Europa fue camino…

Publicado: marzo 8, 2008 en CULTURA, EXPOSICIONES
Parece ser que en el siglo IX, un ermitaño descubrió el sepulcro que se asoció de inmediato al del Apostol Santiago el Mayor. Al difundirse la noticia comenzó la creación y auge posterior del Camino a Santiago y por el pasarían durante la Edad Media millones de peregrinos que trajeron con ellos parte de su cultura. El camino se convirtió en la conexión de la España cristiana con el resto de Europa.

Su apogeo está relacionado con el sentimiento religioso de los peregrinos y con los esfuerzos que llevó a cabo la Iglesia con el apoyo de la Monarquía para dotar la ruta de una infraestructura adecuada con hospitales, iglesias, puentes, etc. Aunque la ruta decayó durante un tiempo, actualmente vuelve a estar muy transitada y a los motivos religiosos se unen otros de tipo cultural e incluso de ocio, pues para muchos lo verdaderamente interesante es sencillamente “andar el camino”.

Para entender esta emblemática ruta, acaba de inaugurarse en la Plaza de la Marina, en Málaga y se puede ver hasta el día 2 de marzo una exposición donde a través de seis ámbitos o salas, se explica al visitante toda la cultura que se fue formando a partir del Camino a Santiago y que la propia Obra social La Caixa, que patrocina la exposición nos describe como sigue:
Dice la tradición…

En este ámbito se presenta una revisión de los hechos, mitad históricos, mitad legendarios, que condujeron al establecimiento de Santiago de Compostela como lugar de peregrinación. Entre estos hechos se destacan tres momentos importantes: la muerte y decapitación del apóstol en Judea, donde había regresado tras predicar en tierras hispanas; el posterior robo y traslado de su cuerpo (translatio) de Palestina a Galicia en una barca de piedra; y el descubrimiento del sepulcro (inventio) por el eremita Pelayo y el obispo de Iria Flavia Teodomiro.

La construcción del camino
Entre los siglos IX y XIII, antes de convertirse en una ruta exclusivamente religiosa, el camino servía también para intereses políticos. Los nuevos reinos cristianos vieron en el descubrimiento de la tumba de Santiago y la peregrinación una forma de consolidar los territorios reconquistados, a la vez que aseguraban su hegemonía con la unión del poder civil y el religioso.
En este ámbito se presentan los personajes que contribuyeron decisivamente a consolidar la ruta jacobea, y que van desde Alfonso II, artífice de las primeras peregrinaciones, hasta los Reyes Católicos, cuyo reinado coincidió con el fin del esplendor del camino.


El camino
Para el éxito del Camino de Santiago no bastaba con la protección ideológica y política, hacía falta también un esfuerzo a la hora de dotarlo de las infraestructuras necesarias. La peregrinación a Santiago impulsó de forma espontánea y sin planificación la construcción de una importante red de caminos, que rápidamente fue modificada y adaptada, configurando un sistema de vías rápidas y seguras, equipadas con sus correspondientes servicios (hospitales, posadas, etc.) y también con sus peajes, pasos fronterizos y centros de control. En este ámbito se hace un repaso a la construcción de infraestructuras a lo largo de la ruta jacobea. Está presidido por un gran mapa del camino francés, en el que se han destacado una treintena de construcciones -puentes, iglesias y hospitales- directamente relacionados con el servicio a los peregrinos. Con la ayuda de una maqueta de Puente la Reina, se puede observar cómo nacieron y evolucionaron muchos núcleos de población al amparo del camino.

La catedral románica
Sin negar la relevancia de muchos de los monumentos que se encuentran en el Camino de Santiago, la catedral compostelana merece un capítulo aparte. Estrechamente vinculada al arte del camino francés por su decoración escultórica y su arquitectura, constituye el máximo exponente de lo que ha sido definido como iglesia de peregrinación.

La percepción de la catedral medieval por parte del peregrino se producía desde un monte situado en las afueras, donde por primera vez se divisaba el lugar sagrado que se iba a visitar. Este montes gaudii significaba un punto de inflexión en la ruta, ya que desde allí los peregrinos que la recorrían a caballo continuaban a pie y, en algunos casos, incluso descalzos. Este espacio está presidido por una reproducción del altar que primitivamente se hallaba colocado sobre el sepulcro del santo. El ámbito se completa con un audiovisual que reconstruye el aspecto que debía tener el templo al que acudían los peregrinos durante la Edad Media.

Como suele ocurrir con este tipo de exposiciones, su máximo interés radica en el acercamiento cultural que supone así como por las explicaciones que pueden verse a través de sus paneles y la reconstrucción ideal de escenarios para explicar cada uno de los ámbitos, sobre todo teniendo en cuenta que en esta ocasión, la exposición se muestra en un punto geográficamente opuesto al lugar donde tiene lugar el hecho que trata de explicar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s