Teatro Clásico en Granada: FEDRA.

Publicado: octubre 20, 2007 en TEATRO
La Compañía granadina Antígona, dirigida por Eloy Fructosa ha representado los días 18 y 19 de noviembre en el Teatro Isabel la Católica FEDRA, la obra de Racine basada en el clásico Hipólito de Eurípides.

Con una escenografía sencilla, enmarcada en el teatro más antiguo de Granada que tras su restauración aún sigue ofreciendo representaciones y festivales, la Compañía Antígona deleitó al público con una interpretación muy buena de éste clásico del S.XVII que en algunos momentos fue verdaderamente emotiva.

Fedra, el mito, de una mujer enamorada de su hijastro que ha sido capaz de mantener ocultos sus sentimientos durante años hasta que su criada y confidente Enona la convence tras estar convencidas de la muerte de Teseo, esposo de Fedra y padre de Hipólito, para que le declare su amor sabiendo que ella sufre realmente por esos sentimientos.

La reina le declara su amor pero Hipólito, enamorado de Aricia, última superviviente del clan enemigo de su padre, la rechaza horrorizado por la posibilidad de profanar el lecho paterno, pero la confesión de Fedra ya la hace sentir que ha traicionado el amor de su esposo que regresa de entre los muertos con una de las muchas tretas que le habían convertido en un héroe y a su regreso, Enona, para tapar la vergüenza de la reina miente a Teseo contándole que Hipólito había intentado ultrajar a Fedra.

Teseo, consumido por el odio por esa afrenta, decide enviar a Hipólito al exilio no sin antes pedir un deseo a Neptuno, que le haga perecer a pesar de que él nunca llega a estar completamente convencido de la culpabilidad de su hijo, engendrado con una amazona que se había llevado el que también fue el raptor de Helena de Troya.

Cuando Teseo averigua tras el suicidio de Enona, por boca de su propia esposa que Hipólito es inocente ya es demasiado tarde, pues Terámenes, el tutor de su hijo, le había informado de su muerte al despeñarse su carro de caballos tras su enfrentamiento con un monstruo marino al que acababa de vencer mientras que se encaminaba a las tumbas de sus antepasados para casarse con su amada Aricia.

Tras esto, Fedra, que ha ingerido un veneno que la debilita por momentos, muere a los pies de su marido con la pena de haber causado tanta desgracia a su alrededor por el amor que la había consumido durante años.

Una vez más, la tragedia griega mostraba a través de Hipólito, cómo los deseos y las pasiones sin control conducen al hombre a la desgracia, clásico argumento en las obras de la época que ahora siguen deleitando al público actual sin haber perdido la belleza y vigencia que tuvieron al ser escritas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s