Los Coronas en Planta Baja (Granada)

Publicado: febrero 16, 2014 en CONCIERTOS, MÚSICA

_DSC0111

Cuando entras a una sala, lo primero que ves sobre el escenario ya te orienta sobre lo que vas a escuchar después. Incluso el no ver, el telón cerrado, también te habla sobre la personalidad y la música del grupo. Entrar en la sala y verlo abierto con la batería en primer plano ya es suficientemente elocuente por sí mismo. Ahí va a tocar un grupo donde la batería (y el batería) son una parte importante, muy importante. Es uno de los detalles que marca la personalidad de Los Coronas, un grupo donde cada uno de sus miembros es tan significativo como el resto. No hay un líder, hay músicos.

Elegimos bien el sitio donde nos vamos a situar observando la ubicación de los instrumentos. A la altura del bajo y cerca de la batería porque, cuando escuchas surf las guitarras van a estar muy presentes de forma constante, van a cargar el peso de cada melodía, pero es el bajista el que va a darle la personalidad a las composiciones y las bases rítmicas van a determinar la fuerza de ese rock fronterizo en el que se mueven como pez en el agua. Al fondo, a la derecha, se coloca el trompetista, ucraniano, para dar el último toque al sonido de base española. No nos equivocamos.

_DSC0251

Fuera han colgado el “Sold out” y sabemos que hay gente que se ha quedado esperando, así que tener la entrada anticipada nº 8 también me hace pensar que hemos acertado de pleno. El de esa noche va a ser un conciertazo. Como todos los que ha dado este grupo, es cierto, es lo que tiene apostar sobre seguro y estos madrileños tienen bien cogido el pulso al panorama musical y saben bien lo que hacen. Además lo hacen jodidamente bien.

Venían de despedir a Sancho y en el mismo año emprendieron un extraño viaje. Ambos discos han sido, sin dudas, una vuelta de tuerca en el sonido de una banda que está en la cumbre de su carrera tras veinte años recorriendo escenarios. Cuando se habla de una vuelta de tuerca en la música, muchas veces no es más que una variación en el sonido de una banda pero, con Los Coronas, esa vuelta es más literal de lo que parece.

_DSC0269

Si con Surfin’ Tenochtitlan (2005), ya se vio que habían dado en la tecla y empezaban a tener un público que les seguía incondicionalmente y con El baile final (2009) acuñaron a fuego la denominación de origen de “Surf music spanish style” y se hicieron los reyes de los mejores festivales dentro y fuera de nuestras fronteras con un reconocimiento unánime de público y prensa, con Adiós, Sancho (2013) y El extraño viaje (2013)  un EP donde versionan a Triana, Marisol, Rolling Stones, The Atlantis, a la chilena Cecilia y mezclan a Muse con The Tornados (el guitarra de este grupo es el padre del cantante de Muse), se han despojado de cualquier complejo residual y han reivindicado, con fuerza, el pasodoble, la copla, los iconos españoles más castizos, a Marisol y la música de raíz donde el flamenco se puede fundir con el surf con la única condición de que estas cosas, si se hacen, hay que hacerlas muy bien.

Impresiona, desde el principio, verles salir al escenario mientras suena una intro muy apropiada para recibirles, observar pequeños detalles “de grupo”, como que el batería toca de pie todo el tiempo y lo hace como si las baquetas fuesen una extensión de sus manos, lleva el ritmo con todo el cuerpo y se atreve incluso a cantar (muy bien) una estupenda versión de “Poison Ivy”, o el detalle de los sombreros que les da ese toque western que les sienta de miedo, las camisas, personalizadas y con un toque muy spanish style . Todo, desde el comienzo, preparado para crear espectáculo porque, cuando uno va a escuchar a Los Coronas, va precisamente a eso y ellos lo saben.

_DSC0276

Después, cuando les escuchas tocar, bailas como si no hubiera mañana (porque mañana tienes agujetas seguro) y te ríes con las explicaciones de Fernando Pardo, te das cuenta de que todo, hasta el último detalle, está pensado para hacer de cada actuación una fiesta. Y es que, escuchar cosas sobre los temas que van a tocar, en clave de fina ironía con un humor madrileño muy particular mientras los instrumentos no dejan de sonar y animar al público a hacer palmas, mover los brazos e interactuar con el grupo, es un arte que no todos dominan y que a ellos les sirve de signo distintivo.

Con la capacidad de bromear sobre cualquier cosa que atañe a su música y sus experiencias, bailar pasodobles con sus guitarras, rumbear con la batería o disparar certeros trallazos de rock “made in Rolling Stones” sudando como todos los que nos movíamos abajo a su ritmo, pero sin despeinarse. Está claro que cuando traes bajo un brazo un disco (Adiós Sancho) grabado en Tucson, Arizona, con todos los instrumentos tocando al mismo tiempo,  tienes que tener una banda muy cohesionada para obtener el resultado esperado. Un sonido cercano al directo, transmitiendo todo el potencial de la banda. Luego llegan al directo con las cosas muy claras y eso, se nota.

_DSC0155

Todo un acierto abrir con “Adiós Sancho”, tema que da título al EP y no dejar atrás temas como “Cleopatra Stomp”, o “La leyenda del solitario”, el tema más flamenquito, como de Camarón pero sin Camarón, para adentrarse en el sonido más disco-funky de “Baila Lola”, en el que la presencia en la sala de una bola de cristales le dio la excusa a Pardo para hacer comentarios sobre la movida disco, y regresar surfeando olas a un sonido más Ramones (siempre en clave surf, por supuesto) de “Rockaway surfers” a secarse al sol del desierto con un “Fuerte comansi” en el que las guitarras y el bajo disparaban a matar antes de poner al rojo las guitarras y los ánimos con el “Hey Cosacus” alternando con sus super éxitos, imprescindibles en todos sus conciertos, como “Supertubos”, “Jinetes radioactivos” o “Go kato go” entre otros.

En la banda escuchamos (me da hasta cosa decirlo porque tengo la impresión de que a estas alturas todo el mundo conoce el nombre de cada uno de los miembros del grupo, pero ahí va por si acaso) las guitarras de David Krahe y Fernándo Pardo, el bajo de Javier Vacas, la batería de Roberto Lozano “Loza” y la trompeta del ucraniano Yahven Reichkalov poniendo la nota exótica y a la vez, curiosamente, más española y que se ha convertido en un elemento imprescindible en el sonido “coronas” aportando además una calidad que es evidentemente admirada por sus compañeros de formación.

_DSC0299

De lo mejor escuchado por aquí en mucho tiempo en cuanto a bandas consolidadas, divertido y, como ellos mismos dicen “lo mejor en relación calidad precio que vais a encontrar en los escenarios ahora mismo” y, si bien Pardo dice estas cosas con su particular sentido del humor no se equivoca para nada al afirmarlo.

Anoche, en un setlist que hay que ver de cerca para darse cuenta de que el grupo es diferente incluso en eso, hicieron su extraño viaje junto a un público entregadísimo y convencido desde el principio, despidieron nuevamente a Sancho, volvieron al baile final e hicieron un repaso a una carrera de fondo donde han sabido mantenerse en pie sobre un skateboard que comenzó rodando en un suelo terroso y árido para deslizarse ahora por el asfalto más caliente a ritmo de pasodoble y surf. Así, sin complejos.

Anuncios
comentarios
  1. Carlos J dice:

    Peacho crítica y peacho concierto el del sábado. Su surf a la española me tuvo con los pelos de punta y una sonrisa de oreja a oreja toda la noche. Y muy buena también la pinchada de después.

  2. Es que fue un día completito. Quiero muchos sábados como éste!!!

  3. ruper dice:

    cojonuda critica

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s