Archivos para mayo, 2010

En esta ocasión, la mejor forma de contar cómo fue el recital “Primav-Eros” es dejaros con las palabras de introducción de Juan Carlos Friebe y que leímos entre él y yo. Un texto muy explicativo que seguro ayudará a entender por qué este recitar. Además de esto sólo agradecerle a Juan Carlos que contara conmigo para el recitar, fue un placer compartir allí un poco de mi poesía.
Saxofonista: Rubén Martín García

Presentación: J.C.Friebe

Lectora (1): María Villa
Lectora (2): Azanasía Karantzía
Lectora (3): Alberta Gallego
Lector (4): Dionisio Pérez Venegas
Lector (5): Juan Carlos Friebe

Poeta invitado: Antonio Carvajal

EXPLICACIÓN

Hoy, con su permiso, nos permitimos un pequeño capricho en Mayo, mes por excelencia de la primavera, que ya casi se transforma en verano… Un capricho muy propio de Cupido travieso, que nos ha llevado a convertir en primav-Eros lo que en realidad tiene una raíz bien distinta, pues primavera proviene de “primum ver”, primera parte del verano; también de “primaevitas”, primera edad… Pero ¡ay!, ¿cómo resistirnos, a veces, a juguetear con las palabras, como ese alado dios con los corazones humanos?

Como bien dice Octavio Paz en su libro “La llama doble”, la relación entre erotismo y poesía es tal que pude decirse, sin afectación, que el primero es una poética corporal y que la segunda es una erótica verbal, pues el erotismo no es mera sexualidad: es ceremonia y representación. El erotismo es, en sí mismo, metáfora. La poesía, continuará diciendo, se desvía del fin natural del lenguaje, las palabras no dicen las mismas cosas que en la prosa y, concluye, pone entre paréntesis a la comunicación como el erotismo a la reproducción: o a la cópula. El erotismo es invención: el sexo siempre el mismo.

¿Pero qué poemas elegir estando la poesía preñada de amor, de erotismo, de carnalidad? Hemos procurado ceñirnos a la poesía escrita en castellano, siendo conscientes de cuánta belleza dejábamos atrás en el camino; también a la más próxima a nosotros, históricamente, dejando atrás cuántas joyas… A miles de extraordinarios autores de todos los tiempos, incluido el nuestro, que han escrito cuántos poemas imprescindibles…

Sin embargo, hemos querido que la selección fuese variada, y detenernos en algunos momentos claves en la evolución de este sentimiento que tan bien conocemos, para nuestra suerte o nuestra desgracia, que todos hemos gozado y padecido, que tanto deseamos y del que tantas veces nos arrepentimos desear.

Si la pornografía, que ha existido durante toda la historia del ser humano, fue es su origen la contrapartida de los tabús y las prohibiciones, y vive y muere en lo explícito, el erotismo es, en el fondo, la historia de la cultura del amor entre los seres humanos, y vive de sutilezas –aunque Eros es también burlón y picante- de una promesa de una dicha que culminará o no en un encuentro sexual…

Leeremos pues, requiebros de amor cortés, poemas de desengaño, versos socarrones y burlescos, o abiertamente procaces y groseros, y delicias eróticas con las que esperamos pasen un rato agradable. Comenzaremos con algunos ejemplos del medievo, nos adentraremos en el Siglo de Oro, abusaremos de Quevedo, daremos un paseo por la Ilustración hasta llegar a nuestro Segundo Siglo de Oro. Al final, tendremos ocasión de escuchar también la poesía que hoy mismo, en Andalucía, se escribe en torno a ese sentimiento, o a ese complejísimo sistema de alteraciones químicas que produce ese sentimiento que llamamos amor y que no es sólo contemplación de un ideal: que también es carnalidad pura, encuentro y abandono de los cuerpos.

Nos acompañará un saxofonista, por supuesto con su saxo, que dividirá las distintas secciones de la lectura, que tendrá cinco partes: introducción, poesía lírica medieval, poesía del Siglo de Oro, poesía de la Ilustración, y poesía de los Siglos XX y XXI. Puesto que hemos sufrido alguna baja de consideración en los participantes previstos, tendré que aburrirles, muy a menudo, con mi presencia.

Ruego me perdonen.

NATURALEZA de Eros y Cupido

LECTORA 1 (MARÍA VILLA) Algunos sostienen que Eros, salido del huevo del mundo, fue el primero de los dioses, pues sin él ninguno de los demás habría podido nacer. Protógono, el ‘primero en nacer’… así lo vio Aristófanes, en una de sus obras, incubado por Nix, (la Noche) e hijo de Érebo (la Oscuridad). Contemporáneo pues de Gea, la Madre Tierra, y de Tártaro, niegan que tuviera padre o madre, como ésta no fuera Ilitía, diosa de los alumbramientos, «la que viene en ayuda de las mujeres en el parto»: su significado es que no hay amor tan fuerte como el materno.

Otros sostienen que era hijo de Afrodita y de Ares, e incluso del propio padre de aquélla, Zeus, lo que sugiere que la pasión sexual ni siquiera se detiene ante el incesto… Era un niño indómito que no mostraba respeto por la edad ni la posición social, sino que volaba de un lado a otro con alas doradas disparando al azar sus flechas afiladas o incendiando desenfrenadamente los corazones con sus terribles antorchas.

Su representación coincide con la romana, donde se encarna en Cupido y, parecido a un ángel, es hijo de Venus y de Marte. Al ser hijo de los dioses de la guerra y del amor, Cupido resulta ser el dios de los enamorados. Suele ser también representado por un niño alado, que a menudo aparece disparando sus flechas con los ojos cubiertos por una venda, lo que significaría cuán alejado del razonamiento se encuentra el amor.

Otros mitos, también, consideran que Eros fue el resultado del amor prohibido de Afrodita y Adonis… Para Platón fue concebido por Poros (la abundancia) y Penia (la pobreza) en el cumpleaños de Afrodita. En algunas versiones tenía dos hermanos, Anteros, personificación del amor correspondido, e Hímero, la del deseo sexual. A Eros en cualquier caso, nunca se le consideró un dios lo suficientemente responsable como para figurar entre la familia gobernante del Olympo. Su santuario más famoso se hallaba en Tespias, donde le rendían culto como un simple pilar fálico.

Una de las primeras apariciones del amor es la leyenda de Eros y Psique. Eros el cruel, cuyas flechas no respetan ni a su madre ni al mismísimo Zeus, se enamora de una mortal, Psique, personificación del alma. Pero no es un amor ideal, sino un amor recíproco y correspondido. La poesía amorosa sostiene uno de los pilares básicos de la literatura de todos los tiempos, que es casi decir de la existencia humana; por su presencia, o por su ausencia, es junto a la muerte, junto a la vida, uno de los temas universales de nuestra mejor poesía.

Se celebra esta tarde-noche a partir de las 20,30 h. en el jardín de la Biblioteca de Andalucía y voy a leer alguno de mis poemas en la parte de poesía contemporánea… a ver si nos vemos por allí.

Vicky Cruz Jazz Cuartet en el Alexis

Publicado: mayo 22, 2010 en MÚSICA
Tras la presentación de María González y una cena asiática en buena compañía, nada mejor que terminar la noche en Alexis Viernes donde ayer pudimos escuchar a los Vicky Cruz Jazz Cuartet un cuarteto que suena bastante bien con la discreta voz de su cantante y la calidad de sus músicos. Sin nada que destacar excepto su buen sonido en conjunto siempre es agradable escuchar temas clásicos interpretados con buen gusto y aunque sin innovaciones ni originalidades, a veces se agradece que los intérpretes sigan una línea sencilla pero vayan a lo seguro.
El plato fuerte de la semana lo ha reservado Alexis Viernes para hoy con la Ambulancia Irlandesa y aunque no podré estar por allí, estoy segura de que como siempre, harán disfrutar al público de buena música y buenos ritmos que hacen mirar al norte.
Con la naturalidad de la juventud y el estar entre amigos en Granada y los nervios que no la dejaban reposar los versos según los iba leyendo, María González presentó ayer en el Café Piaf su primer poemario “El año en que murió Jean Genet“.
Antes de la lectura de sus versos por la propia autora, Rubén Martín presentó el libro dándonos una pequeña introducción sobre el mismo así como algunos detalles sobre la propia autora a quien le ha publicado este libro “La Bella Varsovia”.
Sobre el poemario ya hablaré cuando termine de leerlo pero ahora, para situar un poco a María pueden bastar los textos que ocupan la contraportada del libro y una breve biografía de la autora.
«La voz de María González, una de las más prometedoras de la nueva hornada de poetas cordobeses, ya desde los primeros versos, se hace eco de una tradición bien aprendida. La sensación de proximidad de un realismo directo a lo García Casado, la tonalidad narrativa de la Experiencia, la inmediata sencillez de las palabras que usamos a diario, o la poesía como un recuerdo que pertenece a todos, y la interioridad del mundo de la infancia… No puede negar María que su voz tiene una larga escuela poética, lecturas, trabajo; sabedora de que el verso hay siempre que cuidarlo. Y atrapa a un tiempo, como algo propio que respira en este libro, la pugna entre la realidad, vista desde una fría objetividad emocional, y la nocturnidad, como extraña ensoñación consciente, a veces voluntaria, por donde se descubre a sí misma en un viaje de ida y vuelta. Los poemas se rompen, en pedazos igual que los deseos, o sangre en vez de tinta… y sorprende entonces de veras en medio de sus versos la belleza, o cómo se vuelve esperanzadoramente poética en el momento de contemplar, inesperado, que la vida la rodea» (Eduardo Chivite Tortosa)

MARÍA GONZÁLEZ nació en Córdoba en 1986. Vinculada a la literatura y el teatro desde su infancia, en la actualidad finaliza sus estudios de Escenografía en la ESAD de Córdoba, mientras cursa Arquitectura Efímera en la Escuela de Arte “Mateo Inurria” de la misma ciudad. De igual forma, al mismo tiempo, intenta componer la luz en algún que otro espectáculo. Ha publicado poemas en revistas como Huella Indeleble, Dulce Arsénico, Ciudad Poética, Chichimeca o Bar Sobia, y en las antologías “Tiempos extraños para ti” (Literalia, 2005), “Qué nos han hecho” (Isla Varia, 2008) y “Terreno fértil” (Cangrejo Pistolero, 2010). “El año en que murió Jean Genet” (La Bella Varsovia, 2010) es su primer poemario.

AUTOR: Ginés S. Cutillas
EDITORIAL: CUADERNOS DEL VIGÍA
ISBN: 978-84-95430-34-2
AÑO: 2010
COLECCIÓN: Cuadernos del Vigía
NÚMERO PÁGINAS: 104
De Ginés S. Cutillas, de su libro, de sus presentaciones, del corto del koala, del koala, del blog del autor y de todo lo que tiene que ver con el koala, el armario y el autor del koala en el armario ya he hablado bastante en este blog pero una vez leído y releído el libro no podía menos que dejar aquí también mi propia crónica del mismo.
Ginés es un escritor que trabaja los relatos como la leche condensada, capaz de meter en pocas palabras grandes historias, de jugar con las imágenes visuales de forma magistral y de decir rápido (pero con mucho estilo) cosas que a otros nos costaría folios y folios ser capaces de expresar.
Las cuestiones más relevantes del autor y su obra las han comentado ya en otras crónicas autores como Jesús Ortega o Bozalongo así que dejaré abajo el enlace porque merece la pena leerlas. Yo me centraré más en dar mi visión personal del libro tras haber leído la mayoría de los relatos que contiene en el blog del propio autor a lo largo del último año principalmente.
En “Un koala en el armario“, Cutillas demuestra cómo es capaz de hacer relatos hiperbreves como éste: PERDIDO Me vi pasar en mi coche. O relatos bastante más largos como LA PUERTA, que así, en la primera lectura, me recordaba bastante la desternillante historia de Eduardo Mendoza, Sin noticias de Gurp.
Entre medias Ginés nos deja perplejos, nos hace pensar, nos enfrenta a lo absurdo y a lo que es “de cajón”, nos agita, nos hace reír, nos deja sabor agridulce, nos ayuda a soñar mundos casi oníricos, nos mete entre los espejos, entre los armarios o nos zambulle en bañeras donde la vida se percibe de forma distinta. Muchas sensaciones para un solo libro donde Ginés S. Cutillas ha sabido condensar palabra a palabra, un mundo propio, un universo paralelo y un lugar donde encontrarnos con el autor y a veces, reencontrarnos con nosotros mismos.
Crónicas sobre el libro:

S. de Javier Bozalongo
Ginés, el inventor, de Jesús Ortega

 Título: La casa a oscuras
Autor: Javier Bozalongo
Editorial: Visor de Poesía
Edición: 2009
70 páginas

Galardonado con el XIX Premio de Poesía “Jaime Gil de Biedma” de la Diputación Provincial de Segovia, Accésit de la Junta de Castilla León, este poemario de Bozalongo presentado en la pasada feria del libro de Granada ha sido para mí un grato descubrimiento de un autor al que aún no tenía ubicado.
Dividido en cinco partes bajo el título de La caja de los sueños, La casa a oscuras, Los invitados, Naturalmente y Sobre el papel, a través de los cuarenta poemas que contiene el autor va dándonos una panorámica de distintos momentos de su vida unas veces más de cara a su entorno y otras al interior de sí mismo, aunque en poesía, uno nunca está seguro cuanto de realidad y cuanto de ficción contienen los versos. En todos estos cuadernos, la presencia de la casa real o imaginaria se hace visible entre sus páginas.
Desde el tono reflexivo de La caja de los sueños al más intimista de Los invitados, Bozalongo nos deleita con las varias voces que es capaz de utilizar como poeta en versos tan descriptivos como éstos:

DELAYED

Las sensaciones tardan en llegar,
y en mitad de la lluvia
la compañía aérea
me obsequie el tiempo suficiente
para leer de nuevo
los poemas que debo agradecerte.

El avión aterriza
cuando el hielo comienza a derretirse
sobre la página sesenta y uno:
las naves que surcan el ojo…

Autor también de Líquida nostalgia (2001), Hasta llegar aquí y Viaje suspendido, Javier Bozalongo en esta ocasión nos ofrece un poemario que ha reunido la intensidad de sus sensaciones vitales y que para nosotros, lejos de ser sólo poemas pueden llegar a ser habitaciones que se van iluminando.

No sé cómo te atreves.- Los Planetas

Publicado: mayo 16, 2010 en MÚSICA

Del nuevo disco de Los Planetas “Una Ópera Egipcia”, con La bien querida un pedazo de canción y un vídeo también muy bueno…

Con estética de road movie, persecución con historia de amor adolescente de final trágico, cierto aroma a los Cohen y rodado en Puebla (México), se presenta el vídeo de No sé como te atreves, primer single de Una ópera egipcia, el nuevo álbum de Los Planetas. Magníficamente fotografiado por el director mexicano Alejandro Romero “Chicle”, el vídeo se aleja de la propuesta digital de algunos de los últimos vídeos de la banda granadina para introducirse en el realismo cinematográfico contemporáneo, con imágenes que acompañan la vibración de esa gran canción que es No sé como te atreves. No sé como te atreves es una de las joyas de Una ópera egipcia, el nuevo álbum de Los Planetas. Con la voz invitada de Ana Fernández Villaverde (La Bien Querida), es el primer single del disco y una de las canciones diferentes en la obra de Los Planetas. Compuesta por J es pop puro, inspirado, sorprendente, emocionado, suave, arriesgado, magnífico.” *

* Texto copiado de la web de rtve