Archivos para mayo 31, 2014

CHARLY01

CHARLY02

CHARLY03

WE01

Su condición no es humana. Aunque traten de desmentirlo con engañosos títulos como el de su primer EP “Human Condition”, no por repetirlo más veces nos van a convencer de lo contrario. Porque, Sergio Vela (syntes) y Sanders Sweets (voz) son desde hace ya un tiempo una máquina de precisión cuya finalidad es hacer bailar a la gente en las pistas.

Un engranaje con dos piezas básicas preparadas para manejar toneladas de música electrónica. Un mecanismo engrasado con una voz de tintes metálicos en los que no tiene lugar el óxido porque la reinvención es constante en un dúo que llegó a Granada para poner en forma a los más bailarines de las salas.

WE02

A Granada llegaron con sus engranajes en octubre de 2012 y desde entonces no sólo han crecido como grupo sino que han conseguido ir enganchando a un ejército de seguidores cada vez más numeroso con un  synth pop, disco punk, electro punk, llámalo X, que se basa sobre todo en los ritmos más disco y las propuestas más atrevidas.

Convence, nada más escucharla, una Sanders Sweets con estética “punk-up” que se mueve en el escenario incitando al baile más frenético mientras que Sergio, a los sintes, va creando y recreando las melodías más bailables.

Se convierten así en un producto de robótica avanzada cuyo destino más próximo es el de defender su “Human Condition” Praesepe Record (2014) como si les fuesen los circuitos en ello. Avalados por un reconocimiento que ha sido más amplio fuera de nuestra ciudad, como vimos el año pasado en el Ojeando (Málaga), pero sobre todo avalados por la aceptación del público que es, al fin y al cabo, el único termómetro válido para los grupos.

La decisión de editar definitivamente, en formato físico, unos temas que ya hemos bailado junto a ellos, no es más que la decisión de entrar definitivamente en un circuito donde la música, por muy electrónica que sea, sigue necesitando estar presente de esta forma para añadir un plus a un grupo que ya de por sí estaba bien respaldado en Granada.

WE03

Ahora tienen todo el verano, las pistas, las salas, los festivales, para llevar su condición humana a todos los rincones. Gente dispuesta a bailar y disfrutar con ellos no falta. Desde Granada al espacio, con la ayuda de ese ejército robótico que siempre está dispuesto a pasarlo bien y fundirse la circuitería con ellos, los We are Robots demostraron el viernes en Planta Baja que su programación está puesta a punto.

Esperemos que no terminen provocando ningún cortocircuito porque, ganas de darle caña a la música traen y si no, id a verles en el próximo concierto. Eso sí, con calzado cómodo. Si algo garantizan es que si os quedáis quietos tenéis algún cable suelto.

NIÑOS01

Sin dejar de ser niños y sin embargo creciendo con su público, porque así lo decía, entre agradecimientos al público, un carismático Alberto Martínez (voz y guitarra) que maneja estupendamente su presencia en el escenario para hacer de cada concierto algo espectacular. “Hemos crecido con vosotros” porque sí, porque hace ya nada menos que veinte años que estos mismos niños se abrían paso, primero en la escena granadina y después nacional, para dar rápidamente el salto internacional.

Como teloneros, unos Toulouse que aún andan en fase de preparación de su próximo disco y que recurrieron a los temas de  “Serendipia” y un par de temas nuevos que estarán incluidos en el trabajo que se traen entre manos: “El príncipe y la corista” y  “Hasta que el mundo deje de girar”,  para abrir una noche en la que los intermedios estarían amenizados por el buen gusto musical de Don Gonzalo, a los platos desde una discreta posición sobre la sala.

_DSC0107

Como bajados de una nave espacial de ese futuro que ninguno imaginábamos que iba a ser así, aterrizaban en una Sala Tren llena, literalmente, hasta los topes, tanto en la parte inferior como en una parte superior que sólo se abre cuando el público ya no cabe abajo, entre los aplausos de un público que se mostraba emocionado con su presencia.

Como cabía esperar de un concierto presentación, abrir con los temas de  “El futuro” Ernie Record (2014), un disco que ha superado las expectativas que había sobre el mismo y que, prácticamente recién estrenado, ya va camino de convertirse en uno de los discos imprescindibles del año, era obligatorio. Abriendo con “Todo va a cambiar” dedicaron una primera parte dedicada a desgranar los nuevos temas del álbum que, no por nuevos, eran menos conocidos por un público que coreaba cada uno de ellos con el mismo ímpetu, para demostrar que traen un futuro cargado de música y poesía, en unas letras con las que nos transportan a su particular universo casi literario.

_DSC0067 copia

Entre su setlist, que hizo un repaso casi completo a este último trabajo, no faltaron temas como “Robots”, “Hermana mía”, “Es lo que hay” o su “Olvídate de ti”, muestra más que suficiente para entender que su trayectoria no es tanto una evolución musical sino una fidelidad a sus principios, a la sencillez de sus melodías y la capacidad de evolucionar, incluso crecer, sin necesidad de cambios drásticos en su estilo.

Enérgicos, vitalistas y en completa sintonía con sus seguidores, un público con una media de edad algo más alta que la que suelen seguirles en los festivales, menos niños y con gran capacidad de disfrutar de un concierto de este tipo en toda su magnitud. No faltaron entre el público representantes de una juventud, incluso adolescencia, que también se identifica con estos “Niños” demostrando la atemporalidad de la banda.  Un público entregado que ha formado y forma parte de esa intensa historia mutante que mantiene el grupo con su ciudad, Granada, incluso desde tiempos de Mamá Baker.

_DSC0108

Anécdotas como la afirmación de Alberto de que “nosotros empezamos ganando un concurso amañado, como lo están todos los concursos”, llegaban lloviendo sobre mojado precisamente en la noche en que se fallaban, en ese mismo momento, en otra sala, los Emergentes’14,  sembrando una “duda razonable” sobre algunas cuestiones que últimamente están en el candelero.

Llegando al ecuador del concierto, volver a los temas más emblemáticos de la banda regalándoles a sus seguidores la satisfacción de escucharlas nuevamente en directo, marcó el momento de más cercanía con el grupo entre los acordes de “Náufragos”, “Hundir la flota” o “Errante” que ya formó parte de los bises y sin el que no podía darse por terminada una noche en la que el concierto estuvo entre lo mejor que ha pasado por los escenarios granadinos este año.

_DSC0191

Lástima que a Nani Castañeda (batería) quedase muy atrás en un escenario en el que el humo ambiental impedía verle baquetas en mano a pesar de que es, no sólo una pieza fundamental de la banda, sino también uno de los componentes más carismáticos y que más simpatías despierta entre la gente, como pudo verse al final, cuando se dirigió a agradecer nuevamente el sentirse tan arropados por todos los que abarrotaron el recinto entre grandes aplausos.

Menos escondidos, a pie de escenario Miguel Haro (bajo) y Andrés López (guitarra, teclado y coros) acompañaban la primera fila de escena dentro de su papel como músicos aunque sin intervenir directamente en la comunicación grupo-público pero siempre aportando desde su lugar todos los matices que recaen en sus instrumentos.

_DSC0164

Costaba trabajo dejarles marchar incluso una vez finalizados los bises y sabiendo que ya habían repasado todos los temas con los que tenían una cierta “deuda moral”, esos que toda banda tiene como imprescindibles en sus directos pero, cuando ya se ha dado todo, sólo queda despedirse sin dejar que decaiga el ambiente de fiesta que habían dejado y emplazándolo para seguir, un rato después, en la Sala Polaroid donde tenían previsto seguir con una noche tan llena de intensidad, de música y de “El futuro”, el que esperamos seguir compartiendo con ellos muchos discos más.