Archivos para febrero, 2014

Jam Session en The Soul (Santa Fe)

Publicado: febrero 28, 2014 en CONCIERTOS, MÚSICA

_DSC0128

 

_DSC0170

 

_DSC0193

MARTES 25 FEBRERO

1601193_678819795497252_1285120630_n

MIÉRCOLES 26 FEBRERO

1794816_10152630481908662_1100071149_n

JUEVES 27 FEBRERO

1661800_1468605826700859_106847637_n

VIERNES 28 FEBRERO

11561_599871866758062_1643684934_n

1618479_209357272588210_85298037_n

1795670_695890037140525_1515329945_n

SÁBADO 1 MARZO

1969158_222320881292717_1232316036_n

1610088_599880966755292_985112102_nDOMINGO 2 MARZO

544557_456533931128730_4732056_n

 

http://granada.nopara.es/?event=jam-session-imprudente-en-el-trastero

 

 

Xöel López (y punto)

Publicado: febrero 23, 2014 en LIBROS

CAM02637

Con un libro llamado como el título de la canción que cierra su disco, Xöel llegó el sábado a Granada para cantar y contar. Primero contar. En Discos Bora Bora, como empieza a ser costumbre entre los músicos y luego cantar en el concierto que daba en Granada por la noche. Contar, junto a Nani Castañeda (Niños Mutantes), cosas sobre  “El asaltante de estaciones”.

Pero no contarlas como un vendedor de libros a pesar de que él, como tantos otros bromeó con que “Vengo a hablar de mi libro”, sino a contar esas partes de su vida que, desde la carpeta “Mis documentos” ha salido de su almario y sus recuerdos para formar parte de un libro de Ediciones Chelsea que, junto a los restantes títulos de tan curiosa colección, viene para ayudarnos a conocer más de cerca a algunos de los mejores músicos del país. En ésta encontramos también los documentos de Fran Nixon, Jorge Martí, Joaquín Felipe Spada, Fernando Pardo y Alex Cooper.

CAM02610

Si cada músico tiene un amplísimo baúl de recuerdos físicos y guardados sólo en sus cabezas, el caso de Xöel es el de un hombre que ha sido capaz de inventarse, dejarlo todo y reinventarse.

Capaz de absorber y procesar músicas, países, viajes, vivencias y todo el agua que cae sobre Galicia y que, desde aquí, en los días lluviosos, no acertamos más que a intuir como un acontecimiento que marca la vida de los nacidos entre esas rías que desembocan, también, en el “Atlántico”.

CAM02665

Desde su juventud, sus ilusiones, sus primeros proyectos y sus primeros acordes con Los Nuestros, The Riddles y Los Covers, bandas en las que se forma musicalmente, hasta Elephant Band y la exitosa Deluxe a la que pone punto final antes de irse a Argentina y re-encontrarse con lo esencial de sí mismo y volver como Xöel López sin olvidarnos de Loverly Luna, proyecto que comparte con Félix Arias.

Un interesante intercambio de opiniones entre Nani y él, de recuerdos y anécdotas (como el premio de un año de cerveza gratis con el que galardonaron a Xöel) o la explicación de por qué dijo en una entrevista que “no me gustan los Planetas” (aunque sí Granada y la cerveza Alhambra) y mucha simpatía para acercar al público a la vida y las circunstancias que han influido en hacer de este gallego la persona y el músico que es actualmente y de regalo, tres temas cantados por él acompañado de su guitarra y de Félix Arias en una de ellas.

Un llenazo como he visto pocos en Discos Bora Bora, pero sobre todo, la constatación de que en Granada hay sitios, como éste, que apuestan por la cultura musical y no sólo por la música. Que acogen en su espacio, como buenos anfitriones, a lo mejor de los grupos y solistas que pasan por la ciudad y que abren sus puertas desinteresadamente para que todo el mundo pueda acercarse, aunque sea por un rato, a sus músicos favoritos convirtiéndose en mucho más que una tienda de discos, en un punto cultural de encuentro.

1888942_452019871591568_348550623_o

Tenemos claro que estamos en un año que ha empezado directamente en ON. Si en enero Rock On empezaba una nueva andadura con el LIVE ON, meternos de lleno en esta segunda edición donde el cartel ha contado con la presencia de un grupo que se estrenaba en directo, los Young y otros dos que ya llevan unos cuantos conciertos a cuestas, Chorrojumo y Zío, sólo podía producir momentos como los que pudimos disfrutar el viernes.

1956931_452018514925037_864764397_o

Con un sonido impresionante que ayudó mucho a vivir todo esto a tope, como tiene que vivirse el rock de verdad y con una presencia discreta, aunque de calidad, de público, lo que sí pudo verse anoche con claridad es que, cuando se trata de música, tienes que ir con la mente muy abierta porque en cualquier concierto hay un grupo que te sorprende.

1795456_452019601591595_748098894_o

A nosotros, y al público en general, nos pasó anoche con los debutantes Young. De ellos sólo habíamos escuchado un fragmento de grabación en directo, un “Spoiler” que, dicho sea de paso, no hace justicia de todo lo que dan de sí después en el escenario. Con un rock que ellos definen como noventero y que sabe a arena, a desert rock donde tiene cabida tanto lo progresivo como lo psicodélico pero sorprende por el giro post hardcore de la voz y con un sonido lo suficientemente sucio como para ser muy bueno. Con esos ingredientes, un directo impactante ha sido, sin dudas, la mejor carta de presentación que podían hacer estos granadino-almerienses para ganarse la confianza de quienes aún no les conocíamos.

1912007_452020428258179_328586463_o

Empezando con un “Angry memories” que ya sorprendió al público por la fuerza de su puesta en escena y con temas (casi todos en proceso de grabación en estos momentos) como “No regrets”, sonidos más noventeros en “1998”,“Friendship”“First Time” o “Think Fast”, comprobamos, a lo largo de trece temas, cantados en inglés, que lo variado de sus influencias y los gustos musicales del propio grupo han sido una buena semilla donde ha germinado un proyecto con más proyección de la que quizás ellos mismos pueden entrever ahora mismo.

En el grupo escuchamos la voz y guitarra de Miguel Ángel, el bajo de Pablo y a Iván a la batería y, como en este momento ya están preparando su primer trabajo, desde Rock On estaremos atentos a lo que se cuece con estos “jóvenes” que tan buen sabor de boca nos dejaron anoche para poder ir informando de primera mano de sus movimientos.

LEER MÁS 

Más fotos en FOL CONTRERAS: FOTOS II LIVE ON 

MIÉRCOLES 19 FEBRERO

1794816_10152630481908662_1100071149_n

JUEVES 20 FEBRERO

1959742_664353393620784_676387106_n

VIERNES 21 FEBRERO 

Rock local en La Petite Cabaret organizado por Rock On:

1743442_282497041904316_1534392222_n

Y algo más tranquilo pero no menos interesante, la presentación del disco de Alberto Alcalá:

1512632_10201836049356149_395766699_n

SÁBADO 22 FEBRERO

xoel-promo-granada-web-1

 

1505312_10152158187423147_1471514062_n

1891059_289979554486162_2140082509_n

Los Coronas en Planta Baja (Granada)

Publicado: febrero 16, 2014 en CONCIERTOS, MÚSICA

_DSC0111

Cuando entras a una sala, lo primero que ves sobre el escenario ya te orienta sobre lo que vas a escuchar después. Incluso el no ver, el telón cerrado, también te habla sobre la personalidad y la música del grupo. Entrar en la sala y verlo abierto con la batería en primer plano ya es suficientemente elocuente por sí mismo. Ahí va a tocar un grupo donde la batería (y el batería) son una parte importante, muy importante. Es uno de los detalles que marca la personalidad de Los Coronas, un grupo donde cada uno de sus miembros es tan significativo como el resto. No hay un líder, hay músicos.

Elegimos bien el sitio donde nos vamos a situar observando la ubicación de los instrumentos. A la altura del bajo y cerca de la batería porque, cuando escuchas surf las guitarras van a estar muy presentes de forma constante, van a cargar el peso de cada melodía, pero es el bajista el que va a darle la personalidad a las composiciones y las bases rítmicas van a determinar la fuerza de ese rock fronterizo en el que se mueven como pez en el agua. Al fondo, a la derecha, se coloca el trompetista, ucraniano, para dar el último toque al sonido de base española. No nos equivocamos.

_DSC0251

Fuera han colgado el “Sold out” y sabemos que hay gente que se ha quedado esperando, así que tener la entrada anticipada nº 8 también me hace pensar que hemos acertado de pleno. El de esa noche va a ser un conciertazo. Como todos los que ha dado este grupo, es cierto, es lo que tiene apostar sobre seguro y estos madrileños tienen bien cogido el pulso al panorama musical y saben bien lo que hacen. Además lo hacen jodidamente bien.

Venían de despedir a Sancho y en el mismo año emprendieron un extraño viaje. Ambos discos han sido, sin dudas, una vuelta de tuerca en el sonido de una banda que está en la cumbre de su carrera tras veinte años recorriendo escenarios. Cuando se habla de una vuelta de tuerca en la música, muchas veces no es más que una variación en el sonido de una banda pero, con Los Coronas, esa vuelta es más literal de lo que parece.

_DSC0269

Si con Surfin’ Tenochtitlan (2005), ya se vio que habían dado en la tecla y empezaban a tener un público que les seguía incondicionalmente y con El baile final (2009) acuñaron a fuego la denominación de origen de “Surf music spanish style” y se hicieron los reyes de los mejores festivales dentro y fuera de nuestras fronteras con un reconocimiento unánime de público y prensa, con Adiós, Sancho (2013) y El extraño viaje (2013)  un EP donde versionan a Triana, Marisol, Rolling Stones, The Atlantis, a la chilena Cecilia y mezclan a Muse con The Tornados (el guitarra de este grupo es el padre del cantante de Muse), se han despojado de cualquier complejo residual y han reivindicado, con fuerza, el pasodoble, la copla, los iconos españoles más castizos, a Marisol y la música de raíz donde el flamenco se puede fundir con el surf con la única condición de que estas cosas, si se hacen, hay que hacerlas muy bien.

Impresiona, desde el principio, verles salir al escenario mientras suena una intro muy apropiada para recibirles, observar pequeños detalles “de grupo”, como que el batería toca de pie todo el tiempo y lo hace como si las baquetas fuesen una extensión de sus manos, lleva el ritmo con todo el cuerpo y se atreve incluso a cantar (muy bien) una estupenda versión de “Poison Ivy”, o el detalle de los sombreros que les da ese toque western que les sienta de miedo, las camisas, personalizadas y con un toque muy spanish style . Todo, desde el comienzo, preparado para crear espectáculo porque, cuando uno va a escuchar a Los Coronas, va precisamente a eso y ellos lo saben.

_DSC0276

Después, cuando les escuchas tocar, bailas como si no hubiera mañana (porque mañana tienes agujetas seguro) y te ríes con las explicaciones de Fernando Pardo, te das cuenta de que todo, hasta el último detalle, está pensado para hacer de cada actuación una fiesta. Y es que, escuchar cosas sobre los temas que van a tocar, en clave de fina ironía con un humor madrileño muy particular mientras los instrumentos no dejan de sonar y animar al público a hacer palmas, mover los brazos e interactuar con el grupo, es un arte que no todos dominan y que a ellos les sirve de signo distintivo.

Con la capacidad de bromear sobre cualquier cosa que atañe a su música y sus experiencias, bailar pasodobles con sus guitarras, rumbear con la batería o disparar certeros trallazos de rock “made in Rolling Stones” sudando como todos los que nos movíamos abajo a su ritmo, pero sin despeinarse. Está claro que cuando traes bajo un brazo un disco (Adiós Sancho) grabado en Tucson, Arizona, con todos los instrumentos tocando al mismo tiempo,  tienes que tener una banda muy cohesionada para obtener el resultado esperado. Un sonido cercano al directo, transmitiendo todo el potencial de la banda. Luego llegan al directo con las cosas muy claras y eso, se nota.

_DSC0155

Todo un acierto abrir con “Adiós Sancho”, tema que da título al EP y no dejar atrás temas como “Cleopatra Stomp”, o “La leyenda del solitario”, el tema más flamenquito, como de Camarón pero sin Camarón, para adentrarse en el sonido más disco-funky de “Baila Lola”, en el que la presencia en la sala de una bola de cristales le dio la excusa a Pardo para hacer comentarios sobre la movida disco, y regresar surfeando olas a un sonido más Ramones (siempre en clave surf, por supuesto) de “Rockaway surfers” a secarse al sol del desierto con un “Fuerte comansi” en el que las guitarras y el bajo disparaban a matar antes de poner al rojo las guitarras y los ánimos con el “Hey Cosacus” alternando con sus super éxitos, imprescindibles en todos sus conciertos, como “Supertubos”, “Jinetes radioactivos” o “Go kato go” entre otros.

En la banda escuchamos (me da hasta cosa decirlo porque tengo la impresión de que a estas alturas todo el mundo conoce el nombre de cada uno de los miembros del grupo, pero ahí va por si acaso) las guitarras de David Krahe y Fernándo Pardo, el bajo de Javier Vacas, la batería de Roberto Lozano “Loza” y la trompeta del ucraniano Yahven Reichkalov poniendo la nota exótica y a la vez, curiosamente, más española y que se ha convertido en un elemento imprescindible en el sonido “coronas” aportando además una calidad que es evidentemente admirada por sus compañeros de formación.

_DSC0299

De lo mejor escuchado por aquí en mucho tiempo en cuanto a bandas consolidadas, divertido y, como ellos mismos dicen “lo mejor en relación calidad precio que vais a encontrar en los escenarios ahora mismo” y, si bien Pardo dice estas cosas con su particular sentido del humor no se equivoca para nada al afirmarlo.

Anoche, en un setlist que hay que ver de cerca para darse cuenta de que el grupo es diferente incluso en eso, hicieron su extraño viaje junto a un público entregadísimo y convencido desde el principio, despidieron nuevamente a Sancho, volvieron al baile final e hicieron un repaso a una carrera de fondo donde han sabido mantenerse en pie sobre un skateboard que comenzó rodando en un suelo terroso y árido para deslizarse ahora por el asfalto más caliente a ritmo de pasodoble y surf. Así, sin complejos.

_DSC0067

Fernando Pardo es un chico eléctrico, un músico con una larga trayectoria con tantas experiencias vitales, tantos kilómetros con la guitarra a cuestas que, sus recuerdos, sus impresiones y sus puntos de vista bien merecían el libro que ayer traía a Discos Bora Bora (Granada), presentado por Paco Burgos su “Los chicos eléctricos”.

El es un rockero subterráneo, un chaval de los que, a los treces años vivía a tope un Malasaña donde aún se podía entrar sin problemas a un garito, tomarse unas cervezas e incluso fumar sin que nadie reparase demasiado en ello. Ajenos a los peligros de la calle y centrados en vivir una vida casi al margen de todo lo que la sociedad trataba de imponer. Eran otros tiempos.

_DSC0015

De música, de pandillas, de garito y de vivir la vida a tope es de lo que trata un libro que no es otro libro de música hecho por un rockero sino un conjunto de vivencias que han influido considerablemente en lo que es como persona y como músico.

Eso sí, Fernando no es el típico escritor que en una presentación viene “a hablar de mi libro” sino que ayer nos hizo pasar una tarde amena escuchándole hablar y contar anécdotas que iban desde comentar que el primer dinero que ganó con la música fue el que le dio su padre por ir callado (sin cantar) durante todo un trayecto en coche, hasta trazar un perfil del Malasaña de hace treinta años y el de ahora, de la movida rockera, de sus influencias musicales y de cómo, la vida, cuando se vive a ritmo de rock se vive más intensamente.

_DSC0083bb

Con comentarios muy lúcidos, ácidos y acertados sobre la situación de la industria musical, de las bandas, del público y de la vista comercial que hay fuera de España para la música y lo que, bajo su punto de vista, le faltan a los grupos españoles para triunfar fuera de aquí. Con ese sentido de humor tan cargado de ironía que le conocíamos ya dentro del escenario, la charla entre Paco Burgos y él fue trazando una semblanza que acercó al público a un libro que para él no tiene pretensiones ningunas y sin embargo puede aportar mucho para quienes se acerquen a él con la curiosidad de entender qué pasa en la vida de una persona como él para haberle situado en la cresta de una ola en la que lleva surfeando ya muchos años.

Contando también sus experiencias en las bandas en las que milita (Sex Museum y Los Coronas) y cómo, la clave del éxito de esta última ha estado en buscar un hueco que cubrir respondiendo a esa ley de oferta y demanda que, al fin y al cabo, marcan estos triunfos o relegan a los artistas al olvido es consciente de haberse “comercializado” como grupo (“algunos amigos nos dicen que somos una orquesta de pueblo venida a más”) pero sabe también que han hecho lo correcto y que el día que tomaron conciencia de deberse a un público y de que no podían vivir de la música haciendo lo que más les gusta y esperando a que la gente se diera cuenta de lo buenos que eran, todo fue mucho más fácil.

_DSC0086

Yo no estoy segura de que esto sea así, es más, a mí me siguen sonando completamente alternativos pero incluso lo alternativo tiene sus modas, como todo y ahora, gracias al carisma de esta banda, al del propio Fernando, un tío simpático, ácido e incisivo que sabe contar las cosas para interesar a la gente, pueden permitirse estar donde estar y crear un nuevo espacio, un hueco a cubrir con la necesidad de saber, de primera mano, como son “Los chicos eléctricos”.