HÉROES, HÉROES… HÉROESSSSSS

Publicado: octubre 20, 2007 en CONCIERTOS, MÚSICA
Era 14 de agosto de 1991, yo tenía sólo 20 años y Bunbury apenas 22, era la primera vez que veía tocar, en aquella ocasión en Puerto Real (Cádiz) al que durante toda esa década sería el mejor grupo de rock nacional, Héroes del Silencio, hoy convertidos en grupo de culto para muchísimas personas, entre ellos, los 72.000 espectadores que se dieron cita en el Estadio Olímpico de la Cartuja en Sevilla para volver a ver, quizás ya por última vez éste grupo que se ha unido para un tour 2007 con tan sólo diez conciertos de los cuales tan sólo cuatro se celebran en España (dos en Zaragoza, uno en Sevilla y uno en Valencia).

Para hablar de éste concierto no debería pedirse más corrección que la ortográfica porque la emoción de verles en el escenario, de ver cómo Enrique Búmbury se entregaba de verdad al público que se había desplazado de todos los puntos de nuestra geografía para verles en directo (emocionantes momentos cuando al mencionar por ejemplo que allí había gente de Madrid los madrileños alzaron la voz y los brazos al unísono para agradecerles sus palabras) así que llánamente, podría decir que estuvo “deputamadre“, vamos, la caña…

Casi una treintena de entre sus mejores temas, momentos mágicos donde pudieron verse alrededor de 70.000 teléfonos móviles encendidos a la vez para moverse rítmicamente mientras sonaba “La chispa adecuada” dejando cada vez más claro que en éstas cosas ya no se encienden mecheros sino que se echa mano de la tecnología.


Toda una “Avalancha” de voces y jóvenes (y no tan jóvenes) cantando, coreando, bailando y emocionándose con la magnífica actuación de éste grupo con el que pasamos la juventud algunos de nosotros y ahora nuestros hijos, al menos el mío, con quien tuve la suerte de ir a disfrutar de la que para él era la primera vez que podía ver a un grupo que lleva escuchando años, quizás tantos como ya llevaban separados cuando él empezó a coleccionar sus discos.

Realmente, pudieron quedarse muy pocos temas sin tocar de entre los que componen sus grandes éxitos pues fueron alternando lo mejor de sus catorce discos. Eso sí, debo decir que no sé cómo me las apaño para ponerme siempre delante de “el del gorila”*

En la primera ocasión que pude verles, no había móviles y los efectos especiales consistieron en una enorme tela blanca donde un foco que proyectaba su luz sobre el bajista del grupo hacía juegos de sombras mientras un ventilador movía su larga cabellera al viento y ahora, dieciséis años después proyecciones en pantallas gigantes, luces, láser, humo, vídeos proyectados tras el escenario.

Entre otras cosas, incluso una sucesión de imágenes de algunos de los cuadros más conocidos de Goya (momentos que dediqué a ir recordando en voz alta el título de cada uno de ellos, con lo que casi me sentía como si me estuviera examinando de Arte Moderno identificando láminas), toda la tecnología al servicio del espectáculo más vistoso que tras dos bises que apaciguaron la insistencia de un público que no tenía ninguna intención de abandonar el estadio, culminó con fuegos artificiales como sello de una noche realmente inolvidable que terminó igual que había comenzado, con las miles de voces de los asistentes coreando todos a una “Héroes… Héroes… Héroes… “

* Dícese del curioso personaje que siempre se puede encontrar en los conciertos y que cuando no se sabe ninguna de las canciones grita diciendo “La del gorila, que cante la del gorila que esa sí nos la sabemos…” (en éste conciérto se dedicó a pedir “Alaplancha”)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s