Tercer Paisaje Sorono (FEX)

Publicado: julio 3, 2009 en EVENTOS, MÚSICA, POESÍA

Entre el sonido del taller del luthier Javier Gil de Avalle, el llanto mezclado con risas de un niño y los parques donde los pájaros cantan y los niños corren y juegan, se introducen los textos y los poemas, otra vez en un marco que acompaña la escena, el patio de la Casa de los Tiros.
Ayer escuchamos a Ginés Cutillas, Isabel Mellado (ambos en estas fotografías), Cristina García Morales, Trinidad Gan, Javier Benítez y Cristina Gálvez arropados por los paisajes de Manuel M. Mateo, Ángel Espartero y Gerhard.
Con unas lecturas tan variadas es difícil hacer referencia a un poema o un relato concretos, además, todos ellos están en el cd que se ha estado repartiendo en las tres jornadas pero ayer, hubo momentos muy especiales, como el poema de Javier Benítez musicado y cantado por Esteban Valdivieso.

Anoche, cada uno de los autores que se dieron cita en el patio que nuevamente completó su aforo, nos dejó un trocito de su forma de entender estos paisajes sonoros, unas veces más integrados con ellos, otras más libres y menos impregnados de estos pero todos ellos igualmente interesantes.

Entre los textos leídos, tras la finalización del acto, Isabel Mellado me dejó una copia de uno de sus textos, E-mail, autorizando su reproducción aquí a modo de ejemplo, sé que a Carolina le gustará leerlo:

Dos y tres son cinco, y más cinco diez… Si me dieras un besito, once. Qué asco me doy.

Intento utilizar mi hemisferio derecho, el racional, el de toda la vida, pero mis cerebelos se comportan como riñones de cordero. Y de dormir ni hablar. Frente a mi portátil siento que llegó la hora de la verdad. Te escrito este mail porque debo confesarte algo horrible: Sí ya sé que soy patética pero es que esto se me fue de las manos.
Me persigue tu olor a jefe de sección y tu mirada entre que yo no fui y mírame que soy yo y ningún otro. Ese silencio nuestro, mezcla de por los siglos de los siglos y si te he visto no me acuerdo. Quién iba a pensar que pese a tu peroné famélico y tus cinco pelos mal distribuidos, estaría yo así, lo que se dice calada hasta el tuétano. Igualita que las tontuelas de las películas, y lo que es imperdonable, desde las más Hollywoodienses hasta Werner Herzog pasando por “Nueve semanas y media” y “El Rey León”.

Mi sentimieno hacia ti ya es políglota, si no me cuido pronto también será en braille, en los días fríos ich liebe dich y los sábados por la noche I love you.

Contéstame pronto. Por favor dime que se me fue la chancheta. Ten presente que estoy bien arrugada y tengo un lunar con pelos. Acuérdate de mi mala leche, de mis dientes amarillos. Me fío de ti, no me falles. Extírpame de un zarpazo ese sentir viscoso.
Aunque sea el peor de todos mis errores, alzo mi Macintosh para escribirte clarito lo que nunca antes te había dicho: Te amo, hijo de puta. Sí, que je taime, ti voglio bene, incluso te quiero, que es lo que más me atormenta.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s