LOSER de David González

Publicado: junio 20, 2009 en LIBROS, POESÍA
Título: LOSER
1ª edición: 2009
Diseño de la portada: Mister X
Ilustraciones del libro: VV.AA.

Recibí el libro esta misma mañana y ya lo he leído tres veces. Siempre lo hago con los poemarios. Creo que es la única manera de desentrañar y asimilar todo lo que pueden decirme. Viene con una emotiva dedicatoria para que le lleve la contraria al título del libro y que yo sea “… lo que yo creo que eres: una ganadora“. El título se presta a frases como esa, pero yo sé, que además David todo lo escribe desde dentro.

Loser es un poemario muy homogeneo. Directo, expresivo, coherente. Como una narración poética donde cada historia se resuelve en el mismo poema, donde las palabras son certeras, verdades como puños hechas poesía. Diálogo donde cada frase recogida es un homenaje, un recuerdo, un pensamiento y aún así, parecían frases hechas para formar parte de un poema. La cadencia de sus versos, cercanos, frescos, vitales pero sobre todo honestos, como el propio autor y su obra, hacen que el lector se sienta identificado en muchas frases. Frases que calan, que permanecen y que se incorporan a nuestro vocabulario de la forma más natural.

Es un poemario para disfrutarlo de verdad, con la seguridad de ir desgranando en sus páginas parte de las muchas vivencias de un autor que ha hecho de su poesía un vehículo transmisor de pensamientos, denuncias, llamadas de atención a un mundo donde la incultura popular, muchas veces, no deja espacio para la poesía en la convicción de que el poeta sólo escribe para sí mismo. Pero David González, no. David describe el mundo, su mundo o un mundo en común con los lectores y explica en sus notas a pie de página cualquier cosa que pueda quedar en el aire, con el riesgo de que alguien no entienda sus palabras.

Es un libro que navega entre definiciones forzadas, puesto que hoy en día, todo parece exigir su propia adscripción a un movimiento que en este caso es demasiado personal para conformarse con una única etiqueta. Poesía de la conciencia, realismo sucio… David vuelve a sacar de dentro sus vivencias, se reencuentra con pasajes de su memoria y a veces con la memoria colectiva en una integración compleja entre poesía y vida. Mediante la poesía, nos habla de animales Enfermos de amor, de política en Ars Política, Ginebra, El Genio, de cárceles en Calabozos, de hombres, música, de musas, mujeres, excusas y sobre sí mismo, siempre con el lenguaje más preciso, el que más conmueve, el que más impacta. David González es así de intenso.

Contiene, además de los treinta poemas que lo componen, una serie de dibujos, fotografías, y graffitis que ilustran cada uno de ellos. Algunos realmente impactantes, otros muy simbólicos, como el que me he permitido reproducir en esta reseña. Pero sobre todo, contiene la esencia de un poeta que siempre ha tenido claro, extraordinariamente claro, lo que era.

EL PEOR INSULTO
Asistí
desde muy temprana edad
y desde un lugar de privilegio
a la puesta en práctica
del siempre popular
arte del insulto o espelleye.
Algunas de las mujeres de mi calle,
tenían la saludable costumbre
de arreglar sus diferencias
asomándose a las ventanas,
balcones y corredores de sus casas
y luego, a cara perru, con descaro,
ponerse a ventilar, por ejemplo,
las sábanas conyugales de sus vecinas
o a sacudirles encima
las piedras
por las que, se decía,
se las habían pasado
o todavía se las pasaban,
y no sus maridos precisamente.
Más adelante, hube de vérmelas
con el vocabulario
de una cantidad considerable
de hijos de la gran puta
de toda clase y condición.
Con esto, sólo quiero darte a entender
que, si la ocasión así lo requiere,
no soy de los que se lavan la boca con jabón:
soy de los que escupen
soy de los que escupen las palabras más dañinas
si de lo que se trata,
sí de lo que estamos hablando,
es de causarle a alguien, a quien sea,
el mayor daño emocional posible.
Pero es ahora, a los cuarenta y cuatro años,
cuando por fin acierto a entenderlo:
el insulto, el peor insulto, es decirle a la otra persona,
y decírselo mirándola a los ojos,
te quiero,
cuando sabes fijo, positivamente fijo,
que no se lo estás diciendo
de corazón.
ARS POLÍTICA
los políticos
estrechan la mano
pero no la dan
Para conocer más del autor:
David González (web del poeta) http://www.davidgonzalezpoeta.com/
Perdóname, pero te amo (blog) http://perdonameperoteamo.blogspot.com/
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s