hacer de unos músicos a los que estamos viendo crecer con mucha fuerza tras la salida de su último trabajo.

Yetiblack son Israel V. Mora (guitarra y coros), Cristóbal Montalbán (bajo), Ale Manca (batería), Shawn Prest (voz, guitarra, teclado) y podemos decir que, con el bolo de ayer en La Sala, el grupo demuestra que está más que preparado para dar un salto adelante, buenas letras (en un perfectísimo inglés), melodías armoniosas, guitarras con capacidad para crear atmósferas casi oníricas en algunos momentos, una línea de bajo con muchos matices y una batería contundente que da mucho juego son las bazas con las que cuenta el grupo para seguir elaborando buenos temas.

Tras ellos, con una sala donde, como hemos comentado, acudió bastante público a pesar de ser miércoles, The Baboom Show hacían una entrada triunfal literalmente recién aterrizados en nuestro país. En escena desde hace ya doce años, aunque es en estos diez últimos donde su carrera musical toma forma definitiva y despega, los suecos están considerados como uno de los grupos con mejor directo en su país y aquí no nos dejaron desmentirlo tras ver a una Cecilia Boström (voz) desatarse desde el primer tema, sin calentamiento y poner al público a saltar con un punk rock potente y con la fuerza de un grupo con muchas tablas encima.

Cecilia Boström (voz), Frida Ståhl (bajo), Håkan Sörle (guitarra) y Niclas Svensson (batería) vienen presentando su último trabajo “Havana Sessions” (su sexto álbum), grabado en Cuba, que contiene también algunos temas de sus dos primeros álbumes. Lo hicieron con mucha actitud, en sueco brindan diciendo skål (skol) pero “dar caña” debe sonar igual en todos los idiomas, porque estos chicos llegaron repartiendo tralla a diestro y siniestro, dieron espectáculo y se mezclaron con un público que llegó con muchas ganas de saltar y hacerse polvo pegados al escenario.

28012016-IMG_8985 28012016-IMG_8995

Noches así le hacen falta a Granada para mantenernos en forma permanentemente, con programaciones que den espacio a todas las inquietudes y gustos musicales y grupos de dentro y de fuera conviviendo en espacios donde prime la calidad del espectáculo sobre todo los demás. Así sí, Granada.

Crónica: María Villa
Fotos: PerseFone

Ver más fotos

Bryan-Adams-Madrid-Bilbao-Barcelona_TINIMA20151028_0214_5

Tiene la serena elegancia de quien ha sabido cumplir bien los años y se encuentra, además, en un momento envidiable de su carrera. Un momento de madurez física e intelectual que le ha llevado a grabar el que es su treceavo álbum “Get Up” (Universal, 2015), la excusa perfecta para comenzar una gira con el mismo nombre y hacerlo precisamente en Granada.

El canadiense Bryan Adams ha tenido claro que, con este último trabajo, debía hacer levantarse a la gente, con temas bailables y todo el bagaje de tantos años sobre los escenarios, mucha experiencia acumulada y un saber hacer que le sitúan como uno de los mejores músicos actuales.

Un disco producido por el músico inglés Jeff Lynne (Electric Light Orchestra, Traveling Wilburys) que contiene trece temazos de los que se te quedan desde la primera escucha y entre los que calan especialmente el primer single “You Belong to Me”, que además abre el disco y es toda una declaración de intenciones sobre el contenido del mismo.

Bryan Adams, que no se hizo esperar demasiado sobre el escenario (apenas veinte minutos) salía a la pista con una energía y una vitalidad envidiables, demostrando que no sólo no ha perdido ni un ápice de voz, sino que los años le han dado una seguridad y una capacidad que ya quisieran para sí muchos músicos. Tras el escenario, una pantalla alternaba imágenes en directo, que nos dejaban ver sus expresiones a los que no habíamos tenido la oportunidad de ocupar las primeras filas y vídeos que ilustraban los temas, junto a fascinantes juegos de luces que se extendían por el pabellón del Palacio de Deportes-

Interpretados los primeros temas, una presentación que destilaba humildad “Buenas noches, my name is Bryan Adams”, era la primera muestra de los muchos momentos de cercanía al público, con el que mantuvo una comunicación fluida durante todo el concierto, interactuando con los asistentes y haciéndoles partícipes del show en momentos tan significativos como pedirle a una chica que se levantara para bailar ante las cámaras mientras en pantalla se combinaba su imagen con la de otras mujeres bailando en otros conciertos del artista.

LEER MÁS 

 

MODA

Son siete chicos, vienen de Burgos y nunca tienen frío porque da igual en la época del año en que les veas, su sello de identidad son las camisetas blancas de tirantes, un uniforme que les ha otorgado una imagen reconocible vayan donde vayan. Tienen además, una simpatía innata que les hace ganarse al público desde la intro con la que van colocándose sobre el escenario. Ya no les hace falta ni empezar a cantar para tomar conciencia de que a La M.O.D.A. (La Maravillosa Orquesta del Alcohol) la gente les espera y les recibe con emoción y una entrega que les ha puesto en muy poco tiempo a la altura de las grandes bandas.

Desde que sacaron su segundo trabajo “Primavera del invierno” (2015) grabado por Santi García y Kaki Arkarazo en “Gárate Estudios” y mezclado y masterizado por Santi García y Víctor García en “Ultramarinos Costa Brava”, han girado no sólo dentro, sino fuera de nuestras fronteras, volviendo a cosechar un gran éxito de crítica y público, como también ocurrió con su primer trabajo “¿Quién nos va a salvar?” (2013), con el que empezaron a darse a conocer.

LEER MÁS 

Empezamos por el final (cuidado, contiene spoiler). Con el “Marlotina” de Perro y todo el Planta Baja, que estuvo a muy poco de cubrir todo su aforo, dando saltos dentro y fuera del escenario. Porque, si abajo la gente llevaba desatada ya un buen rato, bajo los focos, Perro y amigos también se dejaron llevar por la energía compartida con el público y llevaban un punto más allá la locura musical de la que habían hecho gala en todo el concierto.

Presentaban su nuevo trabajo “Estudias, navajas” (Miel de moscas, 2015) grabado y mezclado con Hans Krüger en Montreal Estudios de Subiza (Navarra), y masterizado por Mario G. Alberni (Kadifornia) pero, como suele pasar en estos casos, el público aún no se sabe todas las letras y no terminaron de soltarse hasta que no comenzaron a sonar los temas de su anterior LP “Tiene bacalao, tiene melodía” (Miel de moscas, 2013) cuando de verdad lo dieron todo con los nietos de la reina de Inglaterra.

Aunque eso sí, entre bacalao y bacalao, unas navajas en las que vuelven las letras sencillas y las melodías directas, tocadas como si lo único que importara fuese pasarlo lo mejor posible, armar una buena en un escenario que tuvo hasta espontáneos desde los primeros temas. Que ruede la cerveza, alegría. Lo de estos murcianos es festivo, es contagiosamente enérgico y si bien no se trata de un grupo convencional al que juzgar por parámetros más o menos definidos, a estos chicos no les podemos quitar el mérito de montarla muy gorda cuando de tocar se trata.

LEER MÁS 

 

IMG_0407

Salimos de la inercia navideña, desperezándonos de estos días de parón musical (al menos en Granada, donde los conciertos fuertes también se toman vacaciones) y entramos de lleno en la inercia que nos espera en los próximos meses, a base de buena música y mucho rock. Lo hacemos con el pesar de las recientes noticias de cierre (provisional) de algunas salas y sitios de música en directo en nuestra ciudad, sabiendo de la injusticia y el daño que producen estos hechos a la dinámica musical granadina. Es el caso de Polaroid Club y Pícaro Jazz, que dejan un profundo hueco que esperamos sea de corta duración.

En Planta Baja, sin embargo, seguimos disfrutando de buena música para animar estos primeros días de año y nos vamos directamente a disfrutar del rock alternativo de Radio Stone, un grupo llegado desde Andújar para presentar “Instinto Animal”, un trabajo que puede situarles bien en la escena gracias, sobre todo, a un vocalista con capacidad para dar un concierto completo sin esfuerzo alguno, buena técnica vocal y mucho acople con el resto del grupo. Sonido Sôber, sí, pero con personalidad propia. Al fin y al cabo los caminos del rock están tan explorados que es difícil crear una propuesta que de alguna manera no nos recuerde a otras que ya ocupan los primeros puestos de la escena nacional.

IMG_0215

Composiciones buenas, dentro de los cánones de este estilo, buena ejecución musical y muchas posibilidades de coger tablas suficientes como para subir su propio listón. Para la noche escogieron un setlist sin altibajos con temas como “Somnolencia”, “Tarantula”, “Sin control”, “64” o “La búsqueda”, que cerró su actuación sin haber conseguido romper el cerco que se traza inconscientemente dejando un incómodo vacío entre el público y el escenario con los grupos visitantes a los que, por desgracia, no se les sabe recibir aquí como merecen, muy al contrario de la acogida que hemos podido vivir en otras ciudades donde hemos acompañado a grupos granadinos.

Tras ellos, los granadinos Ánimal con su tributo a Pearl Jam, marcando el momento de máxima presencia de público en la sala. Dejando de lado las polémicas sobre “grupo tributos sí/grupos tributos no”, hay que reconocer que la ley de la oferta y la demanda es la que tiene la última palabra en los mercados y, que por mucho que nos pese, la gente canta y baila más con la clásica versión que todo grupo que se precie incluye en su repertorio, que con las canciones del propio grupo. La cultura musical suele brillar por su ausencia y lo que “nos suena” suele tener más adeptos que toda la música que han producido los mismos grupos con muchísimo esfuerzo.

Me niego por tanto a polemizar sobre el tema de los grupos de versiones y de tributos (daría para un amplísimo artículo al margen de esta crónica), al fin y al cabo es lo que “llena” y en casos como el del viernes noche en Planta Baja, están más que justificados por la capacidad de esta banda de interpretar con tanta fidelidad los temas de la banda a la que rinden tributo pero aportando el carisma y la personalidad de los miembros de Ánimal, que no es poca.

Profesionales donde los haya, en el grupo escuchamos a Fran Ballesta (batería), Daniel Ruíz (bajo), Miguel Fabrega (guitarra), Martín Larrascq (guitarra) y la estupenda voz de Sergio Ruano. Solventes y con capacidad para adueñarse del espíritu más underground y más característico que marcó una época de grandes grupos y mejores temas.

Entre ellos, como no, “Black”, “Jeremy”, “Alive”, “Supersonic”, “Evolution” o “Even Flow” y “Animal”, que cerraron un bolazo tremendo donde el público estuvo entregado desde los primeros acordes, de un concierto en el que se cantó y se acompañó de verdad a una banda que podemos calificar como de gran calidad musical y la lógica proyección que suelen tener este tipo de grupos cuando lo hacen bien de verdad, como es el caso de Ánimal, buen sustitutivo de la banda original para todos los que sienten debilidad por este pedazo de grupo.

IMG_0306    IMG_0377

Cronica: Maria Villa

Fotos: FOL Contreras

Más fotos en: FOL Contreras