Archivos para septiembre 27, 2006


Mi adolescente se anima a escribir también en el blog y lo hace con un artículo sobre Enrique Bunbury y su nuevo disco… espero que os guste (y si no… reclamaciones al autor: Alex Villa).

Enrique Ortiz de Landázuri Izardui: El aragonés errante

Bajo este llamativo apellido se encuentra un zaragozano de 38 años, hijo de una familia burguesa media, quien decidió adoptar el nombre artístico de Enrique Bunbury a mediados de los 80, pues consideraba que ese nombre tenía más atractivo para el mundo del espectáculo que el suyo propio.Mucho ha llovido desde que se diera a conocer en el mundo de la música con Héroes del Silencio hace ya casi dos décadas, pero él, como los buenos rockeros, no abandona la escena.

Ahora acaba de publicar junto a Nacho Vegas un nuevo disco titulado “El tiempo de las cerezas”, pero viendo y oyendo este disco nos damos cuenta de que poco o nada tiene que ver el Enrique Bunbury de principios de los noventa con el actual.Su aspecto es una de las cosas que más ha cambiado, y si con Héroes del Silencio nos encontrábamos a un joven rebelde de larga y suelta melena a medio camino entre rubia y pelirroja, ahora nos encontramos a una persona más mística y extravagante: pelo a lo Jim Morrison (The Doors), gafas negras y uñas pintadas de rojo o de negro son sus señas de identidad actuales, así como poses al más puro estilo Raphael que hacen de él un personaje curioso.Musicalmente no podemos hablar de un cambio brusco y radical, sino que ha ido cambiando según su inspiración e innovación.

No es Bunbury un músico convencional al que podamos encasillar en algún tipo de música, ya que desde que Héroes dejó el panorama musical él no ha dejado de experimentar con nuevos ritmos y letras, demostrando ser un músico autodidacta que busca aprender con cada nuevo trabajo.Así pues, si con su primer álbum en solitario, “Radical sonora”, escuchábamos pop-rock con influencia electrónica y árabe, con su penúltimo trabajo, “El viaje a ninguna parte” podíamos escuchar una música más bohemia, donde escuchamos ritmos cabareteros, boleros, blues, tangos o rancheras.

Entre uno y otro disco también formó parte de un nuevo grupo musical, Bushido, un grupo poco comercial que pasó por las tiendas de discos con más pena que gloria.En este grupo cantaba junto al vocalista de Elefantes, Shuarma, quien como otros muchos artistas siente una gran admiración hacia Bunbury.Sin embargo, esta música personal y poco comercial no le ha granjeado un gran éxito en España, donde la mayoría de sus fans venían “arrastrados” por Héroes del Silencio, y es en Sudamérica, especialmente en Méjico, donde el artista maño ha conseguido levantar más admiración y popularidad en su carrera en solitario.A pesar de que acaba de editar este disco, hace tiempo que prepara otro trabajo, “Judas”, con el que espera sorprender, pero esta vez sin el “Cabaret Ambulante”, la banda con la que Enrique ha trabajado estos últimos ocho años.

Por otra parte, aún podemos encontrar en cualquier tienda de discos a Bunbury cuando aún pertenecía a Héroes del Silencio, pues la discográfica EMI decidió hace unos meses lanzar al mercado una edición especial con los éxitos del grupo zaragozano, no mucho después de que el aragonés también publicara un disco con sus grandes éxitos en solitario.También es curioso que en los últimos meses se hayan disparado los rumores sobre el retorno de Héroes, pero en su momento Enrique dijo que hablaría sobre esto después de concluir su nuevo trabajo. ¿Lo hará ahora?