SÔBER + Darknoise en Sala Tren 28/11/2014

Publicado: noviembre 29, 2014 en CONCIERTOS

sober darknoise

Soberbios. Con la seguridad y la capacidad escénica que demuestran los grupos consagrados en los escenarios y una trayectoria de veinte años que, de alguna forma, tiene que evidenciarse. Así son Sôber, un grupo que da espectáculo desde que la apertura del telón pone en marcha toda la maquinaria y da comienzo un concierto que no defrauda a sus fans.

Con una sala llena hasta los topes, buen sonido, una iluminación con capacidad para realzar todo el espectáculo y un grupo que volvió a mostrarse en su línea, solventes y afianzados en el panorama del rock/metal.

 

sober darknoise 1

Soberbios. Con la seguridad y la capacidad escénica que demuestran los grupos consagrados en los escenarios y una trayectoria de veinte años que, de alguna forma, tiene que evidenciarse. Así son Sôber, un grupo que da espectáculo desde que la apertura del telón pone en marcha toda la maquinaria y da comienzo un concierto que no defrauda a sus fans.

Con una sala llena hasta los topes, buen sonido, una iluminación con capacidad para realzar todo el espectáculo y un grupo que volvió a mostrarse en su línea, solventes y afianzados en el panorama del rock/metal.

Dispuestas en el escenario, seis pantallas acompañaban el espectáculo con proyecciones que completaban la experiencia sonora con la experiencia visual de la que formaban parte junto al propio grupo. El comienzo, pasadas las once de la noche, con el tema que dejaba la sala entre las “Sombras” y que formó parte de su trabajo “De aquí a la eternidad” desde ahí, inevitable pasar por casi todos sus discos e interpretar un setlist de diecinueve temas que conforma un repaso a lo que ha sido toda su carrera musical, a estos veinte años de escenarios.

Temas como “La araña” (Superbia) que iban haciendo que un entregadísimo público formase parte del espectáculo cantando, coreando y acompañando con los brazos en alto cada una de las canciones. No hicieron esperar mucho los madrileños a un público que se mostró mucho más en sintonía con los temas de su último trabajo de estudio, “Letargo” del que pudimos escuchar seis cortes.

Así, en cuanto comenzó a sonar “Mañana” el público se vino definitivamente arriba y demostró que no estaban dispuestos a dejar de cantar con ellos durante toda la noche. Se notó, en ese momento, que el directo hace ganar mucho a algunos temas y este especialmente suena más duro y contundente en un directo donde Manu Reyes (batería) se lució más, si cabe, que en el resto del espectáculo. Tras ellos, la imagen de velas encendidas ponía el tono épico a un tema que fue especialmente bien recibido por el público.

No podía faltar, en esa primera parte del concierto, temas como “Cubos” (Morfología), que ha sido y es uno de los grandes temas imprescindibles de la banda y que fue la antesala del que, a mi parecer, es uno de los mejores que interpretan en la actualidad, “Letargo”, el corte que da título al álbum.

Momentazos vividos cuando comenzaron a sonar tres temas que se sucedieron “La prisión del placer” (Morfología), “Blancanieve” y “Encadenado”, que fueron el punto álgido de un show en el que un Carlos Escobedo (voz y bajo) que no dejaba de hablar y animar al público entre tema y tema, se mostró como un frontman más que sobrado de capacidad para encender a unas primeras filas que no dejaron de saltar (y grabar, perdiéndose así la inmediatez de la experiencia) durante todo el concierto.

Pero como todo concierto tiene un parón acostumbrado y necesario, tras una hora sobre las tablas el grupo salió del escenario y la colocación de un taburete y una guitarra acústica hicieron intuir, como se confirmó después, que era la hora de que sonara “Náufrago” (Superbia) en un acústico sentido que desató los sentimientos de parte del público arrancando incluso lágrimas a algunas chicas que vivieron el momento con una especial emotividad y al que se unió la banda para finalizar acompañando al vocalista y terminarlo con un sonido más eléctrico, el que aportan las afiladas guitarras de Antonio Bernardini y Jorge Escobedo.

A partir de ahí, pasado el ecuador del concierto, para devolver al público el estado de ánimo anterior al tema acústico, un “Insecto”, también de su último trabajo, en el que sorprendieron con la colaboración al bajo de Alex Bedmar (Hora Zulú) tras la cual algunos nos quedamos esperando que otros componentes del grupo pasaran por el escenario, lo cual no se produjo, pero de ilusiones también se vive.

Llegados a ese punto, intuyendo el final del concierto, la fuerza de “Afrodita” y “Arrepentido” que ya sí dejaban claro que se acercaba un final que no podía ser frío a pesar de que uno de los temas elegidos para cerrar el concierto fuese “El hombre de hielo” (Reddo) porque tras él, “Tic Tac” (Superbia), otro de los temas con mejor acogida, supuso el preámbulo para que el público se volviese “Loco” (Morfología) con el corte que suele cerrar los espectáculos de la banda. Loco el público, y el propio cantante, porque ese fue precisamente el momento elegido por Carlos Escobedo para saltar entre sus fans bajo en mano y seguir tocando entre esa multitud verdaderamente enloquecida en ese momento.

Un punto final para un show integral donde música, sonido, imagen y puesta en escena están calculados al milímetro para hacer de la asistencia a cualquiera de sus conciertos una experiencia integral para unos fans que salían de la sala entre la emoción y la sensación de que una hora y tres cuartos de concierto se habían hecho demasiado cortos. Por delante sólo le queda a Sôber pasar por Mérida para cerrar este Letargo Tour que ha estado compuesto por más de treinta fechas.

Antes que ellos, los murcianos Darknoise se encargaron de abrir la noche y empezar a calentar el ambiente en plena gira presentación de su trabajo “Kronos”. Con una estupenda voz y unos temas que está claro van a calar en el público, de hecho ya lo están haciendo, el grupo abrió con un “Chemtrail” que sonó potente y rotundo y al que siguieron temas como “Bajo esta cruz”, “Vital”, “Cada segundo” o “Soñaré” entre otros. Repasaban así también parte de su discografía y lo hacían dejando muy buen sabor de boca al público granadino.

Como recomendación, hay que tener muy en cuenta a esta banda procedente de la también más que viva escena emergente murciana y no perderles de vista ahora que tienen entre manos ese nuevo trabajo con el que están pasando por muchas de nuestras ciudades.

Completaban así, entre ambos grupos, un concierto casi impecable, con una gran calidad musical y una puesta en escena muy acorde con el estilo musical de cada uno de ellos. Con medios así da gusto tocar, ojalá, siempre, todos los conciertos sonaran como el que pudimos escuchar el viernes en la Sala Tren.

Crónica: María Villa

Fotos: FOL Contreras

{AG}cronicas/soberdarknoise{/AG}

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s