Presentados en Granada tres libros ilustrados Por David González (Zaafra)

Publicado: abril 18, 2010 en EVENTOS, LIBROS, PINTURA
Con la presencia de Mariquilla, Eugenia Rico, Juan Chirveches y la mía propia, esta tarde se han presentado en el Salón de Actos del Centro Cultural Caja Granada tres de los libros que ha ilustrado David González Zaafra: El Codex Calixtinus, Eros Sagrado y Rimas de Becquer.

Como moderadora de honor, debido a la ausencia de J.A. Ibañez a quien le surgió un problema de última hora, hizo las veces Mariquilla quien no sólo derrocha arte en los escenarios sino que tras el micro también demuestra por qué se ha ganado el cariño y la admiración de los granadinos.


Del resto de presentadores no tengo las respectivas impresiones pero del que me tocó presentar a mí os dejo el texto en el que basé mis comentarios.

Zaafra… la ilustración de los sentimientos

Hablar (más) de Zaafra, de su obra o de su trayectoria artística en estos momentos se hace a todas luces innecesario. Por tanto, me toca a mí la grata tarea de hablar de la persona, del amigo.

A Zaafra le conocí hace más de veinte años y desde entonces he ido siguiendo su trayectoria artística a través de exposiciones principalmente pero también de catálogos y de la información que podía encontrar a través de Internet.

Si tuviera que definir a David lo haría diciendo que es una persona modesta, sencilla. Un artista cercano.

De la primera exposición que pude ver de sus cuadros guardo el recuerdo del impacto que causaron en mí sus caballos. Dentro del cuadro, éstos iban al galope, no lo simulaban, corrían. Fue la primera vez que sentí tanta vida fluyendo en un cuadro. La expresión del movimiento más certera que había visto hasta entonces.

Desde ese momento siempre lo digo, Zaafra no pinta con las manos, su pintura le sale de ese espacio indefinido que hay entre el corazón y el estómago. Ahí, donde se coge el pellizco cuando algo te emociona.

Hay cosas difíciles de definir. Sensaciones, emociones, sentimientos. Conceptos intangibles a los que sin embargo, Zaafra ha sabido trasladar al lienzo. David es para mí el pintor del “duende”, de lo “hondo”… pero sobre todo, un pintor capaz de dibujar el alma, el carácter, de las personas. Al igual que otros grandes pintores que alcanzaron gran reconocimiento, como Velázquez o Goya, gran grabador también y trasmisor de las miserias y pasiones humanas, sabe captar en cada trazo la personalidad real de aquellos a quienes tan magistralmente retrata.

David maneja a la perfección muchas técnicas y estilos pictóricos. Su arte ha evolucionado y ha ido buscando el equilibrio para expresar lo que siente de la forma más acertada. Y así, en estos momentos, tenemos a un Zaafra ilustrador que de unos años acá está imprimiendo su toque personal a una serie de obras, ya clásicas, que mediante sus dibujos adquieren otra dimensión artística.

Entre ellas, me toca a mí hablar de las “Rimas de Becquer”.

¿Quién no escribió en su cuaderno escolar, apenas entrado en la adolescencia, versos como “Tu pupila es azul, y cuando lloras,/ las transparentes lágrimas en ella/ se me figuran gotas de rocío/ sobre una violeta”. La poca experiencia y por supuesto la poca cultura literaria de esa época nos llevó, a más de una, a decidir que aquel galante chico que nos escribía tan bonitas palabras tenía mucho futuro como poeta y por supuesto, estaba enamoradísimo de nosotras (aunque siempre me resultó sospechoso al no tener yo los ojos azules…)

Ahora, Zaafra ha cogido parte de la obra de Becquer y le ha dado una vuelta de tuerca, un punto de vista más cercano al introducir entre sus versos mujeres inequívocamente andaluzas, gitanas, mujeres apasionadas de rasgos andalusíes, de mirada intensa. Mujeres que nos resultan familiares, no lejanas, sino muy nuestras.

Junto a ellas, hombres que acarician sus cuerpos, dándoles a las rimas su verdadero sentido, casi místico en algunos de los versos que contrastan con la carnalidad y la exhuberancia de los cuerpos femeninos entregados al placer.

No es este un libro sólo para leer, es un libro para admirar y disfrutar, para trasladarse a un mundo lleno de pasiones donde sus mujeres no sólo besan “Por una mirada, un mundo, / por una sonrisa, un cielo/ por un beso… ¡yo no sé/ qué te diera por un beso!”. Sus mujeres también bailan, se contonean, se desnudan y se sumergen en un mundo donde el cuerpo es una rima. Y en las litografías de David, la rima, hecha pintura… una verdadera leyenda.

http://www.ferialibrogranada.org/index.php?pageNum_Recordset1=4&totalRows_Recordset1=74

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s