Archivos para noviembre, 2015

Dijeron que unían sus fuerzas, pero realmente multiplicaron sus capacidades y es que, la vida, nos da curiosos compañeros de viaje y, en esta ocasión. Un festival que debió celebrarse en la Sala Tren y un concierto que ya estaba anunciado en solitario, se daban la mano en una misma sala para conseguir una de las mejores noches que se han vivido musicalmente hablando en Planta Baja (Granada).

Por un lado, los franceses Exsonvaldés, que nos tuvieron con el corazón en un hilo, que vienen, que ahora no vienen, que el festival se reduce, que ellos siguen viniendo y, cuando finalmente, tras un enorme esfuerzo por parte de la organización del Granapop (Raúl González Valdivia) para no privar a la ciudad de la oportunidad de tener este pedazo de grupo en Granada, llegan ellos pero no sus instrumentos. Día de búsqueda frenética, petición de auxilio en las redes sociales y solidaridad de sus compañeros de cartel y de otros músicos granadinos a la hora de conseguir que la banda se subiera finalmente al escenario de Planta Baja para regalarnos una noche inolvidable.

Lo primero que me llama la atención de la banda es su humildad, la sencillez con la que se dirigen a un público que tenían convencido desde antes de empezar a tocar, lo segundo, que su directo suena como si estuvieras escuchando el propio disco, una ejecución impecable y una actitud cercana y divertida para un concierto donde tuvieron que tachar una buena parte de su setlist para adaptarse a las circunstancias y a la limitación de horario que se impone a las salas en esta ciudad.

Comenzando ya desde lo más alto con un “Let Go” que introducía el resto de temas de su último trabajo un “Lights” que no tiene un solo tema de relleno. Tanto “L’inertie”, como “L’aerotrain”, “Seahorses”, el tema que abre el disco “Days” o “Nineties” fueron el viaje por esas luces que han supuesto el reconocimiento de la valía de una banda que lleva desde 2001 sobre los escenarios, al principio un poco más tímidamente y luego con una fuerte irrupción a raíz de su pasada gira por el país.

LEER MÁS

GoetiaSantaMarta

Se echaba de menos ya, después de haber cogido un buen ritmo en este año que se acerca a su fin, una de esasGoetia/Rock On Session que tan buenos ratos nos han ido dejando. Y tuvo que ser en Málaga, en la noche del viernes, cuando se volvieran a unir fuerzas para ofrecer una noche de esas que dejan el listón más que alto.

Los encargados de poner Málaga boca abajo nada menos que los locales Bull of Phalaris y los granadinos Santa Marta Golden que se encuentran en plena preparación del que será su próximo trabajo tras el que fue su primer y exitoso LP “El fallo humano” (2013) en una Velvet Club que siempre hace que nos sintamos como en casa.

Los primeros en el escenario, Bull of Phalaris, nos sorprendían con metal elevado a la décima potencia  de manos de Antonio Hurtado Ons (voz y guitarra), Álvaro Granizo Rodríguez (batería), Ángel Jiménez Salmerón (bajo) y Guillermo Antiñolo Rueda (guitarra) con un death metal progresive con el que buscan nuevos sonidos acorde con su concepto de metal.

La banda, formada en 2012, no tbullofphalarisiene aún ningún disco en su haber, sí tiene sin embargo un buen puñado de temas que presentar en un directo contundente y lleno de fuerza con el que demuestran que la banda, formada por jóvenes, pero no inexpertos, puede buscar su hueco con esta propuesta a la que aportan cierta originalidad dentro de lo cerrado del estilo en sí mismo y lo hacen a base de riffs potentes y agresivos y una línea de bajo que aporta fuerza y personalidad a los temas.

Tras ellos, Santa Marta Golden volvían a demostrar que el avant-garde llevado al metal con cabida para la chanson y la electrónica siempre que la mezcla se haga con un hilo conductor que, en el caso de esta atípica banda, es el estilo. Un estilo del cual su escaparate más significativo es Mel (voz), una chica que sigue apostando fuerte por poner toda su alma en unas composiciones que más que cantar interpreta, las vive y nos hace vivirlas, las convierte en tortuosas historias creíbles que nos sumergen en la oscura atmósfera en la que se desenvuelven con tanta soltura.

MelSMG2

Probando en directo las nuevas composiciones que formarán parte del trabajo que tienen en preparación y otras de “El fallo humano”, la banda, formada por Alberto (guitarra),  Antonio López (bajo), Mel (voz), Juan Serrano (secuencias) y Jose Romero (batería) volvían a la carga con temas como “Vacío” (que me sigue poniendo los pelos de punta), “Veins” o “Rare & Distorted” con los que el público entraba en verdadera comunión con la cantante que sigue sorprendiendo por su capacidad de transformación en escena, toda una “frontgirld” que sabe adueñarse del espacio y ofrecer una performance en la que verla desenvolverse sobre el escenario se transforma en una verdadera experiencia.

Terminaba así esta nueva sesión compartida en la que se trata de buscar los grupos de rock/metal más significativos de la escena emergente y ponerlos cara a cara en sesiones donde no hay teloneros sino buenas bandas que ofrecen los mejor de sus propuestas y que, poco a poco, se van ganando su público que espera impaciente la fecha de la siguiente Goetia/Rock On session donde, sin dudas, siempre hay grandes sorpresas.

Crónica: María Villa

Fotos: Fol Contreras

Más fotos en: Fol Contreras

 

En sus manos una guitarra y tras él, tan sólo un ampli. Un hombre sólo en un escenario y sin embargo se veía tan lleno. Lleno de vida y personalidad, la del artista californiano que estos días está llevando a cabo su gira española para presentar su último trabajo aunque, con tantos años de carrera a la espalda, lo lógico era que Bart Davenport hiciera un repaso musical de su trayectoria y nos dejase viajar junto a él por tan completa y colorida historia personal. En esta ocasión, el artista nos visitó dentro de la gira San Miguel’15, así que el correr de cerveza en el interior estaba asegurado.

Comenzando tarde, no por culta del artista, que estaba en la sala desde la hora de apertura de puertas, sino porque en esta Granada ya sabemos, el concierto sólo empieza a su hora cuando tú no puedes llegar a tiempo. Una sala que mostró poca asistencia si tenemos en cuenta que se trata de uno de los cantantes más carismáticos que vamos a poder escuchar en la ciudad en estos días. Bastante, sin embargo, para darle calor y color a ese formato intimista que tan bien le sienta a laPolaroid Club.

Y frente a un público bastante parado que vivió, quizás con demasiada tranquilidad, esa invitación implícita a compartir con más intensidad la ráfaga de aire fresco que suponía su actitud irónica, a veces emotiva y a veces juguetona, un hombre sólo para demostrar que a golpe de guitarra se puede conseguir contar muchas historia y ponerles muchos matices, lo cual, en esta era de efectismos y complejas puestas en escena, no deja de tener su mérito.

LEER MÁS

granapop01
A pesar de todas las dificultades, de la falta de apoyo, de todo el esfuerzo que supone organizar sin saber cuál va a ser el resultado de todo esto. A pesar del cansancio y la lucha permanente, los sinsabores que deja poner tanta ilusión en algo y ver cómo los problemas van plagando un camino que realmente debería ser mucho más sencillo, el Granapop cumple seis ediciones en un ambiente festivo, con un lleno absoluto en Sala Tren y con la ilusión intacta.

Y es que, quizás, la ilusión que pone en él su director y artífice, Raúl González Valdivia, pesa por encima de todas las demás cosas, incluso sobre la necesidad de renunciar a hacer crecer el festival, proyecto inicial que pretendió hacer de éste un gran festival de cuatro días y que, poco a poco, vio reducido su cartel por la falta de apoyo recibida.

Aún así, un cartel lleno de grandes artistas de primera fila, como Neuman, León Benavente yRufus T. Firefly y de artistas locales y emergentes como Toulouse y Señor Blanco resultaron suficiente atractivo para las más de quinientas personas que se dieron cita en la sala para volver a vivir el que ya es, sin dudas, el último pequeño gran festival del año en Granada, un festival esperado y querido por los granadinos.

Con algo de retraso y una menor presencia inicial de público, los cordobeses Señor Blanco salieron, entre la espesa niebla y luces imposibles que reinaron en todo el festival, a un escenario que ya demostraba ganas de fiesta y les siguió el ritmo con temas como “Punto de control”, “Kamizakes” o “Donde no nos encuentren”, entre otros. Algo más de media hora de repertorio que sirvió para empezar a entonar al personal a pie de pista.

LEER MÁS 

Entrevistamos a Nixon en Granada

Publicado: noviembre 19, 2015 en Uncategorized

Nixon03

Desde la árida Almería nos llega de vez en cuando un grupo con frescura que viene a poner su granito de arena en la música. Es el caso de Nixon, una de esas formaciones que tiene una gran baza en la calidad vocal de su cantante pero no descuida ninguno de sus componentes. Nos encontramos así ante una banda con proyección, con un trabajo recién salido del horno y que encima está en plena gira. Estaba claro que teníamos que entrevistarles.

Alquimia Sonora: ¿Cuál creéis que es vuestra aportación a la música local?

Nixon: Por suerte en Almería, además de desierto, tenemos mucha música, y eso nos permite tener un hueco entre muchas bandas y músicos que nos rodean. Nuestra intención es seguir trabajando para ser una opción más dentro de la escena musical local.

Alquimia Sonora: Una ciudad de la que están saliendo buenos grupos locales ¿a qué creéis que se debe esta oleada de nuevas y buenas bandas en Almería?

Nixon: Siempre las ha habido, pero gracias a todos los nuevos medios de comunicación, la música llega a todas partes. La colaboración entre nosotros y la oferta musical que proyecta Almería también lo hace posible. Pero debajo de todo eso están las horas de ensayo que cumplimos todos y que se ven reflejadas en los escenarios y grabaciones.

Alquimia Sonora: En otras ciudades los grupos se quejan del poco apoyo local ¿es vuestro caso en vuestra ciudad natal?

Nixon: La música es una rama artística y como arte a veces es incomprendida. A día de hoy podemos decir que Almería sabe de música. Es cierto que aún faltan infraestructuras en lo referente a locales de ensayo pero contamos con una amplia oferta de escenarios para poder presentar nuestros trabajos.

LEER MÁS

dayna01

Dayna tiene la discreta elegancia de la sencillez y la seguridad de que, sin artificios, dispone de las herramientas suficientes como para llegar a un público que la admira. Esas herramientas, una voz con personalidad y un conocimiento del folk americano tan vasto que es suficiente para no necesitar más que una guitarra y un fiel escudero a su lado, que lo mismo lo borda con la eléctrica que con la mandolina, para crear un espectáculo lleno de belleza y sensibilidad.

Con una voz profunda que, como buena cantante, sabe dosificar e ir de menos a más dejando para el final las canciones más desgarradas, a la par que las que suponen un mayor lucimiento para la artista de New Jersey.

El sonido, impecable ayer por lo adecuado del formato, acústico y sin percusiones, para una sala de pequeñas dimensiones y con la distribución que tiene la Polaroid, ayudó mucho a disfrutar de uno de los mejores conciertos que se han escuchado últimamente en las noches granadinas.

LEER MÁS

kim04

Si tomásemos el último cruce de caminos, una carretera secundaria y girásemos en la intersección que lleva directa al infierno, llegaríamos a la noche de ayer a vivir un movimiento de tierra con epicentro en Planta Baja. Llegaríamos llenos de polvo de viejos caminos y no sin haber llenado nuestras almas de melodías imposibles, incluso resaca de todo un viaje iniciático que nos hubiese sumergido en un post rock’n’roll donde, un grupo que apenas lleva un año vagando por esos caminos infernales, Los Harakiri, llegaron dispuestos a hacernos mover unos huesos que aún no terminan de enfriarse en este veroño granadino.

Parece, dicho así, que la banda granadina pueda estar compuesta por jóvenes imberbes que pisan el escenario en sus primeras veces, pero no. Los Harakiri son una formación de solera granatensis en la que militan nada menos que Antonio Pelomono (batería), Antonio el Desollinador (guitarra), Alberto (bajo) y nada menos que Monago Tornado a  los sintes, pedales y voz. Quizás por eso, la nostalgia hizo aparecer entre el público camisetas y bolsos del Tornado, demostrando que a todos nos falta un cachito de esa Granada que pudo ser y no fue.

Contundentes, con fuerza y con mucho empaque, con el ritmo frenético que marcó sin pausa la siempre impresionante batería de Pelomono, abrieron una noche que prometía movimiento, no en vano beben de las fuentes de rockeros como Link Wray o Bo Diddley, lo mezclan con influencias bluseras que van desde Screamin’Jay Hawkins a Howlin’Wolf y dejan sentir toques magistrales como los de Gun Club,  Alan Vega,  Scientists, The Cramps o Pussy Galore, para ofrecernos un coctel de garage y rock de ultratumba a la altura de los grandes grupos que está dando el género actualmente.

LEER MÁS