Archivos para junio 1, 2009

Agitadoras

Publicado: junio 1, 2009 en LITERATURA, REVISTAS
Acabo de enterarme que mi buen amigo Jose Luís Luque ha colaborado con un artículo sobre las 33 campanadas de la Torre de la Vela por el Centro José Guerrero. Al entrar en AGITADORAS me ha sorprendido encontrar en la revista algunas cosas interesantes por lo que me la apunto entre mis links favoritos y a ver qué evolución tiene. Van por el tercer número y tienen secciones como Creación, Literatura, Música, Miscelánea, Cuarto Oscuro, etc. y una serie de recomendaciones entre las que yo resaltaría LOSER de David González. Creo que deberían currarse un poco más la presentación, la estética general de la revista y para definirla mejor copy+paste sus propias palabras:
Agitadoras.com es una revista virtual de literatura, música y creación alternativa; un artefacto cultural que apuesta por la opinión libre, la falta de prejuicios y el universo outsider, sin descuidar por ello la calidad y el interés de sus propuestas. Las personas que participan en este proyecto son escritores reconocidos, galeristas, editores independientes, sexólogos, locutores de radio, periodistas, musicólogos y enterados de todo pelaje. Relájate y disfruta, que de agitar la maraca, ya nos encargamos nosotros.

“Agitado, no revuelto” es un famoso latiguillo del agente secreto británico de ficción James Bond, creado por Ian Fleming, sobre sus preferencias a la hora de pedir un Martini. La frase hace acto de aparición en la novela “Los diamantes son para siempre” (1956); sin embargo, Bond no la dice realmente hasta “Dr. No” (1958). En celuloide, fue pronunciada por vez primera por Sean Connery en “Goldfinger” en 1964 (aunque el villano Dr. Julius No ofrece esta bebida y articula estas mismas palabras en la primera película, “Dr. No” en 1962). Desde entonces ha sido utilizada en numerosos largometrajes de la serie Bond, con las notables excepciones de “Sólo se vive dos veces”, en la cual la bebida es ofrecida “revuelta, no agitada”, y “Casino Royale” (2006), en la que, cuando se pregunta a Bond si prefiere su martini agitado o revuelto, él responde: “¿acaso no ve que me importa un bledo?”.
Y a vosotros… ¿os importa un bledo?