Archivos para julio 10, 2009

Es un poema que tiene más de 10 años, escrito tras un viaje a Galicia. Es un poco largo para el tipo de poesía que me gusta hacer ahora pero me ha gustado encontrarlo entre los viejos cuadernos. Puede decirse que es uno de mis “supervivientes”.

Un sólo Norte, un punto,
una referencia.
Y sin embargo, mi brújula,
da vueltas como loca
sobre su eje central
porque no lo encuentra.

Aquí, el verde es imposible,
duelen los ojos cuando lo miras
y el azul del mar es tan metálico
que a veces creo que no es un mar
sino un trozo de mis sueños.

Apenas hay arena, todo es un Finis terrae
donde la roca hiere los barcos
cuando se acercan a su aristas,
hiere a las mujeres que nunca recuperan
los cuerpos de los hombres que salieron
a pescar y oyeron a las sirenas.

El verde imposible entra por la ventana
en un olor intenso a pastos y a niebla
pero el mar no huele, está tan frío
que no parece salino, sino dulce,
como las manos de las mujeres tristes
que lloran cada mañana mirando al Norte
y mueren cada tarde con la brújula desnortada
de sus más terribles sueños.

Aquí no hay rojos ni naranjas
y el amarillo es difuso
como las rías que van y vienen
cargadas de pan para las mariscadoras
y para los niños que juegan en las orillas.

Yo no encuentro mi Norte
si no estás a mi lado,
la brújula vuelve a dar vueltas
entre mi piel de mujer Sur
y tus rizos de hombre Norte
buscando el centro de mi cuerpo
que vuelve del Norte preñado
de azul y de verde.

No me dejes sola en este Norte,
nunca me acostumbraría a dormirme
escuchando aullar los lobos.

Rodríguez Celtic Band

Publicado: julio 10, 2009 en CONCIERTOS, EVENTOS, MÚSICA
José Antonio Rodríguez es el clásico músico que no para quieto. De un proyecto a otro, siempre tiene que “dar la nota”. Ahora, el líder de “Supervivientes“, uno de los grandes referentes de música celta española, se presenta con la “Rodríguez Celtic Band” trayendo música irlandesa y escocesa tradicional.
Ayer fue dentro del ciclo de espectáculos en la Plaza de las Culturas, dentro del edificio Memoria de Andalucía de Caja Granada, donde todos los jueves a partir de las 22,00 h. puede disfrutarse de un rato de música “al aire libre”. Y, entrecomillo la frase, porque para mí, este tipo de plazas de hormigón armado tienen poco de libre. Conste que el edificio en sí, me gusta. O más bien, me gusta que la arquitectura contemporánea rompa líneas tradicionales y maneje conceptos actuales a la hora de crear nuevos edificios. Sería absurdo seguir construyendo Alhambras porque estamos en Granada…
Pero de ahí, a este tipo de construcciones, va un abismo y sin dudas, sigo prefiriendo un buen concierto en la Huerta de San Vicente (por decir algo) rodeada de verde natural, a hacerlo dentro de un patio en el que la primera sensación al entrar es que es igualito que el patio de una cárcel. Creo que no fui la única en pensarlo.
Fuera de críticas al lugar, y repito, que como conjunto arquitectónico me gusta pero no es habitable. El concierto de “Rodriguez Celtic Band” tuvo la calidad suficiente como para hacernos olvidar el entorno y centrarnos sólo en la estupenda música de este grupo que ganó mucho en sonido cuando, en los últimos temas, se incorporó la mandola del bereber de Alhucemas, Kino, que aportó un toque exótico muy interesante a la música celta.