ALHAMBRAMIENTOS (EXPOSICIÓN ELENA LAURA)

Publicado: abril 8, 2015 en Uncategorized

_DSC0026

Elena es, como otros grandes artistas, una persona difícil de alagar. En su sencillez y cercanía al mundo, los pies siempre en la tierra, Elena Laura parece, a veces, no ser consciente de la magnitud de su obra y su propia persona. Granadina, afincada en Vegas del Genil, observa el mundo desde este pequeño municipio balcón de la vega y, aunque desde allí no ve la Alhambra, el perfil alhambreño subyace en la mente de cada granadino y permanece siempre en su retina.

La Alhambra, mil veces pintada, contada, imaginada y por supuesto, fotografiada, parece a veces una obviedad de la que querríamos poder escapar. A veces, en esa escapada, visitamos el Albayzín y desde allí, al mirar al horizonte, observamos, majestuosa, la Alhambra.

_DSC0032Elena, en una acción poética que nace desde sus pinceles, decide no huir de esa obviedad, de esa presencia roja que tanto marca la vida de los granadinos y deja también una huella en quienes la visitan. Le otorga, a esa Alhambra vista por tantos ojos, una nueva mirada, propia, personal, casi onírica y llena de recuerdos y sensaciones. Hace, de la pintura, como tantas veces ha hecho ya Elena, poesía.

Ahora tenemos, en la Casa de los Tiros, inaugurada el día 7, la exposición que recoge todos sus “Alhambramientos”. La inauguración, acompañada por los poetas que prologan el catálogo de las obra, daba el martes la oportunidad a Elena de expresar el agradecimiento desde esa humildad y sencillez que la caracteriza para dejarnos, hasta el 29 de este mes, con todas esas imágenes que los pinceles y las manos de Elena Laura han trazado para dar otra vida.

_DSC0028

Esa vida es sobre todo otra visión, una muy personal de ese perfil que cada granadino ya podría dibujar de memoria; a las fuentes, que a veces parecen dejar escuchar el agua mientras observas los cuad_DSC0036ros, el bullicio de los turistas, las dos hermanas que, traviesas, recorren las estancias, las cascadas, el silencio de las escaleras. Todo, cobra una nueva vida en los inquietos y poéticos pinceles de Elena.

Impresionista, de trazos gruesos y vivos, como los propios azulejos de la Alhambra, cada imagen rememora un momento que no sólo ha vivido en la mente de la artista sino que subyace en los recuerdos de cada uno de nosotros y observando, una parece retroceder a la primeras visitas al monumento, a las carreras sobre sus baldosas de mármol, paradas, sólo por el rumor de las cascadas que detenían a la chavalería junto al agua para intentar mojar las manos en cada una de las fuentes.

Técnica mixta en alguna de sus obras, no sólo pictóricas, como las tardes que cada uno de nosotros ha pasado, con su propio libro, leyendo en los bosques, pulmón, camino verde, de esa Alhambra que no se conforma con ser “la roja”, sino que bebe del verde que la enmarca y la hace parecer más viva.

Elena Laura, como quienes la construyeron, sabe deleitarse en cada rincón, incluso en los que menos reparamos cuando recorremos sus pasillos y así, entre óleos, nos ofrece un recorrido diferente en un parto en el que ha alumbrado mucho más que una exposición, esa nueva visión de la que os hablaba, la de sus “Alhambramientos”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s