Cajarock 2015

Publicado: septiembre 27, 2015 en Uncategorized

 

12033185 10206032352822483 8676183426525031838 n

Tras la grata sorpresa de ver en Granada, nuevamente, tras mucho tiempo sin encontrar carteles la denominación de “Rock” (excepción del histórico Zaidín Rock, por supuesto), nos vamos a Cájar para apoyar y disfrutar la primera edición de un festival que, a juzgar por los resultados que pudimos ver, debería sumar ediciones tras esta que se celebró ayer en el complejo deportivo que destinaron a acogerla.

Un lujo de cartel que contaba, entre otros, con uno de los grupos en los que más creemos en el panorama local, los granadino-benaluenses AraAppaloosa que actuaban junto a los locales Insadnoid, grupo que cuenta en sus filas con músicos como el cantante de Outself, a un grupo difícil de encasillar y clasificar, como es Pangloss y a otro grupo que a pesar de que no entran dentro del campo que intentamos promocionar, el rock, tenemos que decir que son otro de los mejores grupos que están saliendo de la provincia, como son Los vecinos del callejón y el fin de fiesta con LA-SL.

Abriendo la noche, los jovencísimos Insadnoid empezaron a calentar el ambiente ante un nutrido grupo de jóvenes que apoyaron entusiasmados este proyecto que apenas tiene unos meses de gestación pero bebe ya de fuentes donde sale buen agua, como el anteriormente citado Outself y que, en esa línea de rock experimental demostraron que el buen hacer viene desde la cuna y que este tipo de grupos, si disfrutara de un mínimo apoyo, podrían madurar a la luz de la buena cultura rock que emana una ciudad como la nuestra.

Tras ellos, en pleno momento de gloria, inmersos en la grabación del que será su segundo disco y con el reconocimiento cada vez mayor de un público y seguidores cada vez más numeroso, AraAppaloosa volvieron a poner el escenario en su sitio alejándose definitivamente del stoner donde empezaron a moverse para virar, definitivamente, hacia un rock más experimental donde tienen cabida fusiones y rupturas con todos los cánones musicales para hacer, nuevamente, lo que les da la gana.

Dicho, todo esto, con el cariño y admiración por quienes, como ellos, sacan los pies del tiesto para hacer la música que les gusta a ellos sin rendirse a modas, recomendaciones o posibilidades de hacer sonidos “más comerciales” para decantarse en actitud y en ejecución, por la libertad compositiva amparada por la calidad de los músicos que componen una banda atípica que, sin embargo, seguirá dando que hablar musicalmente.

Tras ellos, la fusión del rap y el rock en dosis variables de manos de Javi Cordovilla, Aitor Velázquez, Eduardo Armiño y Eneko Alberdi, o lo que es lo mismo, Pangloss. Un grupo que, a pesar de que se le sigue intentado comparar con su germen, Hora Zulú, tienden a diferenciarse del mismo aunque, con el mismo vocalista, la misma actitud y el mismo tipo de canciones, hay gente que, incluso ayer, entre el público, seguía llamándoles con el nombre del hoy ya extinto grupo.

Con buenas letras, recitadas, que no cantadas, y esa crítica ácida hacia el mundo y la vida, Aitor Velázquez sigue diciendo lo que le da la gana en verso y en prosa y madurando este proyecto que, si bien en su presentación no llegaron a llenarnos del todo, hay que decir que poco a poco van convenciendo sobre todo con algunos temas que, escuchados con tranquilidad, dejan ver un trasfondo profundo, oscuro y a la vez clarificador de boca de este cantante de marcada personalidad.

Pasado el ecuador del festival tocaba “echarse unos bailesitos” y dejar un poco a un lado el rock para pasar a la fusión y los sonidos festivaleros con Los Vecinos de callejón, quienes, desde el primer tema, pusieron a bailar un público con muchas ganas de fiesta en unas noches que aún se dejan disfrutar y mucho más si se hace con la calidad musical de grupos como éste que, sin reparos, se mueve entre todos los ritmos posibles para animar y poner en pie a la gente a base de canciones bailables que, a esas horas, hacían entrar en calor a los más frioleros del recinto.

Buenísimos, como siempre, Los vecinos marcaron el comienzo del “party time” y pusieron la nota de alegría que recogieron y ampliaron los últimos en cartel, unos LA-SL que tampoco parecían dispuestos a que la fiesta terminase tan pronto.

Un festival marcado por un sonido más que decente, no exento de los problemas lógicos del directo, sobre todo cuando la prueba de sonido la interrumpieron las propias inclemencias del tiempo, con una asistencia también más que decente peroooooo (todo el mundo sabe lo de Granada y el pero, ¿no?) una organización deficiente desde el inicio, con un cartel incompleto que no indicaba ni el sitio de celebración, nulas explicaciones ni indicaciones (una hora perdidos en un pueblo como Cájar dan fe de ello), nula información a los propios vecinos (llegaron a decirnos por las calles que el festival se había suspendido por la lluvia) y escasa, por no decir nula también, promoción de un evento que podía haber sido mucho más de haberse gestionado mejor. Eso sí, las cosas salen porque tienen que salir y porque los grupos ya saben qué tienen que hacer, que si no…

Crónica: Redacción

Fotos: Persefone

{AG}cronicas/cajarock2015{/AG}

VER TODAS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s