Archivos para diciembre 2, 2007

Teatro: Hijos de su madre.

Publicado: diciembre 2, 2007 en TEATRO

Directora y guionista: Antonia San Juan.
Intérpretes:

Luis Miguel Seguí
Actor habitual de la compañía. Intérprete de “Hombres…y alguna mujer” y “¡A tiros!”, ha trabajado también en cine en películas como “La flaqueza del bolchevique”, en los cortometrajes “V.O” y “La china”, dirigidos por Antonia San Juan y en la exitosa serie de televisión “La que se avecina”.

Félix Navarro
Actor de teatro y cantante de ópera, que será el encargado de poner el toque musical al espectáculo. Ha trabajado en diferentes montajes teatrales, programas de televisión y series como “Motivos personales”.


Helena Castañeda

Esta joven actriz ha trabajado en numerosos proyectos de teatro y cine, participando en exitosas películas como “Tesis”, “Los dos lados de la cama” o “Días de fútbol”; en las series de televisión “Aquí no hay quien viva”, “`Policías” y “Periodistas” y en las obras de teatro “El rincón de la borracha” y “Hamelín”

Teatro Arlequín. Madrid.

Como no solo de clásicos vive el hombre, de vez en cuando se tiene la tentación de ver algo diferente que normalmente, lo que consigue es no dejarte indiferente.

En éste caso, la última creación de la polifacética Antonia San Juan deja al espectador más bien indiferente y sin pena ni gloria uno tiene la sensación de que sencillamente “ha pasado el rato” en el teatro.

La comedia, retrata con ironía varias situaciones de las que se puede sacar mucho más jugo del que realmente se saca. En primer lugar, un médico y una multimillonaria que se acaban de conocer por Internet y se encuentran en una cita a ciegas terminan en casa de ésta discutiendo sobre la interpretación de una serie de actores del reparto de la película que acaban de ver. A través de la disparatada conversación se va viendo las grandes diferencias de carácter entre ambos personajes que finalmente acaban con el buen talante del médico a quien la extravagante mujer consigue sacar de sus casillas.

Otra escena, sucede en la puerta de una discoteca donde un par de yonkis hacen una ácida crítica de la sociedad actual y el materialismo imperante en la misma así como las consecuencias de las desgracias en la vida de los protagonistas que determinan su deterioro físico e intelectual y que van entrando en lo más profundo de la vida del otro para sacar lo peor de sí mismos. Una situación que se hubiese salvado con bastante dignidad de no ser por lo mucho que ahonda la directora en lo peor de la propia situación y el humor negro que entremezcla en los diálogos.

Tras éste acto, dos hermanos que tienen vidas muy dispares, un ama de casa esquizofrénica y un cantante de copla frustrado que termina sirviendo como mayordomo en casa de la multimillonaria protagonista de la primera escena, mantiene una conversación en la sala de espera del médico rayando la mayoría de las veces en el absurdo y lo grotesco.

Para terminar, una mujer “chapada a la antigua” se encuentra en un parque con un galán “de los de antes” y da comienzo un hipotético idilio donde ella, mujer culta y leída, oculta su verdadera personalidad para encajar con la “mujer de su casa” que busca el galán para fundar una familia tradicional para educar a sus hijos adecuadamente y sin embargo, nuevamente a través de la conversación se van notando las profundas divergencias entre ambos caracteres hasta que finalmente, un psiquiatra sale a buscarles cuando elevan el tono de voz y les lleva a cada uno a su sitio, dando a entender a los espectadores que nada es lo que parece y realmente, estamos en un mundo de locos…

Buena comedia para pasar la tarde de un miércoles cualquiera en Madrid, sin pretensiones ni grandes logros y aderezada por algunas interpretaciones musicales de Félix Navarro. Simplemente… entretenida.

En vídeo: Los fantasmas de Goya

Publicado: diciembre 2, 2007 en CINE, VÍDEO

Director: Milos Forman.
Intérpretes: Javier Bardem, Natalie Portman, Blanca Portillo, Stellan Skarsgård y Randy Quaid.
Año: 2.006
Una época convulsa, de cambios, revolución y guerra no podía dar como resultado una España tranquila, sino un país donde la limpieza de sangre aún seguía siendo motivo de requerimiento por la inquisición y donde un pintor, Goya, miró a su alrededor para retratar las múltiples Españas sociales que convivían y a la vez luchaban por sobrevivir cada día.

En ésta película, dura pero sin excesos, podemos ver al pintor en sus relaciones con el mundo que le rodea. Por un lado con los reyes, de quien era pintor de cámara, por otro el clero, la inquisición y en otro lugar de su vida la burguesía. A través de la vida de Goya y observando sus “Desastres de la Guerra”, sus “Caprichos” y finalmente sus “Pinturas negras” realizadas en La Quinta del Sordo, vemos la evolución de la sociedad de la época, desde la tiranía y el despotismo que vivían bajo reinado de los Borbones hasta la noticia de la revolución francesa y la llegada de Napoleón Bonaparte a España, el reinado de José Bonaparte, la Guerra de la Independencia y la posterior vuelta al absolutismo real en la figura de Fernándo VII.

Entre medias, la trágica historia de Inés Bilbatúa, requerida por la Inquisición tras ser acusada tras negarse a comer cerdo en una taberna donde acudía con sus hermanos y ser interpretado ese signo como inequívoco de profesar el judaísmo. Una vez en manos de la Inquisición y puesta a questión (tortura) permanece encerrada quince años en los calabozos hasta que la institución es abolida. Una vez fuera, comienza a buscar a su hija, habida de sus relaciones con el dominico Lorenzo Casamanes, que la visitó durante su prisión dando lugar a una historia de amor, persecución y muerte como no podía ser de otra forma en esta época.

La carta esférica.

Publicado: diciembre 2, 2007 en CINE
Director: Imanol Uribe.

Reparto:
Carmelo Gómez … Coy
Aitana Sánchez-Gijón … Tánger Soto
Enrico Lo Verso … Palermo
Gonzalo Cunill … Kiskoros
Javier García Gallego … Piloto
Lucina Gil … Rocío Gamboa
Darío Grandinetti
Carlos Kaniowsky … Perona

Algunas veces, uno va al cine para pasar un rato entretenido, sin pensar demasiado y sin plantearse durante y después de la película cuestiones profundamente irresolubles de las que nos hacemos los seres humanos de vez en cuando y ésta, es una de esas películas que si no fuera porque está basada en la novela homónima de Arturo Pérez Reverte, tampoco tendría mucho de qué hablar y todo ello teniendo en cuenta que el autor es uno de mis favoritos. El típico personaje que suele caer mal en todos sitios y a mí me cae estupendamente.

Lo mejor de la película, el reparto, que consigue hacer creíble la trama y a los propios personajes. Supongo, que desde el destrozo que hicieron con “La Tabla de Flandes” al llevarlo al cine, Pérez Reverte se asegura antes de quien va a interpretar los papeles y quien la dirige, supongo que aún se arrepiente de aquella mala experiencia.

Ahora, cuando casi todos sus libros han pasado también por las carteleras, repite actor icono con Carmelo Gómez que ya protagonizó “Territorio Comanche”.

Muy buena interpretación de Aitana, que alejada de sus primeros papeles de jovencita guapa (Bajarse al moro) se muestra en una espléndida madurez dando vida a una mujer que destaca principalmente por su tesón y perspicacia así como por lo enigmática que resulta para quienes la rodean.

En éste film, Coy un marino en tierra con pocas esperanzas de encontrar algo digno de lo que vivir y Tánger Soto, una mujer inteligente y ambiciosa, Licenciada en Historia y apasionada por las historias de barcos hundidos, capaz de utilizar todos sus encantos para conseguir lo que la obsesiona, unen sus vidas desde que se encuentran en una casa de subastas barcelonesa donde un ejemplar de una joya cartográfica del S. XVIII, el Atlas Marítimo de Urrutia es comprado por el Museo Marítimo para el que ella trabaja.

Éste atlas reunirá a gente muy variopinta junto al marino y la historiadora, como el italiano Palermo, el argentino Horacio Kiskoros y un marinero de los de antes, Piloto. Todos ellos, juntos o por separado, salen a la búsqueda de un barco hundido supuestamente frente a las costas de Cartagena.

El pecio del bergantín Dei Gloria les espera sumergido y lo que esconde en su interior es lo suficientemente valioso para justificar que entre todos los personajes haya una tensión creciente que desemboca en violencia cada vez que Coy se encuentra con Kiskoros y todos ellos vayan haciéndose cada vez más desconfiados unos de los otros hasta el punto de que si no la veis… nunca sabréis quien ríe el último.