34º Zaidín Rock

Publicado: septiembre 14, 2014 en CONCIERTOS, FESTIVALES

zaidin rock 2014

Zaidín Rock es más que un festival. Es el festival de un barrio, el festival de una ciudad y una referencia a nivel nacional. Es el festival por el que los vecinos han apostado siempre en firme. Un festival que nació pequeño, humilde, pero lleno de ilusión. la misma que mantienen intacta quienes aún se preocupan para que, treinta y cuatro años después, las fiestas de su barrio sean conocidas por tener el festival gratuito más antiguo de Europa.

zaidin rock 54

Zaidín Rock es más que un festival. Es el festival de un barrio, el festival de una ciudad y una referencia a nivel nacional. Es el festival por el que los vecinos han apostado siempre en firme. Un festival que nació pequeño, humilde, pero lleno de ilusión. la misma que mantienen intacta quienes aún se preocupan para que, treinta y cuatro años después, las fiestas de su barrio sean conocidas por tener el festival gratuito más antiguo de Europa.

No han sido años fáciles, sino más bien todo lo contrario, rodeado de polémicas y problemas burocráticos. Cuando no era el ayuntamiento era la SGAE, la falta de apoyo económico y cuando no, la expresión de un descontento que confirma que, se cierre el cartel que se cierre, nunca será a gusto de todos. Pero ahí siguen, buscándose la vida para salvar todos los impedimentos y volver, cada septiembre, con la mejor música y la presencia, desde el recuerdo y el corazón de los vecinos del Zaidín, del siempre recordado Isidro Olgoso.

JUEVES 11 SEPTIEMBRE

Este año, con un cartel que traía una gran diversidad de estilos musicales, la apertura, en la noche del jueves, ha estado a cargo de un virtuoso de la guitarra. Un intérprete muy particular, con mucha personalidad, Oscar Espín. Ni siquiera escuchando sus discos se entiende una explicación así, a Oscar hay que verlo en directo. Acompañado de grandes amigos, músicos sobresalientes de esta ciudad, como Antonio Travé (Oso de Benalúa), Inés (Inés y los Inesperados), Ma José Bonet, Isabel Guzmán, Ismael de la Torre (Fausto Taranto) y otros que pasaron y le acompañaron en el escenario formando su “Banda increíble”.

Para empezar a calentar noche, Oscar Espín abrió con su repertorio más rockero sin dejar atrás la marca de la casa, el estilo personal que le hace distinto. Con temas como “Hombre de Dios”, “Señales, presagios y signos” o su “Catetos cocainómanos”, Oscar demostró que pasarlo bien durante un concierto es cuestión de actitud y eso se trasmite al público. Esperemos que se prodigue más en esta tierra ahora que tiene disco recién sacado y que por fin, nos va a desvelar “El secreto de la mermelada”.

Tras su actuación, otro grupo poco conocido al que, tras verles en escena, pensamos que pueden dar mucho que hablar, Paters. Con un “rollito Freedonia” se mueven en un funky-fusión fresco y divertido con mucha presencia de vientos en las composiciones, lo cual le da un toque de calidad extra y hace los temas, todos propios y editados en un EP homónimo, mucho más complejos e interesantes musicalmente.

Uno de sus puntos fuertes, la puesta en escena, con coristas y ambiente festivo sobre las tablas, mucho dinamismo y una muy buena interpretación de unos temas que suenan bailables.

El tercer grupo de la noche, Estévez, un grupo donde se unen músicos consolidados como Raúl Bernál, Gominsky y Molina González en un proyecto al que pone la voz Mati Balboa y participa también Isaac Zafra. Con su disco “El suelo muy atrás”, el grupo está dándose a conocer por las salas, participando en festivales y sacándole partido a los doce temas que la banda tiene en su haber hasta el momento. Enorme, como siempre, la actuación de Molina González (guitarra y mandolina), un “personaje” que le da mucho carisma al grupo y que sabe llevar siempre más allá su música sin parar de sorprender por sus muchos proyectos, todos ellos de igual calidad.

Llegados a ese punto de la noche, con una gran presencia de público a pesar de ser jueves aún, Ciclonautas, llegados desde Pamplona con un rock fronterizo hispano-argentino, Mai Medina (guitarra y voz) , Alen Ayerdi (batería y percusiones) y Javiertxo Pintor (Bajo) traían hasta el Zaidín una propuesta contundente que se luce en los riffs de guitarra y que bandea hacia un stoner sureño con buenas letras y buena música.

Para cerrar la primera jornada, los granadinos Eskorzo dieron el campanazo con lo que puede considerarse la presentación en sociedad de sus “Camino de Fuego” lleno de temas con los que hicieron vibrar y saltar al numeroso público que se acercó en la primera noche de festival hasta un recinto que está viviendo un momento de vitalidad envidiable.

El grupo, como siempre, a la altura de las expectativas de sus muchos seguidores, con un disco que va a dar mucha caña esta temporada y, sobre todo, demostrando lo que es tener tablas y saber llenar un escenario en el que ya han estado varias veces y deben sentirse como en casa.

VIERNES 12 SEPTIEMBRE

El segundo día abría con una escasa presencia de público, tanto que, en los momentos iniciales llegamos a temernos que el grupo actuase en la mayor intimidad. Afortunadamente, el público aún disperso en la barra y el recinto se acercó poco a poco a hacer compañía a Algunos Hombres, un grupo que llega este año a los escenarios tras ganar el Desencaja 2013 y que, a pesar de no haber tenido mucho poder de convocatoria en esa noche, demuestran una gran calidad y regalaron a los asistentes una muy buena actuación a pesar de lo frío que resulta siempre actuar con poca presencia de público.

Tras ellos, los otros ganadores del Desencaja’13, los sevillanos Los News, llegaban con un rock’n’roll enérgico y mucha frescura. Con sonidos sesenteros donde el primer punk-rock empezaba a despuntar y un directo impactante hicieron al público bailar con ellos y demostraron por qué se hicieron el pasado año con ese galardón y cuánto tienen aún por dar en los escenarios. No hay que perderle la pista a este grupo, su andadura no ha hecho más que comenzar pero está claro que tienen una gran proyección.

Sin mucha dilación entre grupo y grupo, Los 300 terminaron de calentar el ambiente más si cabe con sus ritmos sureños y bailables. Son tres, muy ruidosos, armados de samplers, que hacen del loop su aliado a la hora de parecer una multitud sobre el escenario trayendo ritmos tropicales que van desde la cumbia al afrobeat o el nu jazz contenido en su trabajo “The Monkey Howler Times”. El grupo está formado por Jimi Garcia (trompeta), Ezequiel Olmo (batería, percusiones, piano) y Manuel Collados (guitarra, voz, loops) que no son desconocidos ni nuevos en la escena ya que proceden de bandas como Eskorzo, Grupo de Expertos Sol y Nieve, los Pilotos, Niños Mutantes, Son de Nadie, Fangoria, el Puchero del Hortelano o Skalariak. Un buen rato compartido con un público que a esas horas ya tenía muchas ganas de fiesta y sobre todo baile, mucho baile con estos 300 o más sobre el escenario.

Terminada su actuación, un grupo muy esperado en Granada estos días, Fuel Fandango. Dando mucho espectáculo desde el comienzo con una cantante que lo da todo desde principio a fin. Muy querida por su público, Nita supo dar lo que la gente esperaba con la energía y la vitalidad que la caracterizan además de una voz prodigiosa que conoce y controla a la que le saca todo el partido junto a Alejandro Acosta. Con un sonido en el que el flamenco y la copla se cuelan de lleno en la música electrónica y se hacen un hueco en lo más disco llegándole a un público con ganas de moverse en las pistas y a pie de escenario. Este concierto, incluido entre las doce fechas con las que cierran una exitosa gira en la que han rodado con sus “Trece lunas”.

Realmente impresionante ver cómo se mueve y evoluciona esta cantante tan carismática que es la clave para que este grupo haya tenido tanto éxito en tan poco tiempo. No había más que observar al público para ver cuánta admiración recae sobre el grupo con anécdotas como la de un chico que le pedía insistentemente un beso a Nita desde las primeras filas.

Cerrando una noche memorable, La Raíz venía con su ska-reagge-rap-fusión en una noche con tanta variedad estilística. Con una trayectoria de diez años ya a sus espaldas y muy buena acogida por parte del público en todos sus directos, en el grupo escuchamos a Pablo (voz), Julio Maloa (voz), Sen-K (voz), Josep “Pancho” (voz), Edu (guitarra), Jim (guitarra), Adri (bajo), Carles (trompeta), Xavi (trombón), Felipe (bateria) y Jano (platos –Dj), con letras reivindicativas, dinámicos y con una actitud ska que llega mucho al público, el grupo consiguió que la noche se cerrara con energía y quedaran, a esas horas y transcurridos ya dos días de festival, ganas de más fiesta.

SÁBADO 13 SEPTIEMBRE

Llegado el último día de cartel, los granadinos Los Esclavos abrían la última noche con todo el oficio y mucha solvencia. La experiencia es un grado y está claro que se trata de una banda que, a pesar de contar con nuevos y jóvenes miembros, se trata de una formación consolidada y con tablas que siempre ha tenido su hueco en la escena granadina. Con Miguel Pérez a la cabeza (voz y bajo) y caras conocidas, como Paco Solana (SUE, Lapido, etc.) Muy buena presencia de público a pesar de que abrían la noche más temprano que en las jornadas precedentes, lo que demuestra que son un grupo muy apreciado por aquí y, sobre todo, que había ganas de verles en ese escenario.

Con un público cada vez más numeroso a pie de escenario, Fila India ofrecían uno de los mejores conciertos en los que hemos podido escucharles últimamente. Dando mucho de sí con el surf que tuvo, como en otras ocasiones en las que les hemos visto, su momentazo más espectacular con la versión “Yo tenía un novio que tocaba en un conjunto beat” el gran éxito de los 70’ de la argentina Rubi y los Casinos, con la que, siempre se meten al público en el bolsillo y sacando todo el partido a su “Turistas”, el trabajo con el que se han paseado por los escenarios con muy buena acogida.

La “sorpresa” de la noche, y quizás del festival completo, eran los burgalenses La M.O.D.A. (La Maravillosa Orquesta del Alcohol), o lo que es lo mismo, los auténticos y verdaderos hijos de Johny Cash. Espectaculares, originales, frescos y con una música de calidad con mucha personalidad, este sexteto en el que escuchamos instrumentos como acordeón, banjo, mandolina y saxofón además de las guitarras y percusiones, por supuesto, para moverse en un sonido entre el folk, el blues, el blue-grass, el country y el rock & roll sin que pueda adscribirse a ninguno de estos estilos musicales por completo pero bebiendo y brindando con todos ellos, con mucho alcohol, por supuesto.

Les avalan más de cien conciertos este año y eso, debe ser por algo. El sábado abrían su actuación con “No easy road”, de su disco Quién nos va a salvar, del que también tocaron “Just sing loud”, “Los hijos de Johnny Cash”, “Amoxicilina” un temazo como “1932”, el tema que da título al disco “Quién nos va a salvar” donde la mandolina se luce especialmente y dejando para los bises otros temazos, como “Nómadas” y “Gasoline” con el que se despedían entre la euforia de un público que disfrutó mucho de la que, quizás, haya sido la mejor actuación del festival aunque, evidentemente, no todo el mundo estará de acuerdo conmigo.A estos chicos hay que escucharles pero sobre todo verles en directo porque cuando se hacen las cosas así de bien difícilmente se puede explicar lo que se ha percibido en una crónica.

Llegados a ese punto de la noche, el cabeza de cartel, Los Enemigos, hacían acto de presencia para desgranar no sólo su último trabajo sino temas de algunos de los catorce discos, que se dice pronto, entre los que se encuentra la banda sonora de “Se buscan fulmontis”, con los que cuenta la banda. Con una verdadera legión de enemigos que exhibían sus uniformes-camisetas en el recinto, que este fin de semana ha vuelto a moverse en cifras entre las 15.000 y las 20.000 personas según el día y el momento, se escuchó corear al público canciones como ” Me sobra carnaval”, “Señora” o “El Antonio”, entre otros.

Se notaba que es uno de esos grupos clásicos muy esperados en este festival y que hacen gala de lo que significa haber estado más de veinte años en los escenarios y haber vuelto para seguir trayendo buena música.

Y el final, lógico y a la vez que inevitable para quienes viven estos días como una verdadera fiesta de la música lo ponían Reincidentes con momentos verdaderamente apoteósicos y la gente, a esas horas, entregada y con muchas ganas de fiesta porque, celebrando sus treinta años sobre los escenarios, la banda de Fernándo Madina sigue en un buen momento y con muchas ganas de reivindicar y dar guerra. Actitud y experiencia no les faltan y, con ambos ingredientes, poner boca abajo un recinto donde “lo petaron” era consecuencia lógica y, con ellos, dar por concluidos tres días intensos llenos de buena música de estilos variados y además gratuita se hacía difícil.

Dejan, otra vez, un listón muy alto y un festival plenamente recuperado y gozando de muy buena salud. Estamos seguros que con un resultado así, la apuesta para el próximo año, en el que se cumplirán treinta y cinco años de festival, será muy fuerte. Larga vida al Zaidín Rock!!

Crónica: María Villa

Fotos: FOL Contreras

{AG}cronicas/zaidinrock14{/AG}

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s