Archivos para mayo 2, 2011

TÍTULO: Alfabeto de cicatrices

AUTOR: Ana Pérez Cañamares

EDITORIAL: Baile del Sol

1ª EDICIÓN: 2010

112 páginas

Tengo, por qué no decirlo aunque suene a confesión, una cierta predilección por los poemas de Ana Pérez Cañamares. No ya por conocer  la calidad personal de la autora, sino porque desde que leí por primera vez sus poemas no he dejado de seguirla. En cada uno de sus poemarios, Ana, ha sabido, sin pretenderlo, arrancarme una sonrisa en algunos poemas y unas lágrimas en otros.

Eso, sucede sin dudas cuando un poemario te llega, cuando no necesitas del mapa con el “Usted está aquí” porque cada poema pasa por el centro del corazón de quienes los leen.

En “Alfabeto de cicatrices” (Con pulso de artificiero/ escojo las palabras./ Manejo con tacto/ la nitroglicerina de cada sílaba// Por culpa de palabras mal usadas/ a mi corazón lo cruza/ un alfabeto de cicatrices)  la autora, como los tres capítulos en los que divide el poemario, hace realidad eso de que “Tropezón que das… “, “… y no te caes…”, “… camino que adelantas”.

Ella adelanta en su poética, adelanta en sus sentimientos, en su madurez como poeta rastreando cada una de las cicatrices de su vida. Poemas de su día a día, a su hija, a su padre, a su caminar cansado hacia la rutina diaria. Poemas que se despiertan en una tarde de siesta. Poemas que podían pasarnos a cualquiera de nosotros, podían contar algún episodio de nuestras vidas.

Así, Ana se sumerge entre versos en la búsqueda de algo que la haga dejar de masticar rabia por el día a día y quizás, a ratos, la poesía la distrae de todo lo que no es perfecto en la vida de nadie y al escribirlos, pero sobre todo, al publicarlos, Ana nos ofrece la oportunidad de que también nosotros podamos luchar por dejar de masticar la rabia, aunque sea, a ratos.

La autora vuelve a temas que ya había tocado en su anterior poemario pero esta vez desde un punto de vista más profundo, más interior si cabe. Es normal esta vuelta si tenemos en cuenta que Ana se dibuja a sí misma a través de sus versos. Metáforas que nos ayudan a entender sentimientos se contraponen a una realidad llena de metros, árboles y aviones que ella se conoce de memoria.

Un magnífico poemario que releo ahora por tercera vez y que tengo que recomendar como lectura aunque lamentablemente, conseguirlo es dificil en la mayoría de las ciudades y hay que acabar pidiéndo a la librería que nos los traiga. Un poemario que sin dudas os dejará también a vosotros algunas cicatrices.

El discurso del Rey

Publicado: mayo 2, 2011 en CINE

 TÍTULO: El discurso del Rey

 DIRECTOR: Tom Hooper

 AÑO: 2010

 REPARTO: Colin Firth, Helena Bonham Carter, Geoffrey Rush, Michael Gambon, Guy Pearce, Timothy Spall, Derek Jacobi, Eve Best

PREMIOS

2010: 4 Oscars: mejor película, director, actor (Colin Firth) y guión. 12 nominaciones.  Globos de Oro: Mejor actor (Firth). 7 nominaciones, incluyendo Mejor película drama.  7 Premios BAFTA, incluyendo Mejor película y actor (Firth). 14 nominaciones.  Premio Goya: Mejor película europea.; Festival de Toronto: Mejor película (Premio del Público);  Círculo de Críticos de Nueva York: Mejor actor (Colin Firth); Independent Spirit Awards: Mejor película extranjera

http://www.eldiscursodelrey.com/

 Ante una película tan premiada como ha sido “El discurso del Rey”, normalmente suelo acercarme con mucha cautela. Normalmente, las más premiadas no suelen coincidir con mis gustos cinematrográficos y son muchas las ocasiones en que el público en general no entiende el por qué de estos reconocimientos ante películas normalmente demasiado comerciales.

No es este el caso de esta película en la que tanto público como distintas academias han coincidido y la verdad es que los merece. No tenemos en ésta, otra escena típica de la monarquía inglesa ni una película que se dedique a contar un episodio reciente de la historia de este país como es la entronación de Jorge VI. Tampoco centra la historia en la azaroza vida sexual y sentimental de su antecesor en el trono, su hermano Eduardo VIII sino que se dedica a interiorizar en el problema que marcó la vida del rey Jorge VI, su tartamudez.

Ante esta circunstancia y la necesidad de hablar constantemente en público, el rey comienza un tratamiento con un médico de métodos poco ortodoxos. La relación que se establece entre el monarca y el médico, el enfrentamiento que tiene consigo mismo y cómo el médico, al tratarle, le hace rebuscar en su interior para localizar el hecho que paraliza su capacidad de hablar con fluidez son el tema principal de la película. Si se muestran otros aspectos de la vida de la familia real inglesa no se detiene en exceso en ellos nada más que para que el expectador entienda el contexto y por qué la situación se desarrolla de esta forma.

Un papel, el de el Rey Jorge VI, interpretado por Colin Firth, que se presta al lucimiento en manos de un gran actor que ha sabido sacar del personaje toda la carga interpretativa que requería. Borda su papel e incluso realza el del resto de actores, especialmente en las escenas cara a cara con Georges Rush. Una gran película que merece la pena disfrutar en el cine antes de que dejen de proyectarla.