PARAPANDA 2007… por lo menos, lo han conseguido un año más.

Publicado: agosto 2, 2007 en CONCIERTOS, MÚSICA
Pues eso, que por lo menos han conseguido seguir celebrando un festival que por falta de financiación, como todo en mi tierra, lleva años con la espada de Damocles sobre su cabeza. Ya ser verá, cuando llegue un empresario de cualquier otro lugar poniendo dinero para llevárselo a otro sitio, cuanto valorábamos su presencia cada año en nuestra provincia. Un festival que se caracteriza por empezar siempre más tarde de lo que la cortesía recomienda (más de una hora tarde cada día) y que este año además ha estado marcado por la polémica política, aspecto que nunca debería dejarse traslucir en un evento de esta categoría y que ha sido utilizado como arma arrojadiza para argumentar quien hace o hizo más y mejor.

Lo cierto es que este año, con la entrada nuevamente gratuita ha vuelto a celebrarse en un espacio público que no está debidamente acondicionado para un festival de este tipo dejando de lado el anfiteatro que sirvió de escenario a las dos últimas ediciones y trasladándose al patio de un antiguo instituto, con todas las incomodidades que esto representa con el argumento de que otra vez es “más popular”, como si ser popular fuese precisamente eso. Desconociendo las causas de fondo me pregunto sobre todo si no podían celebrar el festival en el anfiteatro con entrada gratuita (ya que también es propiedad del ayuntamiento de la localidad) y utilizar la tecnología disponible para que el fondo siga siendo el castillo que parece ser el causante de que tampoco terminen de asentar el espectáculo en el lugar más propicio.

Y hechas todas las críticas pertinentes siempre con ánimo constructivo, sí hay que contar que el cartel estuvo bien compensado, con artistas muy representativos de diversas culturas como viene siendo habitual en éste a pesar de que el primer día, dándole la oportunidad de participación a un grupo local, de cuyo nombre no quiero acordarme, bajaron susceptiblemente el listón del mismo.

Tras dicho grupo, el Ballet Folclórico Nacional de Cuba (SonLar) llevó a cabo una divertida y colorista interpretación a base de percusiones con elementos que podemos encontrar en cualquier lugar (latas, cubos, botes, cucharas, palos, etc.) mientras hacían una crítica muy acertada de la situación de la isla en estos momentos donde como bien sabemos, falta de todo pero la imaginación de los cubanos suple todas las carencias de la forma más original posible. Sencillamente, buenísimos.

El viernes nos encontramos una jornada desigual con la magnífica actuación de los vascos Korrotxi quienes dicen de sí mismos “Cuentan nuestros padres, que hace ya mucho tiempo, hubo un trikitilari (intérprete de acordeón diatónico) llamado “KORRONTZI”, que solía acercarse todos los domingos hasta la plaza del pueblo de Munguia (Vizcaya), montado en un pequeño burro, para tocar la trikitixa (acordeón diatónico) y así alegrar con sus sones, a la multitud que se agolpaba en las puertas de la iglesia, cuando la misa de las once llegaba a su fin.” Con ellos, la primera parte de la velada fue una animadísima fiesta con aires norteños que consiguió implicar al público, que aunque en un principio estuvo reticente, acabó rindiéndose a los ritmos del grupo.

Tras ellos, la Orquesta Árabe de Barcelona (que no parecían ni orquesta, ni árabes, ni de Barcelona) hicieron bajar bastante tanto el ambiente general como la gran calidad que se había visto con el anterior grupo. No obstante, tuvieron una actuación “decentita” alternando sus interpretaciones con las del valenciano Miquel Gil, quien tampoco parecía estar en su mejor noche.

El plato fuerte del festival se sirvió el sábado en la noche abriendo la velada el cantautor Javier Ruibal, del Puerto de Santa María (Cádiz), quien deleitó al público asistente con una gran muestra de sus múltiples canciones casi todas, de amores y desamores cantadas con un estilo inconfundible y un buen gusto a tener en cuenta en un momento en el que la canción de autor no parece estar destacando demasiado. Merece la pena no perder de vista a este cantante y sus discos.

Tras su actuación, un homenaje a Iñaki Peña, quien hacía el conocidísimo programa Trébede en Radio3, demasiado “sobrecargado” y poco práctico en cuanto a la efectividad real que puede tener una reivindicación de este tipo, que pretende, una vez más que este programa que tanto ha hecho por la música tradicional y de raíz vuelva a la radio. Para mi gusto y en mi humilde opinión, menos darle vueltas al asunto político y resaltar un poco más la importancia de que se realicen programas de este tipo hubiera sido más adecuado dadas las circunstancias, a veces, no por hacer más ruido se consiguen más cosas…

Por último la noche y el festival alcanzaron su zenit con la esperadísima actuación de La Jambre, que comenzaron con una muestra del disco que están a punto de editar y después alternaron los temas nuevos con los del disco que tienen en mercado actualmente “Saltalindes” que podéis adquirir desde su propia web. La Jambre, también ha tenido una magnífica acogida en el Festival de Ortigueira.

De este grupo, cabe decir mucho porque desde la zona de Jerez de la Frontera (Cádiz) están llevando a cabo una magnífica recuperación de la música que realmente es tradicional en aquellos lugares, con instrumentos de toda la vida y otros más modernos que dan un toque actual a una música que siempre se ha transmitido oralmente y que ahora, gracias a grupos como éste o Lombarda en Granada y tantos otros por toda nuestra geografía, se está consiguiendo conservar y dejar ese magnífico legado que de otra forma estaba condenado a perderse para siempre cayendo en el olvido.

Magnífica interpretación, buenas letras, grandes voces, temas bien elegidos… y es que cuando un grupo es bueno, lo demuestra y lo hace sobre todo sonando exactamente igual que en el disco, lo cual tiene muchísimo más mérito del que pueda parecer a simple vista. Animaron la noche, levantaron al público y dejaron un gran sabor de boca en los asistentes, no se puede pedir más de quienes disfrutan haciendo lo que mejor saben hacer, música tradicional.

La jornada del domingo no puedo contarla, sencillamente no estuve, teniendo en cuenta el retraso con el que comienzan las actuaciones y lo tarde que terminan, un domingo no parece buen día para trasnochar por lo que me quedé con las ganas de disfrutar de Marina Heredia, Juan Pinilla y la Zambra de Enrique el Canastero, otro año será… espero.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s