Mapa de los sonidos de Tokio.- Isabel Coixet

Publicado: agosto 30, 2009 en CINE

DIRECTOR: Isabel Coixet
GUIÓN: Isabel Coixet
MÚSICA: Varios
FOTOGRAFÍA_ Jean Claude Larrieu
REPARTO: Rinko Kikuchi, Sergi López, Min Tanaka, Manabu Oshio, Takeo Nakahara, Hideo Sakaki

Isabel elige cada lugar donde va a rodar como un pintor lo hace con el lienzo y la pintura con que va a llevar a cabo su obra. Todo forma parte del guión, especialmente los lugares en los que transcurre la acción que otorgan a las películas de esta directora un color muy personal que define sus producciones por sí mismo.

La película tiene una crítica desigual que la tacha en ocasiones de “poco creíble” olvidándose de que “Mapa de los sonidos de Tokio” es una película, no un documental. Es como si a la fuerza quisieran hacernos creer que la ilusión, en el cine, debe perderse por completo o ser moneda de cambio de una “credibilidad” que tiene poco de cinematográfica.

El “Mapa de los sonidos… ” es sobre todo eso, una película donde los sonidos son protagonistas y donde la narrativa de cada una de las imágenes nos induce a imaginar incluso los olores, textura y sabores de las comidas japonesas y los vinos españoles.
Dentro del espectacular ambiente de la ciudad de Tokio, la directora de “La vida secreta de las palabras“, “Mi vida sin mi“, “Cosas que nunca te dije” o “A los que aman“, entre otras, sitúa en esta ocasión a una mujer de apariencia frágil, Ryu. A través de ella, de su vida, nos muestra una vez más que lo importante no ocurre fuera de nosotros, sino en nuestro interior. De día, Ryu trabaja en una lonja de pescado y de noche lo hace como asesina a sueldo. El trabajo en sí es fácil, un disparo con silenciador y desaparecer de la escena del crimen.

Realmente, todo es “fácil” en el mundo exterior de Ryu hasta que Midori, la hija de un poderoso empresario, se quita la vida. A partir de ahí, su padre, Nagara, ve cómo su mundo se derrumba dentro de sí mismo y su mano derecha, Ishida, que había vivido enamorado en silencio de la chica, decide hacer justicia matando al hombre al que creen responsable del suicidio. David es un español que vende vinos en “Vinidiana” (curiosa referencia cinematográfica) en pleno Tokio. Ante David, Ryu pierde toda su seguridad de sicaria y cuando el amor se interpone entre su trabajo y ella misma se deja llevar por el corazón sin saber que su decisión cambiará el final de toda la historia.
La historia es contada por el único amigo de Ryu, un ingeniero que graba sonidos para emplearlos en producciones y que evidentemente, ama a la mujer de una forma completamente platónica, coleccionando cada uno de sus pasos, su respiración y sus palabras.

Una bonita historia contada desde el la óptica que Coixet imprime a sus películas, con un erotismo sutíl y medido en algunas de sus imágenes. Injustamente tratada por la crítica y mucho más personal y más interior de lo que puede suponerse ante la lectura de algunas de éstas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s