Pulp. Charles Bukowski.

Publicado: mayo 27, 2009 en LIBROS, LITERATURA
Título: Pulp
Autor: Charles Bukowski
Editorial: Anagrama
Edición: 2006
1ª Edición: 1996
Me he dado cuenta de que reseñar un libro de Bukowski no puede limitarse a contar un poco su argumento. Da igual de lo que hable el autor, lo importante, es el “universo” Bukowski, donde la realidad y lo surrealista pueden ir de la mano, con sitios y personajes comunes entre sus novelas y actitudes humanas que salen desde el hastío a la derrota pasando por los más absurdos prototipos de seres humanos. Los más despreciables, las rubias guapas y tontas, el sexo, el dinero, los vicios… y más sexo.
En Pulp, homenaje o sátira de las novelas pulp que tanto éxito tuvieron en su momento donde lo que importaba era la acción inmediata el sexo rápido, las peleas de bar, las entradas derribando puertas, los pistoleros y las mujeres fáciles. A Bukowski, hasta la Señora Muerte, se le hace “fácil”.
En esta, Nick Belane, un detective decadente que trabaja en un lugar decadente, rodeado de imbéciles, recibe unos extraños encargos, desde encontrar a Celine, localizar al “Gorrión rojo” (claro guiño al Halcón Maltés), demostrar infidelidades y encontrar extraterrestes en cuerpos esculturales… todo un elenco de despropósitos que sólo puede entenderse tras leer la dedicatoria inicial “Dedicado a la mala escritura”.
La novela es divertida, sobre todo si se entiende dentro del contexto de este autor y el resto de escritores “malditos” de la literatura norteamericana. Con párrafos de los que me apunto en página aparte del tipo “No estaba yendo a ninguna parte, ni tampoco el resto del mundo. Estábamos haciendo tiempo, esperando morir, y mientras tanto hacíamos bobadas para llenar el vacío. algunos ni siquiera hacíamos bodadas. Éramos vegetales. Yo era uno de ésos No sé qué tipo de vegetal era. Me sentía como un nabo“.
O capítulos como el que transcribo íntegro a continuación y qué sólo se pueden escribir cuando se ha alcanzado la genialidad a través de ser uno mismo:
10.-
Sáltate el resto de ese día y de esa noche. Ninguna acción. No vale la pena hablar de ello.
Indudablemente, una novela para leer si aún no lo habeis hecho… leer, al fin y al cabo, es de lo menos absurdo que se me ocurre que se puede hacer, mientras esperamos el momento de morir.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s