“The truth, the whole thuth and nothing but the truth”: Arizona Baby en la BoogaClub

Publicado: febrero 24, 2013 en CONCIERTOS, MÚSICA

Arizona 37

Con algo más de dos horas de retraso sobre la hora indicada, casi una de ellas en la calle, con un frío de esos que te hielan hasta la moral, una serie de problemas de sonido que hacían tan desagradable estar dentro de la sala como lo había sido antes el estar fuera helándose y un desordenado acceso a la sala donde, en la misma cola se situaban los que tenían entrada anticipada y los que iban a comprarla en taquilla,  la situación hacía pensar que, a la sala, se le había quedado grande un grupo como los pucelanos Arizona Baby.

Arizona 09

Afortunadamente, tras varias pitadas, desesperación general, disculpas por parte de la sala y demás molestias (incluyendo al típico personaje desagradable que se mete entre un público ya situado ante el escenario para, llegando el último, situarse el primero creando malestar entre los que habían estado esperando –vamos el típico “cabezón” de aquella canción de los Chanclas- y se pasa todo el concierto molestando) dio comienzo, pasadas las doce de la noche, el esperado concierto donde este grupo ha decidido contar “La verdad, toda la verdad y nada más que la verdad”.

Arizona 10

Hay que decir que, Javier Vielba tiene una simpatía natural que hizo que, nada más pisar el escenario y empezar a hacer sonar su guitarra, la gente se olvidase de la desagradable espera. Haciendo alusión a la paciencia del público y agradeciendo el llenazo de la sala a pesar de la crisis, recordando que “todo está muy jodido” y con varias frases que hicieron reír a la gente deshaciendo cualquier resto de malestar, este barbudo con pinta de predicador a quien esperaríamos encontrar con una biblia entre las malos dio, una vez más, un espectáculo difícil de olvidar en mucho tiempo.

Arizona 16

Junto a él, Rubén Marrón volvió a dejar a la gente con la boca abierta a pesar de que su guitarra fue la que más dificultades tuvo para que el sonido llegase convenientemente a la sala. Desde primera fila, sin embargo, pudimos disfrutar de sus acordes desde la primera canción y disfrutar del espectáculo que supone no sólo escucharle, sino incluso verle mover las manos sobre el mástil de su guitarra.

Arizona 51

El grupo llegó anoche a Granada para presentar su último trabajo tras haber estado no hace mucho por estas tierras como parte de los grandísimos Corizonas con un trabajo donde se han asentado magníficamente en esa mezcla de  folk americano, cuntry rock y psicodelia que les ha dado buen resultado y sobre la que han sido capaces de trabajar y perfeccionar más, si cabe, su capacidad de sorprender y revitalizar ritmos que, con ellos, suenan con una fuerza impresionante.

Arizona 54

Anoche no sólo tocaron la mayor parte de canciones de este nuevo trabajo sino que volvieron sobre algunas del anterior, como el agradecido “Shiralee” que tantos aplausos arranca o una versión ‘más movida’ de uno de los temas de A Jigsaw, “My name is Drake” y por supuesto el incluido en esta gran “verdad” que nos traen en su disco, “The model” (versión del tema Dash Modell del grupo Kraftwerk) pasando por el “The end” de The Doors.

Arizona 57

Esta banda vallisoletana, formada en 2003 tiene entre sus filas al carismático Javier Vielba (voz y guitarra), el impresionante Rubén Marrón (guitarra) siempre sublime en el escenario y a Guille Aragón (percusión), aunque ayer veíamos con ellos un nuevo miembro quien, según Vielba, es un Arizona desde los comienzos, Alex Izquierdo (coros y guitarra). Otro que no se queda atrás en una formación de calidad como es la de estos chicos.

Arizona 58

Los Arizona, que auto-editaron su primer disco y vivieron a partir de ahí una ascensión que posiblemente ni ellos esperaban, graban desde 2009 con Subterfuge lo cual podría hacer pensar que les ha hecho ser un grupo menos independiente pero no hay más que escuchar sus dos últimos trabajos para saber que estos chicos tienen claro que no pueden perder su esencia y , si bien, algunos temas (especialmente alguno más corizónico) suenan algo más comerciales, se agradece también, de vez en cuando, una pequeña incursión en temas más pegadizos y sonoros para poner la guinda al pastel que supone hacer discos tan redondos como los que están produciendo.

Arizona 62

Queda decir, si acaso, que fue un concierto de los que nos tienen acostumbrados, con buena música alternada con esa especial simpatía sobre el escenario, ese saber estar con el público, implicarlo en la propia actuación y terminar con la sensación de que uno siempre quiere un poco más. Pero claro, un concierto, a pesar de empezar con tanto retraso, también tiene que tener una hora para terminar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s