Archivos para febrero, 2009

La duda (Doubt)

Publicado: febrero 27, 2009 en CINE

Dirección:John Patrick Shanley
País:USA
Año: 2008
Género: Drama
Guión: John Patrick Shanley
Siempre he pensado que daña más una duda que una certeza. La duda corroe cuando se nos intala dentro y es capaz de hacer temblar los cimientos de cualquier idea por muy firmemente asentada que la tengamos.
Es la idea que me ha venido a la mente mientras veía la magnífica interpretación de Meryl Streep una actriz con una amplísima filmografía que incluye películas tan intensas como Las Horas, Los Puentes de Madisson, Memorias de África o Kramer contra Kramer. Ver su nombre en cartelera ya es todo un seguro de calidad en una película.
La Duda nos sitúa en la Norteamérica de un año después del asesinato de Kennedy, cuando aún apenas había comenzado la lucha contra la segregación racial y la mujer seguía ocupando un papel de segunda fila en la sociedad americana. Una sociedad fuertemente influída por la religión y recientemente convulsionada por un acontecimiento que hizo mella en el ánimo de los ciudadanos. La América del New Deal, de Bahía Cochinos y de la guerra de Vietnam.
En ese ambiente cambiante, el interior de un colegio católico es controlado por la mano férrea de la hermana Aloysius que tras escuchar las sospechas de la hermana James comienza una campaña de difamación contra el padre Flynn acusándole de pedofilia y forzándole a dimitir y macharse con malas artes.
Si consigue o no transmitir la duda al espectador depende más de las propias ideas con las que cada uno ve la película que de los hechos en sí y finalmente… sin encontrar la certeza pero habiendose salido con la suya, la hermana Aloysius se derrumba dentro de su propia duda.
Otro tanto a favor de una actriz a la que ningún papel le ha venido nunca grande.
También hasta el 15 de marzo en el Centro Cultural CajaGranada, la exposición “Poética de la abstracción” del onubense José Caballero nos muestra un recorrido por parte de su pintura, la más abstracta y coherente con su época ya que este pintor tuvo un amplio recorrido artístico tocando muchas tendencias pictóricas.
José Caballero fue uno de los artistas que más varió (en técnica, estilo y temática) su manera de concebir la pintura según se tratara del periodo anterior o posterior a la guerra civil; no resulta extraño que a muchos les siga costando trabajo asimilar unas producciones tan diversas.
A finales de los años veinte Caballero conoce al poeta Adriano del Valle, y, ya en 1930, a Daniel Vázquez Díaz, cuando éste se encontraba pintando los frescos del monasterio de La Rábida. Llega a Madrid en 1931, se integra en la capital pero además mantiene lazos con su ciudad natal donde celebra ese año su primera muestra individual en el Círculo Mercantil.
En 1932 José Caballero junto a Federico García Lorca y otros, realiza en el Ateneo Popular una exposición de dibujos que causa tanto escándalo que sólo permanece abierta un día. Lorca le invita en 1933 a La Barraca, para la que hace decorados y figurines. Son años en que conoce a Alberto Sánchez, Pablo Neruda, Rafael Alberti, Miguel Hernández, Maruja Mallo, Joaquín Torres García o Luis Buñuel. Precisamente, éste último sería quien le introdujera en el movimiento surrealista mostrándole, por ejemplo, los collages de Max Ernst.
En concreto, el año de 1935 representa para el artista un momento de protagonismo en el panorama del surrealismo español. Realiza tres carteles para su actuación junto a Adriano del Valle en el Ateneo de Sevilla e ilustra poemas para Federico García Lorca y Pablo Neruda. Colabora en revistas como Cruz y Raya, Noreste, Línea, Caballo Verde para la poesía, etc. Menos conocida es la participación de Caballero en la primera Feria del Dibujo (1935) de la Sociedad de Artistas Ibéricos.
En 1937 pasa unos meses en el frente realizando dibujos y mapas y, poco después, en la posguerra ilustrará, aún en clave surrealista pero ya plagado de contenidos afines al nacional catolicismo, en revistas como Vértice o Santo y Seña convencido por Dionisio Ridruejo. En 1945 participa en el III Salón de los Once. Cinco años después es invitado a la XXV edición de la Bienal de Venecia y realiza su primera gran muestra individual en Madrid, en la galería Clan.
Sin embargo, nada de eso tendrá continuidad en el futuro, sobre todo desde los años cincuenta, cuando abandona la figuración y opta por una fórmula en la que intenta fundir abstracción geométrica y expresividad matérica del informalismo, con resultados dispares pero en los que siempre se descubre la inquietud creativa del pintor andaluz, que fue una referencia del ambiente artístico madrileño hasta su fallecimiento.
Además de óleos, se exponen dibujos que muestran la constante búsqueda poética de Caballero, que estuvo en contacto con destacados intelectuales de su época como Federico García Lorca, Pablo Neruda o Rafael Alberti. Nacido en 1915, se trasladó a Madrid a comienzos de los años treinta para formarse en el taller de Daniel Vázquez Díaz. Entre sus trabajos, que tuvieron también una notable influencia del surrealismo, destacan por su simbolismo los realizados por encargo de García Lorca para diferentes escenografías de La Barraca, de la que fue un destacado colaborador como figurinista e ilustrador.
En sus obras puede apreciarse su atracción por el erotismo, que se presenta sutil gracias a una portentosa imaginación que le ayudó a traspasar los límites que la dictadura impuso a los artistas. Sus luces y sombras, que constituyen una verdadera metáfora de la vida y la muerte, circulan por sus óleos desde el surrealismo o el expresionismo matérico, con una notable fuerza expresiva.
África es el paraíso, el Edén del que salió el hombre antes de poblar el mundo y es allí donde la vida primitiva se nos muestra con todo su colorido y todo su explendor. Allí, la fotógrafa granadina Alicia Núñez ha hecho algunas fotos realmente bellísimas y ahora éstas pueden verse bajo el título “El corazón de África” en el Centro Cultural CajaGranada hasta el 15 de marzo.
Es curioso visitar con niños este centro porque tras ver la sala contigua con pintura, fue muy enriquecedor ver la expresión de ellos mirando a estos hombres y mujeres africanos que no son como los que están acostumbrados a ver por aquí y ver sus ojos muy abiertos estudiando los colores, atuendos, la tranquilidad y el reposo en sus miradas.
No es tampoco el África hambrienta, ni el África recluída en campos huyendo de las guerras… es un África primitiva, sencilla, donde la vida se rige por otras normas, por otros tiempos y los valores primordiales se transmiten de generación en generación.
La exposición se organiza por etnias y se pueden ver fotografías de los muy conocidos Masai o los Pigmeos y los más desconocidos, como los Ik, los Mursi, etc. y en palabras de la artista “Los retratos muestran la dignidad de unas personas que tienen una vida dura y complicada, muy alejada de los estándares vitales de los países occidentales, pero que, sin embargo, se muestran orgullosas, fuertes, con un punto de altivez. Muestran sus armas, sus sonrisas y esos cuerpos tatuados, escarificados o hermosamente decorados.


Ahora que empieza el buen tiempo puede ser un buen momento para darse una vuelta por el Centro Cultural y no perderse esta exposición.

Al sol de Málaga… Lobo

Publicado: febrero 17, 2009 en ESCULTURA, EXPOSICIONES
Baltasar Lobo no es de los escultores contemporáneos de quienes más láminas se incluyen en los manuales de arte, no sé aún si por comparación con otros artistas de su generación, por simplificación o descuido pero el caso es que este zamorano fue y es todo un referente en el arte del siglo XX y ahora, la fundación Unicaja ha instalado en la céntrica calle Larios malagueña una exposición con dieciseis de sus muchas esculturas, casi todas ellas dedicadas a la mujer y la maternidad.
Cláramente influído por Picasso, Brancusi y Jean Arp, la redondez de las formas deja sin embargo que éstas de vez en cuando se recorten, se simplifiquen y busquen la mínima línea o la ruptura de la misma en figuras plenamente cubistas.
Tras la Guerra Civil, en 1939 se exilia de España y se instala en París en el estudio que abandonara Naum Gabo. Durante su estancia en la capital francesa, conoce a Picasso y entabla amistad con Henri Laurens. Tras algunos viajes, desde 1946, Lobo vive y trabaja definitivamente en París.
Su obra ha sido exhibida en muestras individuales en Suecia, Francia, España, Suiza, Luxemburgo, Alemania, Japón y Venezuela. Asimismo, también ha participado en gran cantidad de exposiciones colectivas realizadas en Europa. Sus esculturas forman parte del paisaje urbano de ciudades como Zurich, Annecy, París, Luxemburgo y Caracas.
En 1981, recibió el Premio Oficial de las Artes y las Letras de Francia; más tarde, en 1984, fue galardonado con el Premio Nacional de las Artes Plásticas de España y en 1985, con el Premio de Castilla y León de las Artes. En su escultura, con los años, la forma se estiliza hasta rayar en lo abstracto, sin perder su origen eminentemente figurativo.
Destacado miembro de la vanguardia histórica, la evolución de su obra desde Mujer al espejo (1940) hasta Sobre la arena (1983) se caracteriza por una trayectoria personal que busca la pureza de los volúmenes (en bronce, granito o mármol) y la reducción de las formas a lo más esencial. El artista murió en París en 1993.

"The Reader"… una que no defrauda

Publicado: febrero 14, 2009 en CINE

TITULO ORIGINAL
The Reader

AÑO
2008

DIRECTOR
Stephen Daldry
GUIÓN
David Hare (Novela: Bernhard Schlink)
MÚSICA
Nico Muhly
FOTOGRAFÍA
Chris Menges, Roger Deakins
REPARTO
Kate Winslet, David Kross, Ralph Fiennes, Bruno Ganz, Lena Olin, Alexandra Maria Lara, Linda Bassett, Susanne Lothar, Matthias Habich, Ludwig Blochberger, Volker Bruch, Hannah Herzsprung

IN TEN SA…
The reader es es esas películas que te dejan pegada al sillón durante dos horas pasando por estados de ánimo encontrados. Pensando, analizando, intentando no perder detalle de lo que ocurre. No defrauda. Se esperaba mucho de esta cinta y no es para menos. Nominada a cinco Oscar de la Academia, y premiada con el Globo de Oro a la mejor actriz, Bafta a la mejor actriz… y varias nominaciones más.
Kate Winslet borda un papel que seguro hará historia en su trayectoria cinematográfica y Ralph Fiennes, uno de los actores más versátiles que he conocido, no se queda atrás interpretando a un hombre interiormente torturado por los recuerdos tras haber conocido el amor y el despertar sexual siendo apenas un adolescente en una tórrida relación que marcará el resto de su vida.
Y como hilo conductor, los libros… los que él le lee, los que ella escucha, los que ella llega a leer… La Odissea, La señora del perrito… o los tebeos de Tin Tin.
Es para pensar, para recordar, reconstruir, disfrutar, sufrir, llorar… porque no puedes evitar llorar en más de una secuencia… pero gusta, esta es una de esas películas que de verdad luego quieres recordar y de las que después hablarás mucho tiempo.

El intercambio

Publicado: febrero 7, 2009 en CINE
AÑO; 2008
DIRECTOR:
Ultimamente a Eastwood le ha dado por sacar el lado sensible de quienes van a ver una película suya porque después de no haber sentido emoción con “Los girasoles ciegos” a la que suponía dramática, ver “El intercambio” y estar media película secandome lágrima (si en vez de en el cine estoy en casa me hubiera dado por llorar de verdad), me hizo tomar conciencia del lo bien narrada que está.
Angelina necesitaba un papel como este para dejar de ser la chica de las pistolas en todas las cintas de acción/bella/bestia, se percibe en la mayoría de las escenas el sentimiento de madre angustiada y el arrojo con que se enfrenta a una sociedad corrupta en L.A. años 20.
Volver a casa y que tu hijo no esté en ella puede ser agobiante pero que te entreguen a otro intentando convencerte de que es el tuyo y dejen de buscarle es una situación mucho más dramática. El intercambio no es sólo la historia de una madre, es también la historia de una ciudad, de una sociedad en la que la incorporación de la mujer al trabajo era todo un logro pero aún reservado a puestos muy concretos. Una sociedad en la que ser mujer era casi tan duro como ser negro y en la que la palabra de una “mente frágil” no tiene peso.
Malkovich aquí, haciendo su papel tan bien como siempre (me encanta este actor y el enorme registro interpretativo que muestra en su carrera cinematográfica) se queda muy secundario pero también no da el retrato de la gran influencia que han tenido y tienen los curas presbiterianos en la sociedad americana. Influencia casi siempre positiva pues su discurso no se centa en la religión en sí misma sino que va mucho más allá atacando a los problemas de fondo de esa sociedad. En éste film, el pastor al que da vida se ha atribuído como misión delatar todas las mentiras de la policía y toda la corrupción que tanto dañaba a la ciudad.
La película está basada (sólo basada, no es una recreación de los hechos) en el hecho real calificado como “Los crímenes de Wineville“. A pesar de pasar algún mal rato con algunas escenas durillas, la película tiene giros inesperados que te mantienen a la espectativa y sobre todo, te deja durante más de dos horas compartiendo la esperanza de una madre que en ningún momento tira la toalla. Merece la pena verla.