Quique González (el poeta a la guitarra) en la Sala El Tren

Publicado: diciembre 7, 2009 en CONCIERTOS, MÚSICA
Comienza el concierto bajo un neón que por un lado nos recuerda el título de su último disco y por otro parece invitarnos a una copa en un lugar hecho para el daiquiri y la buena música. “Daiquiri blues” se presta a muchas sensaciones, entre ellas, la escucha íntima de un disco donde las buenas letras, poesía a la guitarra, son otra vez el sello distintivo de Quique González.

La sala llena y la gente con muchas ganas de escuchar a su ídolo a pesar de que al principio el sonido no terminó de cuajar y le costó terminar varios temas antes de cogerle el puntito de verdad. Entre el público, caras conocidas del panorama musical español como Miguel Ríos, que compartió escenario con Quique en uno de sus temas y José Ignacio Lapido, discreto donde los haya casi al final de la sala.

Quique lucía ese aspecto de descuidada elegancia que muestra en la portada de su último disco y no sin cierta timidez fue desgranando poco a poco todas sus pistas mezclándolas con algunos de sus temas más conocidos. El público, completamente entregado, le perdonó rápidamente los fallos de sonido e incluso el olvido de la letra de una de sus canciones que fue aplaudido con fuerza para animar al cantante a seguir y olvidar el fallo. Problemas con alguna guitarra, con sonido que iba y venía en algunos instrumentos y problemas de coordinación sobre el escenario en algunos momentos. Pero daba igual, sus incondicionales no dejaron de aplaudir en ningún momento.

Le costó ponerse “la luna debajo del brazo” en una ciudad que le esperaba con muchas ganas. Hay que decir también que el momento de más aplausos y donde el ambiente se vio realmente más caldeado fue cuando nuestro paisano Miguel Ríos subió al escenario. A partir de ahí fue sorprendente cuanto cambió el tono general del concierto ganando en potencia, calidad e incluso en la interpretación de los siguientes temas por parte de Quique González.

El repertorio completamente previsible, comenzó con Daiquiri Blues, Cuando estés en vena, Avería y redención, la parte central del concierto con temas como Kamikazes enamorados, Un arma tan precisa, Pájaros mojados, Lo voy a derribar, Salitre, Pequeño Rock and Roll y un final también previsible dejando hasta los bises Miss camiseta mojada, Y los conserjes de noche y por supuesto, el esperadísimo (estaba claro que no se iba a ir sin cantarlo) La luna debajo del brazo para terminar con Hotel los Ángeles.

Sin juicios al sonido y los problemas técnicos generales, fue un muy buen concierto gracias a la sensibilidad musical de Quique, que a través de sus letras que nos iban remitiendo como a trozos de películas donde las camareras, los aeropuertos, los moteles de carretera y los tipos duros a los que siempre les parten el alma se pasean por escenarios como el de anoche, en la Sala el Tren, en mi tierra, Granada.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s